El anarquismo como teoría

Publicado: 18 de abril de 2014 en Artículos
Etiquetas: , , , ,

2

“Durante siglos, la ciencia y los llamados conocimientos de la vida práctica le han dicho al hombre: ‘Conviene que seas rico para poder satisfacer tus necesidades materiales; pero el único medio de alcanzarlo es el de educar de tal modo tu inteligencia y tus aptitudes, que permitan obligarlo a otros hombres esclavos, siervos o asalariados, a producir riqueza para ti’”.

(Piotr Kropotkin)

***

La palabra anarquía es de origen griego y está compuesta de dos términos: sin y poder o mandato. Vendría a denotar algo que está desprovisto de director y de origen. Una ausencia de apriorismo, de normas, de jerarquías y de autoridades. Desde su nacimiento, al término se le utilizó de forma negativa. Fue durante la Revolución Francesa cuando se empezó a tachar a ciertos individuos con el término ‘anarquista’ de forma peyorativa. Individuos que podían criticar el poder excesivo o que ciertas propiedades eran un robo. Para muchos anarquistas, el anarquismo representaba una forma de gobierno sin amo ni soberano, o al menos, sin la necesidad de esa figura. De hecho, el anarquismo está considerado como una teoría política, una filosofía política y social, que pretende la oposición y abolición del Estado y del gobierno, y de toda autoridad, jerarquía o control social que pueda imponerse a la voluntad del individuo, ya que se consideran nocivas para el desarrollo mismo de éste. Lo cierto es que el concepto y la teoría nunca llegó a entenderse en la sociedad misma. Se centraba en el individuo y en la crítica de su relación con la sociedad. Era necesario un cambio social hacia una futura sociedad. Y hay que enclavar la teoría en su tiempo, cuando se ideó y se originó, debido a ciertas circunstancias que se manejaban en las sociedades de la época.

Bakunin

Se distinguieron dos líneas básicas de pensamiento: por un lado, los individualistas; y por otro, los socialistas. Lo que desembocó en cuatro corrientes de pensamientos anarquista: el individualista, el mutualismo, el anarquismo comunista y el anarcosindicalismo. Muchos añadieron después el colectivismo. Y la fecha del comienzo del pensamiento filosófico data del siglo XIX, aunque se tiene constancia que las primeras reflexiones al respecto datan de muy atrás, desde Lao Tsé en China, Zenón en Grecia, Tomás Moro o Rabelais en el siglo XVI. Y quizá las bases del anarquismo se crearon en el siglo XVIII con la Ilustración. Había una creencia en el individuo más allá de entorno y de su sociedad. Uno de los autores más influyentes fue sin duda Jean-Jacques Rousseau. Se dice que fue William Godwin quien escribió el primer tratado anarquista en 1793, ‘Una investigación acerca de la justicia política’. Su idea era presentar una sociedad libre de gobierno, aunque no utilizó el término anarquía para referirse a ello, aunque sirvió como base para los siguientes autores. Durante la Revolución Francesa, Maréchal escribió el ‘Manifiesto de los iguales’ en 1796, donde reivindicaba el disfrute por parte de la comunidad de los frutos mismos de la tierra, deseando la desaparición de los ricos y los pobres, de los grandes y de los pequeños, de los amos y los siervos. Gracias al escenario que provocó la Revolución Francesa el anarquismo pudo tener un proceso rápido y efectivo para llegar a oídos de los ciudadanos. Pero ocurrió que se vinculó la teoría a los hechos violentos, dado que en la misma revolución que se vivía la violencia estaba implícita, por parte de los que se rebelaban.

Destacó Charles Fourier, quien propuso una organización política basada en comunidades llamadas falansterios, enlazadas entre sí de forma descentralizada. Otro fue Proudhon, quien denunciaba en su obra que la propiedad es un robo en sí misma. A principios del XIX fueron los pensadores alemanes quienes influyeron en el desarrollo del anarquismo. Con base en Hegel, muchos filósofos defendieron la idea de una sociedad ideal basada en los principios morales, conocida como sociedad perfecta, carente de leyes, donde sólo existieran obligaciones, donde no hubiera sanciones sino medios de corrección. Max Stirner en ‘El único y su propiedad’ (1844), negaba la existencia de absolutos e instituciones, abogando por un individualismo extremo llamado ‘egoísmo’. El primero en autodefinirse anarquista fue Proudhon, de ahí que para muchos fuera el fundador de las tesis anarquistas. Su pensamiento cuajó sobre todo entre socialistas de Bélgica y Francia. Tras la Revolución Francesa intentó crear el Banco del Pueblo en 1849, conocido hoy como banco mutualista, que fracasó antes de comenzar sus funciones. Pero su impactó llegó a Marx en Alemania y a Bakunin en Rusia.

Kropotkin1

Bakunin fundó en 1868 la Alianza Internacional de la Democracia Socialista, donde se defendía la supresión de los Estados nacionales, la abolición de las clases sociales y de la herencia, la igualdad de sexos y la organización de los obreros al margen de los partidos políticos. Y sobre 1880, había tres concepciones anarquistas vigentes; el colectivismo en España; la individualista-mutualista en EEUU y el anarcocomunismo en el resto de Europa. Los anarcocomunistas criticaban el papel de los sindicatos, por entender que estaban acomodados al sistema capitalista. Pero ese movimiento fue poco a poco siendo aceptado por el anarquismo colectivista. Kropotkin afirmó que la revolución debía basarse en las federaciones de comunas locales y los grupos independientes, evolucionando después hacia una etapa colectivista de apropiación de los medios de producción por las mismas comunas, con vistas hacia el comunismo. Los anarquistas de la Francia de 1880 eran socialistas de procedencia, pero alejados del pueblo que deseaba más un socialismo autoritario. En Rusia, el anarquismo revolucionario se concentró en un terrorismo dispuesto a acabar con el poder del zar Alejandro II. Pero Rusia fue el país que más contribuyó a que la teoría de Bakunin, Kropotkin y Tolstoi se convirtiera en un movimiento internacional.

Pero para conocer más sobre el anarquismo debemos analizar las ideas de sus autores. Por ejemplo, Proudhon sobre el gobierno expresó que “ser gobernado significa ser observado, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, regulado, adoctrinado, sermoneado, controlado, medido, sopesado, censurado e instruido por hombres que no tienen el derecho, los conocimientos ni la virtud necesarios para ello. Esto es el gobierno, ésta es la justicia, ésta es la moralidad”. Bakunin, sobre el Estado que “es autoridad, es el despliegue ostentoso y engreído del poder. No busca congraciarse, convencer ni consentir. Cada vez que interviene, lo hace de modo singularmente desafortunado. Porque por su naturaleza misma no puede persuadir y ha de imponer o ejercer la fuerza. La libertad, la moralidad y la dignidad del hombre consisten precisamente en no hacer el bien porque se le ordene, sino porque lo concibe, lo desea y lo ama. El Estado, cualquier Estado –aunque esté vestido del modo más liberal y democrático– se basa sobre la dominación y la violencia, es decir sobre un despotismo que no por ser oculto resulta menos peligroso”. Godwin sobre la influencia negativa del poder sostuvo que “los gobernantes tienden, inevitablemente, a abusar del poder para su beneficio egoísta. Esto acaba por determinar la formación de grupos y clases que, al amparo del gobierno, y por medio de él, explotan a los demás, creando un completo sistema de privilegios excluyentes. Los gobernados, por su parte, se ven obligados a defenderse. Por consiguiente, es preciso eliminar la fuente de estos males reemplazando al Estado, cuya expresión autoritaria es el gobierno, por pequeñas comunidades en las que quede suprimida toda fuerza de coacción y los intereses colectivos sean resueltos por acuerdo voluntario”.

iproudh001p1


Judy_Dater

“Tienes que pedirte más a ti mismo.

Tienes que empezar a buscar fotografías que nadie más pueda hacer.

Tienes que coger tus herramientas e ir más allá.”

(William Albert Allard)

***

Judy Dater nació en Hollywood (California, EEUU) en 1941  y se crió en Los Ángeles. Gracias a que su padre era dueño de una sala de cine, las películas representaron su primer acercamiento hacia las imágenes. Descubrió así otro mundo y la fotografía comenzó a ser una necesidad en su vida. Estudio arte en la Universidad de Los Ángeles (UCLA) aunque acabó la carrera en la Universidad Estatal de San Francisco tras su mudanza. Y fue allí donde comenzó a estudiar fotografía junto a Jack Welpott, con el que se casaría más adelante. Su obra tuvo una gran influencia pero también su ideología con marcado carácter feminista.

images

Pero si en alguien se inspiró Dater fue en la fotógrafa Imogen Cunningham. Nacida en 1883 en Portland, Oregón (EEUU), comenzó su trabajo con la fotografía en 1901 como estudiante en Washington. En 1910 abrió su propio estudio en Seatlle y comenzó a recibir elogios y reconocimiento por su trabajo en retratos y en trabajos pictoralistas. Hacía encargos para la alta sociedad debido a su alta popularidad dentro del panorama local. Se trasladaría más adelante a California. En 1932, junto a varios artistas, creó el Grupo f/64.

1975-1-6-SB-Dater-ImogenCunninghamFromThePortfolioJudyDaterTenPhotographs

La carrera de Dater ha sido larga y fructífera. Ha combinado varias facetas, entre la enseñanza, los libros, sus viajes, sus vídeos, talleres e impresiones y, cómo no, sus infatigables fotografías a lo largo de toda su vida. Compartía con Cunningham el interés por el retrato y fueron muy buenas amigas. Tres años después de su muerte Dater publicó el libró Imogen Cunningham: un retrato, un repertorio de entrevistas, fotografías, amigos y familiares, repleto de fotografías de las dos artistas. Una de las fotos más famosas de Dater era esa que tomó en los bosques del Parque Yosemite en 1974, donde aparece Cunnigham descubriendo a una ninfa de los bosques, protagonizada por la modelo Twinka Thiebaud. Esa fotografía se convirtió en el primer desnudo frontal publicado por la revista Life. El vello púbico seguía siendo tabú en la sociedad norteamericana. Y según Dater, esa fotografía era un homenaje a Cunningham.

My hands_Death Valley, Co. Judy Dater 1980

“Me he acostado con algunos de mis modelos,

pero siempre les hice fotos después del sexo,

nunca antes,

la fotografía no fue un camino para llevarlos a la cama”

***

a001473053-001

Para Dater la belleza es imperfecta e incompleta, pero la busca por todos los medios. Y en cada una de sus obras se puede apreciar esa búsqueda. Se refleja en sus fotografías el anhelo de la contemplación y el silencio. Una sexualidad femenina potencialmente protagonista. Pero un desnudo en blanco y negro bien estimulante, original, haciendo pensar al espectador. Una obra cargada de sensualidad, de poder de atracción.

Judy-Dater-Self-Portrait-with-Stone-1982

1_topaz1969

Se plasma su rechazo por la sonrisa fácil, deseando más bien unas miradas interrogativas, pensativas, melancólicas. Una oposición frontal contra lo establecido, contra lo que es normal. Una rebelde que utiliza la fotografía para protestar. Una naturalidad por encima de todo y una apuesta por la sexualidad ante todo. Una conjugación perfecta de espontaneidad, amor y sexo en dosis perfectas…

El mito de la infidelidad en nuestros días

Publicado: 16 de abril de 2014 en Artículos
Etiquetas: ,

infidelidad

 

“La infidelidad no es infidelidad,

hasta que la persona engañada se entera de que lo han engañado”

***

El ser humano nace como ente individual. Está atado a sus padres o primogénitos por una simple cuestión de necesidad. Un ser humano al nacer no se vale por sí mismo. Y cuando va creciendo se relaciona, ya sea con su entorno, con su familia, en el colegio o entre los amigos que irá fabricando a medida que su tiempo vaya avanzando. Un ser humano nace por lo tanto libre de cargas sentimentales, a no ser que contemos a la familia como algo sentimental, aunque venga asignado de serie y nunca de forma opcional. La familia queda a un lado en la escala de elección de la persona o del individuo, ya que nunca la eligió y le fue asignada al nacer. Y nadie puede asegurar que los sentimientos de cualquier individuo acerca de su familia serán los aparentemente esperados, puesto que las relaciones humanas no se pueden marcar, sino que se deben desarrollar.

En la sociedad se creó la imagen o la figura de la pareja sentimental. La pareja sería el conjunto de dos personas que mantienen una relación, en este caso sentimental. Ya la simple costumbre de llamar a la otra parte como ‘mi pareja’ da un sentido de propiedad que no corresponde con el respeto que se le debería dar a cualquier ser humano y refleja que ya de por sí el concepto es erróneo. Nadie es de nadie, pero ya se da por hecho que mi pareja es mía y que además me pertenece. Una relación sentimental entre dos personas puede ser circunstancial, temporal o duradera en el tiempo y en el espacio; nadie sabe a ciencia cierta lo que va a ocurrir con ella, y mucho menos los propios protagonistas de la relación.

La vida, para bien o para mal, nos va deparando multitud de opciones en todas las facetas de nuestro quehacer diario, ya sea a nivel de conocimiento, de vivencias, de encuentros y de relaciones. En cuestiones de ‘parejas‘ tampoco debería ser una excepción, y de hecho no lo es. Otra cosa es que en el origen se estableciera la creencia de que una pareja lo era para toda la vida. Algo que iba encadenado a la creencia religiosa más que a la creencia humana, puesto que el ser humano es libre por naturaleza, aunque a muchos les cueste entender ese concepto.

El sentido de la pareja ha ido evolucionando con el paso de los siglos. Y, aunque en muchos lugares del mundo, el machismo sigue campando a sus anchas, sí es cierto que el hombre ha evolucionado al igual que la mujer, quien precisamente, ha sido la protagonista del cambio más grande experimentado por el sentido de la pareja. La mujer aparecía y aparece todavía desafortunadamente, como la propiedad de su pareja. Ese concepto todavía no se ha erradicado del todo, y costará hacerlo, puesto que la cultura, la tradición y la ignorancia siguen siendo la base de acción en muchas sociedades. De hecho, muchos individuos actúan por inercia, porque así les han dicho que se debe actuar. No lo hacen por cuenta propia, muy al contrario, se rigen por tradiciones, por lo que consideran ‘normal’, sin plantearse evolucionar, actuando por uno mismo y decidiendo según sus pensamientos.

“Hay que ser infiel, pero nunca desleal”

(Gabriel García Márquez)

***


La pareja es simplemente un vínculo amoroso, y como todo en esta vida, tiene un tiempo de duración. Ni es tan importante ni es tan básico. Es simplemente eso: un vínculo amoroso. Nos guste o no, todo empieza y todo termina; nada es duradero para toda la eternidad. Hay parejas circunstanciales, otras que duran más, que llegan incluso a casarse, a crear una familia; pero lo cierto es que en la evolución de la sociedad misma los lazos sentimentales se han ido convirtiendo en un vínculo algo diferente. Se ha perdido el sentido de la aventura, del riesgo y del aguante. Hoy se actúa según el momento, se desea todo ya, no se concede tiempo, puesto que se desea todo en un instante. Las relaciones no deberían ser opuestas a esta tendencia. Vivimos en la era de las relaciones virtuales, de los contactos de red, en un conjunto de redes sociales 2.0 que parece que nos abocan a que todo sea efímero. 

Las generaciones anteriores a éstas nunca se hubieran planteado lo que ahora se plantean. Por una mera cuestión de cultura, tradición y sociedad. La sociedad de hoy nada tiene que ver con la de antes. La evolución a veces va más deprisa que el mismo ser humano. Muchos achacan este comportamiento al egoísmo. Dicen que se busca y se anhela más la satisfacción propia que la de los demás. No se busca la felicidad de la pareja si no la de uno mismo. Nos gusta compartir para concedernos satisfacción propia, de otra forma no entendemos el hecho de compartir como una forma de vida. Se comparte lo justo y lo necesario. Se da lo que interesa para sacar un provecho de ello, en caso contrario carece de sentido hacerlo.

Una pareja debería ser natural en todos los aspectos. Y actualmente ya parece que empiezan siendo algo muy distinto. Se pretende ser lo que no se es. Se trata de hacer ver lo que parece atractivo, sin prestar atención a la realidad de uno mismo. Nos fijamos en la superficialidad sin perder tiempo en adentrarse más allá. No profundizamos en el carácter y en la actitud de nuestros interlocutores. Todo debe pasar rápido, nos gusta o no, está bien o no, nos interesa o no. Tenemos que tomar decisiones a la ligera, de forma rápida y a veces poco recomendable. Y una ruptura se puede hacer incluso con un simple mensaje de texto. No hace falta dar demasiadas explicaciones. No se trata de argumentar, se trata de dar la cara. O lo contrario, no dar la cara.

“La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida.

El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona.”

(Severo Catalina)

***

Quizá ha habido una rebelión contra esos designios y mandatos sociales, en los que había que elegir a alguien para casarse, tener hijos y ser felices para toda la vida. La realidad de los acontecimientos obliga a otras prioridades. El amor sigue nombrándose pero de forma un tanto frívola. Uno se enamora en unas horas y sufre durante meses el fracaso amoroso. Todo es muy dramático, pero se esconde rápidamente con el descubrimiento de alguien nuevo. Uno se siente más solo que antes y busca consuelo, aunque sepa de antemano que no es real y que sólo su imaginación está haciéndole ver que está acompañado. Se adquiere un sentimiento de necesidad de cariño que provoca la obligación de conocer a alguien, acostarse con él, tener una relación con él…

El resultado de todo ello es que la pareja está condenada a vivir el tiempo que le toque, ni más ni menos. Unos pueden alargar esa situación por necesidad, por rutina, por dejadez o porque su ‘amor’ ha aguantado más de lo esperado, pero justo en el momento que uno u otro toque techo y diga basta, la relación se habrá terminado. Y sin más historias. Esto para muchos cuesta de entender. Cómo puede ser que alguien que me ‘quería tanto’ de repente no quiera saber nada más de mí. La respuesta es bien sencilla: nunca te quiso realmente.
Pero aunque saquemos esa conclusión nos costará aceptarla, puesto que eso significa que nos engañaron y deberemos aceptar haber sido engañados, más como una ofensa personal, un fracaso en toda regla, que como un hecho de alguien que no merecíamos. Hace poco leí una frase que decía que la pareja no ha dejado de funcionar ahora, sino que nunca funcionó, es decir, el fracaso ha sido de origen, en todas las épocas y en todos los lugares. No quiere decir esto que una pareja o varias puedan alcanzar el clímax, es decir, llevarse realmente bien, ser cómplices, seguir amándose y vivir juntos durante muchos años, incluso hasta la muerte. Pero eso no quiere decir que en la mayoría de las relaciones ocurra así. De hecho, en la mayoría de las ocasiones ocurre simplemente lo contrario.
Por infidelidad se entiende el hecho de incumplir a un acuerdo, ya sea moral, ético o contractual. También se le puede llamar traición, pero suena mucho más teatral. La infidelidad también ha sido convertida en algo más de lo que realmente ha sido. Tiene la importancia que se le quiera dar. Y opiniones al respecto hay miles. Unos abogan porque no se debe permitir; otros la aceptan aunque no les guste; otros son capaces de convivir con ella casi de forma natural; y muchos la han convertido en una forma de vida. El ser humano es capaz de adaptarse a cualquier forma de vida, la infidelidad puede ser una de ellas.
¿Ha cambiado mucho la infidelidad con el paso de los tiempos? Quizá sí. Lógicamente, los tiempos han cambiado, pero las infidelidades no. El ser humano es infiel por naturaleza, aunque a muchos les parezca lo contrario. Lo anormal es ser fiel toda la vida a algo o a alguien. Lo que ocurre es que suena mal, y antes de hablar de algo que parece sonar mal, optamos por la opción políticamente correcta que es decir y afirmar que somos fieles y que odiamos la infidelidad, aunque luego la practiquemos como algo muy natural. Lo llamaremos tentación, aventura, flirteo, algo que no tiene que ver con el amor, nada que ver con lo que siento por mi pareja, etc. Pero lo cierto es que la infidelidad está a la orden del día.
“El que esté libre de pecado 
que intercambie el móvil con su pareja durante una semana”
***
Quizá nos deberíamos plantear la situación desde otra perspectiva. Sabemos que sucede, que puede suceder y que seguramente sucederá. Aceptémosla como algo también natural, afrontándola con entereza, sabiendo las consecuencias que puede ocasionar y analizando seriamente porqué ha sucedido. Una persona puede ser infiel casi sin pensar, agarrándose a un deseo sexual momentáneo. Otra, sin embargo, puede ser infiel por el mismo hecho de estar harta de su pareja y sintiendo la necesidad de buscar algo que no encuentra en su relación. Son válidas las dos, puesto que el individuo es libre. Nada le ata. Pero sí existe el respeto hacia el otro, y en eso simplemente actúa el carácter de cada uno. Su visión, su ética, su acercamiento hacia esa persona, el grado de confianza, su grado de intimidad y de complicidad. Ahí quizá radique realmente la clave del asunto. Puesto que las relaciones de hoy carecen en su mayoría de esos rasgos. Ya sea complicidad, confianza, diálogo y profundidad.
Según los expertos, cuando alguien descubre una infidelidad reacciona de tres formas distintas: con tristeza, con la baja autoestima y/o con la ira. A partir de ese momento se pierde la confianza (sí acaso la hubo alguna vez). Aquellos que sean más celosos interpretarán más situaciones de infidelidad (real o ficticia) que el resto. Y los celos van unidos a la sensación de posesión de la pareja. Para aquel que realiza la infidelidad puede incluso no tener importancia, mientras que el ‘engañado’ queda tocado ya sea por la falta de confianza en su persona o en su cuerpo, ya sea por el sentimiento de engaño de alguien que merecía la total confianza. El fracaso puede ser de uno mismo al comprobar que el otro miembro de la relación ha engañado, como de la pareja al ver que la situación ha dejado de funcionar.

Para muchos expertos, es exagerado achacar la ruptura de una relación al simple hecho de una infidelidad. Porque habría que diferenciar si la infidelidad es simplemente sexual o se comparten varias relaciones al mismo tiempo. Entonces el hecho es totalmente diferente.  Y la misma sociedad infringe más dolor al engañado, mofándose incluso de su situación que al causante del hecho. La fama del hombre siendo infiel por naturaleza también ha sido consecuencia de sociedades machistas, en las cuales sólo el hombre podía ‘poner los cuernos’, mientras que la mujer era esa persona sumisa que debía aguantar semejantes situaciones, ya fueran sabidas por ella o no. La evolución del individuo y de la sociedad ha llevado a la mujer hacia un estadio igual al del hombre. La infidelidad no tiene género. Eso es absolutamente falso. La infidelidad es algo innato en el ser humano y eso es lo que debemos aceptar. Quizá, a partir de entonces, nuestra perspectiva al respecto cambiará ostensiblemente.

 

“El adulterio es justificable: el alma necesita pocas cosas;

el cuerpo muchas”

(George Herbert)

***

la-infidelidad-femenina-duele-mas-imagen1

La foto de la semana (111)

Publicado: 15 de abril de 2014 en Fotos de la semana
Etiquetas: ,

547

 

“La imaginación lleva a la abstracción,

la abstracción, a la creatividad,

la creatividad al arte

y el arte a la imaginación”

***

La creatividad amplia todos los límites…


De nuevo en esta sección y por méritos propios. Para muchos una copia barata de muchos otros grupos, pero hay que decir la verdad, y es que los Arctic Monkeys no han producido discos inolvidables, ni tampoco verdaderas canciones que traspasen sentimientos por muchos años, pero de vez en cuando, dejan joyas que merecen la pena ser saboreadas con delicadeza, sabiendo aspirar todo su encanto, y dando igual si llegan a ser parecidas o similares a otros, tan sólo embriagarse por el sonido, el ritmo y alentarse por si acaso en el futuro siguen dejando nuevos tesoros. Hoy en día, la música sigue siendo una sucesión continua de repeticiones ya oídas, ya vividas. Pero debemos entenderlo como una misma evolución de los sonidos, aunque para muchos la repetición sea el reclamo utilizado para simplemente vender. La originalidad tiene su precio, es difícil de conseguir y cada vez se valora más, será por algo…

arctic_monkeys_am-portada

‘FIRESIDE’

ARCTIC MONKEYS 

Álbum: Am (2013) 

***

I can’t explain but I want to try
There’s this image of you and I
And it goes dancing by in the morning and in the night time

There’s all these secrets that I can’t keep
Like in my heart there’s that hotel suite and you lived there so long,
It’s kinda strange now you’re gone

I’m not sure if I should show you what I’ve found
Has it gone for good?
Or is it coming back around?
Isn’t it hard to make up your mind?
When you’re losing and your fuse is fireside

There’s all those places we used to go
And I suspect you already know
But that place on memory lane you liked still looks the same
But something about it’s changed

I’m not sure if I should show you what I’ve found
Has it gone for good?
Or is it coming back around?
Isn’t it hard to make up your mind?
When you’re losing and your fuse is fireside

And I thought I was yours forever
Maybe I was mistaken but I just cannot manage to make it through the day
Without thinking of you lately

I’m not sure if I should show you what I’ve found
Has it gone for good?
Or is it coming back around?
Isn’t it hard to make up your mind?
When you’re losing and your fuse is fireside

***

Arctics

Escapar de todo para sentirse libre

Publicado: 9 de enero de 2014 en Artículos
Etiquetas: ,

soñar-escapar

“Ni aún permaneciendo sentado junto al fuego de su hogar,

puede el hombre escapar a la sentencia de su destino”

(Esquilo)

***

Escapar de todo. Sentirse libre. Escapar para sentirse libre. El juego de palabras que no cesa. Frases tan sencillas de pronunciar y tan difíciles de practicar. Quién no ha sentido esa necesidad innata en el ser humano de romper con todo lo que le rodea, con su rutina, con su vida en general, y escapar bien lejos, ver todo desde otra perspectiva y desde otro ángulo. Quién no se ha sentido atrapado, una, mil veces, como para saber que es necesario un cambio de comportamiento, de actitud, de visualización del presente para encarar el futuro de una mejor manera. La rutina lentamente nos va engullendo entre sus redes de vacío y tedio, dejando paso a la insoportable situación de amargura y de querer salir del laberinto en el que nos sentimos encerrados, buscando la salida y sin éxito. En ciertos momentos parece que no salimos del atolladero, que nos aprisiona la sensación de no querer ni desear lo que nos está sucediendo, lo que nos toca vivir. A veces, nos embutimos en una especie de estado práctico donde intuimos que estaremos bien, un espacio cómodo sin aparentes problemas, desde el cual poder observar todo de otra forma más tranquila y relajada. Y ocurre que, en un determinado momento, descubrimos que lo que hacemos no nos llena, que lo que hacemos lo hacemos como por inercia, sin pensar, sin ni siquiera plantearnos si queríamos haberlo hecho. Porque a menudo nos vemos metidos en un callejón sin salida, las circunstancias mandan y nos dejamos llevar como si de la corriente se tratara. Pero incluso cuando esa corriente se detiene seguimos creyendo que continúa empujándonos. Nos acostumbramos a no pensar, a no desear y, sobre todo, a no luchar por lo que queremos; nos ponemos excusas de cualquier tipo y continuamos haciendo lo que no nos gusta, actuando de forma contraria a lo que pensamos y sin expresar lo que verdaderamente sentimos. Digamos que nos engañamos a nosotros mismos la mayor parte de nuestra vida, y cuando nos arrepentimos de ello intentamos que todo cambie por arte de magia, sin advertir que es necesario un cambio producido por nosotros mismos. Un cambio al que debemos llegar tras haber analizado a conciencia toda nuestra vida. Un ejercicio de repaso general por el que debemos anteponer la sinceridad. Porque si no conseguimos ser sinceros con nosotros mismos nos será muy difícil llegar a ese estado de bienestar propio, porque siempre habrá una pugna interior que no nos permitirá estar bien con nuestra propia realidad.

“Somos libres pero estamos atados a nuestros actos”

***

Y mucha gente llega a ese punto en el cual se plantea todo, su presente, su pasado y su futuro. Pero lo hace profundizando en todas las áreas, llegando a extirparse cada rincón de su mente, intentado averiguar porqué hizo eso o aquello, cuáles fueron las causas que le condenaron a una situación determinada y porqué actuó de aquella manera en aquel determinado momento, porque todo tiene una causa aunque la olvidemos. Todo lo hacemos por una causa. Y nos equivocamos mil veces. En eso consiste la vida: en el error continuo para seguir aprendiendo. Es un curso continuo que jamás se detiene, en el cual podemos descubrir siempre algo nuevo donde menos lo esperamos. Cualquier cosa nos sorprende, y al abrir la ventana de esa vida (la nuestra) podemos llegar a descubrir miles de maravillas. Todo está a nuestro alcance, tan sólo debemos enfocarnos sobre lo que de verdad nos importa, sobre lo que nos realiza y nos da espíritu necesario para seguir luchando. Y resulta tan fácil pensar en eso que decidimos deliberadamente no hacerlo, quizá porque creemos que será un camino lleno de obstáculos y que al final no conseguiremos el objetivo. Algunos lo consiguen, con esmero, con confianza, con retos. Acaso la búsqueda de objetivos es un inicio, un necesario inicio. Como decía el poeta quizá hay que alejarse para comprender, cerrar los ojos para ver y soñar de vez en cuando para sentirse verdadero, sintiendo la emoción del momento una sola vez. Quizá nos falta algo de eso precisamente: emoción. Sin la emoción y sin la pasión no ejecutamos nada de la misma forma. Todo puede parecer diferente. Hay que intentarlo. No a la deriva. NO con precipitación. Sí con convicción. Nadie tiene el secreto del éxito, aunque muchos lo pregonen. Nadie tiene la varita mágica con la que realizar sueños. No se trata de eso. Se trata de intentar ejecutarlos. Se trata de hacer algo. Algo por lo que sentirnos vivos. Y si hay que escapar se escapa. Si hay que saltar se salta. Y si hay que repetir el intento se repite. Escapar puede resultar fácil, pero permanecer libre será más difícil. Sentirnos libres puede ser efímero o no. Siempre dependerá de lo alto que pongamos el listón. La libertad, como la felicidad, puede ser momentánea. Pero debemos aprender a saborearla. A valorarla. Si realmente deseamos escapar hagámoslo. Pero sin mirar atrás. Sin temor al error. El fracaso entrará dentro de las posibilidades pero nadie nos quitará ni nuestro derecho al intento ni nuestra satisfacción por haberlo conseguido. Seamos honestos con nosotros mismos.

“No hay triunfo sin renuncia,

victoria sin sufrimiento,

libertad sin sacrificio”

***

me_voy_a_escapar

Todo queda en nada

Publicado: 8 de enero de 2014 en Narrativa / Poesía

Fallen_Into_Nonsense_by_DenisOlivier

TODO QUEDA EN NADA

Todo queda en nada

las horas invertidas con esmero

esas ilusiones amasadas con cariño

aquellos vientos que soplaron tantas y tantas tardes

 al final, no queda nada

nada en lo que apoyarnos

nada de lo que amamos

nada de lo que creíamos conocer

***

Todo queda en nada

las sonrisas espontáneas expresadas en tu rostro

esos abrazos tímidos en la calle

aquellos besos torpes, perdidos, encantadores

tú, desaparecida

ausente en mi tiempo

presente en mi mente

desafiando al sentir, provocando la soledad

***

Al final, no queda nada

ni la sombra de tu firme caminar

ni esas palabras amables que asomaban a diario

ni aquellos sueños que los dos almacenamos…

Nada

la nada como compañera

para no entender la proximidad del mañana

para desear olvidar esos días de felicidad

***
Todo queda en nada

en un regusto amargo

en esa decepción continua

en aquellas fantasías que se envolvían en la niebla

de tu despertar

acompañadas de unas caricias a través de las sábanas

esos roces consentidos

aquellos dedos traviesos

***

Hablabas de amor como si lo conocieras

hablabas de pasión como si la sintieras

cuando, de repente, te detuviste en tu camino

y de repente, te perdiste en la nada

mientras mi imaginación siguió imaginándote

y mi ilusión siguió buscándote

cuando mi emoción ya había sido abandonada

aunque sin parar de crecer…

***

Creer fue mi error

aunque lo volvería a hacer

y ahora la guitarra parece que hable

y cuenta que lloras

que te sientes sola

que te duermes bajo la noche sin manta

y la guitarra también parece llorar

desafinada, irradiando  tristeza

***

Todo queda en nada

mientras la tímida luz sigue encendida

y lentamente aparece un nuevo día

el sueño cubre las heridas

y el recuerdo abastece de semillas el despertar en el vacío

agarrarse a la cama para no caerse

abrir los ojos y darse cuenta

de que puedes incluso volar…

***