Diario de pensamientos: ¿Tienes tiempo para aburrirte?

Publicado: 7 de marzo de 2015 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

26475_bostezo-aburrimiento_big

‘El aburrimiento es la enfermedad de las personas afortunadas;

los desgraciados no se aburren,

tienen demasiado que hacer.’

(A. Dufresnes)

***

Pregonan muchos sociólogos que vivimos en la época de las prisas, donde queremos hacer muchas cosas en un breve espacio de tiempo y donde es casi imposible abarcar y acabar con todo lo que pretendemos. El tiempo se nos pasa volando, casi sin darnos cuenta. O, al menos, eso es lo que nos parece. Algunos la denominan la sociedad del estrés, pero lo que sí es cierto es que en esta época no nos faltan entretenimientos. Internet se ha convertido en una herramienta básica en nuestra rutina diaria, donde podemos hacer y deshacer tantas cosas como nunca hubiéramos imaginado. Tantas que no somos ni capaces de hacerlas. De repente, nos han abierto una ventana al mundo en todo su conjunto y miles de circunstancias están a nuestro alcance haciendo un simple click provocándonos unos nuevos estímulos que jamás tuvimos ocasión de disfrutar en el pasado.

Si a todos esos entretenimientos que nos ofrece internet le añadimos la gran oferta en otras facetas culturales, políticas, sociales o de ocio, ya sea cine, series, música, canales de televisión, libros y cultura en general, acceso a toda la información jamás imaginada, además de las innovadoras y siempre sorprendentes redes sociales, nos damos cuenta de que aburrirse en la actualidad parecería prácticamente imposible.

‘El aburrimiento no puede existir donde quiera que haya una reunión de buenos amigos.’
(René de Chateaubriand)
***

Se define al aburrimiento como esa existencia desprovista de sentido. Un cansancio o fastidio que se generan por disgustos o molestias, o simplemente por no tener nada alrededor con lo que divertirse o distraerse. El aburrimiento se asocia con la pérdida de tiempo, y puede conllevar a ejecutar acciones que nunca haríamos por el mero hecho de necesitar hacer algo. Muchas veces el aburrimiento trae consigo el acceso a drogas, alcohol o juego en los adultos y a cometer travesuras a los niños. Se sostiene la idea de que en estados de aburrimiento el ser humano necesita imperiosamente realizar tareas que le mantengan entretenido de la forma que sea, aunque sin provocarle demasiado esfuerzo físico ni mental. De ahí nacieron los famosos pasatiempos.

Para los filósofos, el aburrimiento se asocia generalmente con el disgusto o el miedo. Se cree que sin diversión caemos inevitablemente en el aburrimiento. Aunque la diversión puede ser simplemente el hecho de estar activos y entretenidos en una faceta, ya sea el trabajo, la familia o los amigos. Pero no todo debe ser diversión. De hecho, la diversión también tiene limitados sus movimientos y sus momentos. Muchos abogaron en el pasado en darle al trabajo un significado que induce imperiosamente a la facultad de hacernos sentir útiles, una forma práctica de no caer en el aburrimiento. Y es cierto que para muchos el mero hecho de trabajar solidifica el hecho de estar y sentirnos entretenidos. Sin la obligación de ir a trabajar esos individuos se sienten perdidos. Como les ocurre a muchos jubilados, acostumbrados a trabajar durante toda su vida y que, de repente, se ven abocados a la ‘nada’, a su ‘nada’, puesto que no encuentran estímulos con los que pasar el rato y caen en profundas depresiones.

‘Nuestro tiempo es tan excitante que a las personas sólo puede chocarnos el aburrimiento.’
(Samuel Beckett)
***

Caer en el aburrimiento puede resultar sencillo siempre y cuando nosotros mismos le demos cobijo. A veces por pereza, por falta de estímulos o por falta de actitud, nos vemos de lleno metidos en ese ámbito extraño en el cual no sabemos exactamente qué hacer… Podemos pensar que el aburrimiento es la nulidad del todo porque nos hunde en un pozo demasiado hondo y carente de luz. Y el aburrimiento se acerca al tedio sin remedio. El tedio es esa sensación de vacío que ataca sin avisar y que nos deja paralizados. Curiosamente, se ha convertido en una de las características más generalizadas de la sociedad contemporánea. Lo que tanto ansiamos durante mucho tiempo de repente nos aburre. Realizamos tantas actividades que no sabemos ni saborearlas. Y a veces es necesario encontrar el sentido a las cosas. Hacer cosas por hacer no nos llevan a nada, quizá a emplear el tiempo y vernos ocupados, pero nada más.

Si verdaderamente nos ocupáramos en meditar sobre lo que nos gusta realmente, sobre lo que queremos emplear nuestro tiempo, ya sea el que tenemos libre o el que ocupamos trabajando, ganaríamos a la hora de sentirnos más realizados. No caeríamos fácilmente en el aburrimiento, puesto que estaríamos deseosos de continuar con nuestras actividades, siempre que éstas nos generaran la suficiente satisfacción. Aunque parezca mentira, muchísima gente hoy en día se aburre. Ante las que continuas quejas de que nos falta tiempo, muchos encuentran tiempo para aburrirse, esas ironías de la vida que te dejan perplejo a pesar de todo.

‘El aburrimiento es la explicación principal de por qué la historia está tan llena de atrocidad.’
(Fernando Savater)
***

images

comentarios
  1. GabSMarT PH dice:

    Si invertimos nuestro tiempo libre en hacer lo que realmente nos gusta, las horas se vuelven mucho más productivas. Muy buena entrada. Saludos

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s