Pistachos

Publicado: 5 de marzo de 2015 en Hostelería/Restauración
Etiquetas:

pistachos

 

“La posesión de la salud es como la de la hacienda,

que se goza gastándola,

y si no se gasta no se goza.”

(Francisco de Quevedo)

***

Para muchos está considerado como uno de los mejores frutos secos, por no decir el mejor. El pistachero (Pistacia Vera o Alfóncigo), nombre con el que se conoce al árbol que da como fruto el pistacho, fue plantado por primera vez en Asia Occidental. Con el tiempo su cultivo se extendió más allá de ese continente llegando al Mediterráneo, primero recalando en Irán y más tarde en otros países, como Turquía o Grecia. Son árboles que se suelen plantar en huertos y que necesitan de un mínimo de entre siete y diez años para poder lograr una buena producción. Su producción es bienal. Aunque alcanzan su mejor producción a los 20 años de edad. Se les suele podar a una altura favorable para la cosecha. Puede crecer hasta los diez metros de altura. Necesitan estar orientados al sol y en un suelo bien drenado. No se desarrollan bien en lugares con mucha humedad y requieren de unos largos veranos para la buena maduración del fruto. Un fruto contiene una semilla alargada que es lo que se come. Cubierto por una piel carnosa y fina de color verde, en su interior, bajo una cáscara dura y más blanquecina, está cubierta a su vez por una piel fina de tonos malvas y con un sabor muy característico. Cuando el fruto madura, la piel cambia de color, acabando en un tono amarillo rojizo y su cáscara se abre parcilamente.

pistacho_syria_2

El pistacho es muy valorado por su aportación nutriente. Es el fruto seco que más fibra y energía aporta, junto con las nueces y los piñones. Pero es que además tiene un gran contenido en vitaminas, en proteínas y en minerales. Si se toman con moderación y regularmente pueden ayudar a prevenir el cáncer y la diabetes, además de ayudar en el equilibrio del peso y del colesterol. El pistacho es muy bueno para combatir el estrés y para mejorar el estado cardiovascular. Tiene antioxidantes, vitaminas A y C y su contenido en magnesio y potasio además de hierro ayudan a prevenir la inflamación de los vasos sanguíneos.

Su consumo ya era habitual durante la época romana en Europa. Y con el paso del tiempo tuvo tanta aceptación y fama que su cultivo se extendió más allá del continente europeo, llegando a América (EEUU) y a Oceanía (Australia). El mayor productor mundial en la actualidad es Irán con casi 500.ooo toneladas en el pasado 2011. Aunque su uso común es como fruto sexo es también alimento característico en la gastronomía de muchos países árabes de la región mediterránea. Considerado un aperitivo excelente cuando se tuesta y se sala, sus semillas crudas son también empleadas en la industria de la confitería y de la heladería para todo tipo de dulces. Sus semillas son ricas en aceite, que también se extrae para la preparación de cosméticos. Y de sus hojas también se extraen taninos que se utilizan para el curtido de pieles.

pistachos (1)


spencer

 

“La timidez es la desconfianza del amor propio,

que deseando agradar teme no conseguirlo.”

***

Nacemos desnudos, hasta aquí todo es naturalidad. Con el tiempo nos vamos apoderando de pudor, de timidez y de vergüenza. Solemos ver la desnudez como algo íntimo, algo que sólo un@s poc@s serán afortunados de poder contemplar y disfrutar. A la desnudez la tratamos un poco como un pequeño tesoro sin darnos cuenta de que tiene simplemente el valor que le queramos dar. El ser humano siempre la ha tratado como una forma de arte. Y eso argumentan muchos practicantes del nudismo. Que sea o no una expresión de arte puede ser discutible. El nudismo como forma natural y artística. Nada malo. Todo lo contrario. Si el cuerpo humano se ve como parte artística porqué se debería taparlo, cubrirlo o esconderlo. A lo mejor es más sencillo tratar el tema como algo personal que permite al que lo practica sentirse algo mejor y más libre.

Si nos adentramos en la historia del arte observaremos que en la misma Grecia antigua el cuerpo humano era el tema por excelencia en las representaciones artísticas, sujeto a cánones de belleza de la época. Tanto para los artistas de entonces como para la sociedad, el culto a esa forma de arte nudista representaba adorar cuerpos ‘perfectos’, establecidos bajo proporciones físicas idóneas. Se buscaba un ideal de cuerpo humano que quizá no existía o era minoritario, pero gracias a los desnudos se intentaba encontrar la perfección o acercarse a ella. En la actualidad, numerosos artistas siguen expresando su arte mediante la desnudez del cuerpo humano, ya sea individual o grupal. Ejemplo tenemos en todos los campos, ya sea en el cine, fotografía, pintura o dibujo. El nudismo atrae e inspira.

Lógicamente, no tiene nada que ver idealizar con la perfección de un cuerpo humano con la representación de arte. El arte en sí mismo es ambiguo, inclasificable, fuera de toda norma. Lo que para unos es arte para otros puede que no pase de ser obscenidad o excentricidad. No por ver nudismo contemplamos arte y es difícil defender la práctica del nudismo argumentando solamente esa razón. Casi es mejor abogar por la práctica de la naturalidad en el ser humano. Estar desnudos nos da un aire de libertad difícil de superar. Para algunos puede ser solamente estando solos, bajo el umbral de la intimidad, pero sin quitarle un ápice de su valor. Para otros, esa libertad puede ser ampliada hasta otros campos, ya sea al aire libre o rodeado de más personas.

spencer-tunick

Aquí ya encontraríamos los prejuicios personales. Llamémosles mezcla de pudor, de vergüenza o de timidez. Complejos que se van uniendo hasta crear una capa compacta que no deja que traspase ni mirada indiscreta, ni unos ojos extraños y desconocidos. Con el pudor, el ser humano defiende su intimidad. La vergüenza puede darse por algún tipo de complejo personal. NO querer que alguien nos descubra por entero, por saber que no somos perfectos, que no somos el ideal. La timidez entra dentro del carácter y personalidad de cada individuo. Algo muy personal que afecta a su vida privada, pública y en sus relaciones personales. Según la psicología suele ser una pauta de comportamiento que limita el desarrollo social de quienes la experimentan en su vida cotidiana. No es ninguna enfermedad. Cada cual tiene su carácter. Hay que respetarlo. Por eso mismo hay que respetar a quien abre su mente y decide experimentar con su cuerpo. Sentir su desnudez como forma de vida. Dar libertad a su cuerpo. Ya sea tomando el sol, paseando o bañándose. Todos los comportamientos deben ser respetados y aceptados. Otra cosa será comprenderlos.

Pero el nudismo ha ido ganando adeptos con el paso de las décadas. Muchas personas deciden realizar actividades cotidianas completamente desnudos como algo natural. No se trata de reafirmarse. No se trata de decir al resto: !Estoy desnudo, mírame! Como tampoco se trata de acciones protagonizadas por personas provocativas o exhibicionistas. De hecho, sí exhiben su cuerpo, pero de una forma personal, sin querer llamar la atención. Y dentro de esa naturalidad radica su atractivo. Escandalizarse por estas acciones humanas puede quedar ya un poco obsoleto y fuera de lugar. La humanidad se une sin querer por unos lazos sociales, todos los componentes del planeta se ven inmersos en los mismos problemas, vicisitudes y necesidades cotidianas. Algunos tienen que estar desnudos debido a su pobreza, no tienen ni la opción de elegir. Otros, debido a su religión, cultura o sociedad nunca podrán manifestarse así si alguna vez lo desean puesto que irían en contra de las normas de conducta, con lo cual quedan atados a la hora de expresarse naturalmente, como seres humanos libres.

El nudismo puede ser una actividad pública o privada. Pero sea como sea, es una forma de expresión humana y natural. Que no muestra nada que no hayamos visto o dejado de ver anteriormente. La importancia que creemos acerca de esa expresión dependerá de nuestro grado de aceptación y tolerancia con quienes la practican. No se trata de estar de acuerdo o no. Es libertad de cada uno y es su derecho. Más le valdría al ser humano preocuparse por otros asuntos mucho menos humanos, intransigentes y que violan y amenazan la libertad de las personas. Todas esas actividades que generan la pérdida continua de derechos de las personas. Todos esos actos que coaccionan las acciones de millones de otras. Menos pensar en morbos y en retorcidas invenciones mentales, menos criticar acciones de libertad en lugar de meter mano al verdadero problema. En definitiva, menos hipocresía, menos normal morales.

spencer-tunick-nude-art211

 

 

 

 

La foto de la semana (121)

Publicado: 3 de marzo de 2015 en Fotos de la semana
Etiquetas:,

543

***
‘Todos piensan en cambiar el mundo,
pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.’
(Alexei Tolstoi)

Ralph Myerz fue conocido en sus orígenes como DJ Erlend Sellevold para todos los escandinavos, haciéndose un nombre en Bergen (Noruega). Formó un grupo musical a finales de los 90 junto a sus amigos Thomas Lonnheim y Tarjei Strom, con los que tuvo un éxito casi inmediato. Adoptó más adelante el nombre artístico actual debido a su fascinación por el cineasta Russ Meyer. Tuvieron varios éxitos en sus primeros singles, especialmente el titulado ‘Nikita’ que sirvió para acompañar un anuncio comercial de la marca automovilística Volkswagen. Sus mezclas electrónicas no han dejado indiferente a un público que sigue siendo fiel a un sonido casi inconfundible. Su primer álbum de debut fue ‘Electronico’ en 2002. Su posterior trabajo ‘Special Album’ (2003) fue el que les catapultó a la fama definitivamente gracias a varios títulos inolvidables. Uno de ellos es este ‘Think twice’. Más de diez años después siguen produciendo sonidos. Nunca es tarde para descubrirlos.

MI0002465286

‘THINK TWICE’

RALPH MYERZ

Álbum : SPECIAL ALBUM (2003)

***

https://www.facebook.com/ralphmyerz/info

MI0003730409

Frases para seguir despiertos

Publicado: 1 de noviembre de 2014 en Frases de portada
Etiquetas:, , ,

 

570

‘La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo’ (Giacomo Leopardi)

‘La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más’ (S.Kierkegaard)

‘No hay espejo que mejor refleje la imagen de una persona que sus palabras’ (Juan Luis Vives)

‘El momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos’ (Proverbio chino)

‘Cuando alguien tiene algo que decir, la dificultad no está en conseguir que lo diga, sino que lo repita a menudo’ (George Bernard Shaw)

‘La palabra es libre; la acción muda; la obediencia ciega’ (Friedrich Schiller)

‘Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee’ (Miguel de Unamuno)

‘El que miente necesita tener buena memoria’ (Quinitliano)

No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero’ (María Zambrano)

‘No arrepentirse ni hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría’ (Denis Diderot)

‘Todo idealismo frente a la necesidad es un engaño’ (Friedrich Nietzsche)

‘No se desea lo que no se conoce’ (Ovidio)

‘Todo el mundo comete errores. La clave está en cometerlos cuando nadie nos ve.’ (Peter Ustinov)

‘La sabiduría de vivir consiste en eliminar lo que no es indispensable’ (Lin Yutang)

‘El ignorante, si calla, será tenido por erudito, y pasará por sabio si no abre los labios’ (Salomón)

‘Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido. El hombre elude siempre el contacto con lo extraño…’ (Elías Canetti)

‘En realidad hay tantas variantes que cualquiera sirve para justificar la vida’ (Luis Landero)

‘En esta vida algunos hombres nacen mediocres, otros logran mediocridad y a otros la mediocridad les cae encima’ (Joseph Heller)

‘Estaré donde menos lo esperes, en un lejano horizonte sin horas’ (Mario Benedetti)

‘Sentí que tenía que hacer saber mi voluntad. Expresar algo no es lo mismo que comunicarse’ (Ryu Murakami)

‘Las palabras duermen hasta que alguien las despierta, les da sentido, las necesita’ (Belén Gopegui)

‘Yo soy mi pensamiento, por eso no puedo detenerme. Existo porque pienso y no puedo dejar de pensar’ (Jean Paul Sartre)

‘El caso es que uno siempre tiene la ilusión de que controla lo que ocurre; nada nos parece definitivo’ (Muriel Barbery)

‘Todas las cosas fluyen, son transitorias. Nada permanece indefinidamente en el mismo lugar ni con la misma forma’ (Haruki Murakami)

‘Los hombres avanzan unidos en la misma dirección. Mientras están juntos, perciben el peligro como repartido’ (Elías Canetti)

El foie

Publicado: 30 de octubre de 2014 en Hostelería/Restauración
Etiquetas:

foie-de-pato

“Si las acciones humanas pueden ser nobles,
vergonzosas o indiferentes,
lo mismo ocurre con los placeres correspondientes.
Hay placeres que derivan de actividades nobles,
y otros de vergonzoso origen.”
(Aristóteles)
***

El foie es el diminutivo de foie gras que en francés significa hígado graso. Lo que ocurre es que en los últimos tiempos, el término francófono ya se ha apoderado del producto en sí, y en cualquier parte del planeta se le conoce con ese nombre. En español no dejaría de ser un hígado de pato graso, conveniente y conscientemente sobrealimentado. Para que se pueda denominar como tal la legislación europea establece algunas condiciones, como que el hígado de estas aves tiene que tener un peso mínimo de 300 gr. para los patos y de 400 gr. para los gansos; también es indispensable la alimentación forzosa mediante el proceso conocido como cebado. Un apunte importante es advertir que no se puede ni se debe confundir el término foie o foie gras con el de paté, puesto que no tienen nada que ver. El paté de hígado de pato o ganso requiere otro proceso de fabricación, como lo requiere cualquier tipo de paté de cerdo o ave diversa.

306_HVII_6965772391_3360bca1f3_c

En la actualidad, hay más de quince países que tienen prohibida la producción de foie gras debido a su forma de alimentación forzada por sonda y que se considera como maltrato para las propias aves. Algunos de esos países son europeos y consumidores de foie aunque no produzcan, tal es el caso de Alemania, Italia o Gran Bretaña. En muchos países se sigue produciendo foie gras pero mediante formas de alimentación naturales. Una de las características propias de estas aves es su capacidad general de acumular grasa en el hígado sin tener que enfermar por ello y que utilizan para posteriores migraciones que llevan a cabo. Ya son varias las asociaciones en defensa de los animales que están investigando a multitud de granjas productoras de foie gras para ver si hay irregularidades al respecto. Los vídeos sobre el maltrato que reciben estos animales es constante y cada vez más países van prohibiendo esta producción.

La alimentación forzosa consiste en introducir un tubo metálico de entre 20 y 30 cm de largo en la garganta del pato o ganso hasta casi su estómago. Esa reacción es lo que provoca que su hígado llegue a enfermar. La cantidad de comida que traga en segundos es tal que su hígado hasta casi diez veces su tamaño normal y le produce una enfermedad hepática. El rechazo a dicho tubo provoca arcadas en el animal además de sentir asfixia y perforaciones en su cuello que provocan a su vez inflamaciones muy dolorosas. Ese tipo de alimentación también les provoca dolores estomacales crónicos, así como diarreas constantes y jadeos. El tamaño que alcanza su hígado les provoca enfermedades de su aparato digestivos que en muchos casos son mortales. También provoca problemas respiratorios y de movimiento. Todo ello conllevaría su muerte pero eso también está calculado mediante su matanza justo antes de que las consecuencias de su cebo lleguen a matarlo de forma severa. Muchas de las aves no llegan al matadero y otras muchas llegan moribundas.

diario_solespages_04

La tortura que sufren no se queda ahí, puesto que este tipo de aves están acostumbradas a pasar la mayor parte de su vida en el agua, mientras que en estas granjas generalmente están concentrados en jaulas y encerrados en cobertizos, donde los suelos les dañan sus patas. Son jaulas tan diminutas que no pueden ni darse la vuelta, como tampoco pueden levantarse o agitar sus alas. Muchas sufren fracturas de sus huesos al ser transportados y manipulados, siendo colgados cabeza abajo para ser eletrocutados y degollados. Al nacer se seleccionan solamente los machos, mientras que a las hembras se les mata mediante aplastamiento o gas debido a que su hígado es más venenoso.

Esta actividad ha sido denuncia durante años por muchas asociaciones protectoras de los derechos de los animales y la concienciación ha tardado en dar sus frutos. Nadie puede negar el gran placer de comer dicho hígado, un producto rey en Francia y que se cocina en innumerables países del mundo, pero tampoco es necesario tener que construir este tipo de industrias donde se denigra y se tortura la vida de un animal por el simple hecho de ser un plato apetitoso en los restaurantes. Otra vez la jauría humana suele ser mayor que la producida por los mismos animales. Podríamos evitar el consumo de dicho producto, sin más. Muchas serían las voces de su pérdida, sobre todo por los conocedores de su sabor único, pero es evidente que nada puede justificar esta forma de maltrato animal por un simple plato gastronómico.

Curiosamente, es un producto que sigue subiendo su coste año tras año. Y su consumo tampoco es nada bueno para el ser humano, por ser extremadamente graso. La evolución del hombre no deja de sorprender en muchos casos. Y nos debemos plantear seriamente hacia dónde nos dirigimos mediante semejantes actividades contra los animales, sin necesidad alguna. Debemos replantearnos también nuestra propia alimentación, sabiendo cómo se producen los alimentos que consumimos, sean éstos más o menos caros, más o menos sofisticados. Una mayor información al respecto de los organismos de la salud también sería aconsejable y, como siempre repetimos, una mayor y mejor educación alimenticia en los colegios. Algunos ya hemos comprendido el sentido ético de su no consumo, y a pesar de ser amantes de dicho plato durante muchos años, hemos retirado el producto de nuestra dieta, aunque ya fuera mínimo. Uno puede arrepentirse aunque parezca demasiado tarde, aunque las autoridades también deberían ayudar a que estos casos no se reproduzcan nunca más.

solomillocerdofoiesetas


OPORTUNIDADES-600x400

 “Cuando pierdes una oportunidad ganas una lección”.

***

Hay que ser paciente. No desesperar. No pretender que todo salga cuando queremos, ni cuando buscamos. Las cosas son sencillas. La vida va pasando y, en su transcurso, el vaivén de sensaciones, emociones, vivencias y experiencias no para en ningún momento. Si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de todo lo vivido, de todo lo que una vez decidimos vivir. Porque en el destino de nuestras vidas todo depende de lo que decidamos. Somos dueños de nuestras acciones, aunque en determinados momentos dependamos más de las circunstancias que nos obligan a decidirlas. No hay más. El hecho de elegir implica una acción. Y esa acción se transformará en una vivencia. Puede ser buena o mala, pero será vivencia al fin y al cabo. Tenemos que saber que todo puede ocurrir y en cualquier momento. No es que tengamos que estar obsesionados y pendientes de cualquier situación, pero sí que debemos tener siempre conectada la antena de nuestras sensaciones para poder descubrir que algo está pasando. Si nos distraemos en el momento justo quizá luego será tarde y la oportunidad se desvanecerá.

Dicen que la suerte se busca y que no aparece de la nada. Muchos podrían estar en contra de ese argumento. Los momentos afortunados posiblemente son proporcionales a los momentos desafortunados. Es como una ley de probabilidades. Hoy estamos bien y mañana mal. Hoy nos sale todo bien y mañana no. Hoy nos sorprende una persona y mañana nos decepciona otra. Y así es la vida: una sucesión de situaciones, una multitud de caminos que van apareciendo y que debemos elegir. Los cruces en ese camino se multiplicarán y deberemos elegir siempre uno de ellos. NO podemos detenernos y esperar a que alguien nos indique la dirección a tomar, y quizá en una de esas direcciones estará la oportunidad que nunca imaginábamos. ¿Suerte? Sería muy simple pensar así. Quizá es simple intuición. Nos dejamos atrapar por señales. Y si las señales nos cautivan accedemos.

Las oportunidades se van presentando. Como bien se dice a menudo, hay trenes que de repente pasan. Así de simple. A veces somos capaces de darnos cuenta de eso, nos subimos a ellos y aprovechamos la ocasión. Pero la mayoría de las veces ni caemos en la cuenta de que el tren está pasando, y es pasado cierto tiempo, cuando despertamos de ese letargo personal en el que nos hallamos sumidos y reconocemos la equivocación. Pero las oportunidades traen consigo decisiones. Tenemos que decidir constantemente a todas las vicisitudes que vamos encontrando. En muchos casos analizamos la situación, vemos los pros y los contras, reflexionamos ante todas las posibilidades que observamos, tenemos tiempo necesario para tomar una decisión firme, adecuada y convencida. En otros muchos casos, nos toca decidir con muy poco tiempo para meditar sobre ello, tan sólo nos queda ese rápido momento de sucesión de imágenes en nuestra mente viendo lo que podría pasar, lo que podría ser, para finalmente tener que responder ante un acontecimiento determinado.

Sería absurdo decir que no se presentan oportunidades a lo largo de nuestra vida. Y en todos los ámbitos. Puesto que vivimos se nos suceden todo tipo de opciones donde elegir. Lo que a veces ocurre es que ni siquiera reconocemos una oportunidad. Decidimos hacer una cosa u otra, elegir una opción u otra sin prestar demasiada atención, y lo que ocurre después es la consecuencia de nuestra elección y decisión. Si el resultado es positivo suponemos que hemos aprovechado nuestra oportunidad, pero si sale mal lo calificamos como fracaso, tanto a la hora de elegir como de actuar. Se vea de una manera u otra, las oportunidades se siguen presentando día a día. Lógicamente, no habrá nadie que pueda decir que aprovechó todas las que se presentaron.

“La vida no es sino una continua sucesión

de oportunidades para sobrevivir”.

(Gabriel García Márquez)

***