Escapar de todo para sentirse libre

Publicado: 9 de enero de 2014 en Artículos
Etiquetas:,

soñar-escapar

“Ni aún permaneciendo sentado junto al fuego de su hogar,

puede el hombre escapar a la sentencia de su destino”

(Esquilo)

***

Escapar de todo. Sentirse libre. Escapar para sentirse libre. El juego de palabras que no cesa. Frases tan sencillas de pronunciar y tan difíciles de practicar. Quién no ha sentido esa necesidad innata en el ser humano de romper con todo lo que le rodea, con su rutina, con su vida en general, y escapar bien lejos, ver todo desde otra perspectiva y desde otro ángulo. Quién no se ha sentido atrapado, una, mil veces, como para saber que es necesario un cambio de comportamiento, de actitud, de visualización del presente para encarar el futuro de una mejor manera. La rutina lentamente nos va engullendo entre sus redes de vacío y tedio, dejando paso a la insoportable situación de amargura y de querer salir del laberinto en el que nos sentimos encerrados, buscando la salida y sin éxito. En ciertos momentos parece que no salimos del atolladero, que nos aprisiona la sensación de no querer ni desear lo que nos está sucediendo, lo que nos toca vivir. A veces, nos embutimos en una especie de estado práctico donde intuimos que estaremos bien, un espacio cómodo sin aparentes problemas, desde el cual poder observar todo de otra forma más tranquila y relajada. Y ocurre que, en un determinado momento, descubrimos que lo que hacemos no nos llena, que lo que hacemos lo hacemos como por inercia, sin pensar, sin ni siquiera plantearnos si queríamos haberlo hecho. Porque a menudo nos vemos metidos en un callejón sin salida, las circunstancias mandan y nos dejamos llevar como si de la corriente se tratara. Pero incluso cuando esa corriente se detiene seguimos creyendo que continúa empujándonos. Nos acostumbramos a no pensar, a no desear y, sobre todo, a no luchar por lo que queremos; nos ponemos excusas de cualquier tipo y continuamos haciendo lo que no nos gusta, actuando de forma contraria a lo que pensamos y sin expresar lo que verdaderamente sentimos. Digamos que nos engañamos a nosotros mismos la mayor parte de nuestra vida, y cuando nos arrepentimos de ello intentamos que todo cambie por arte de magia, sin advertir que es necesario un cambio producido por nosotros mismos. Un cambio al que debemos llegar tras haber analizado a conciencia toda nuestra vida. Un ejercicio de repaso general por el que debemos anteponer la sinceridad. Porque si no conseguimos ser sinceros con nosotros mismos nos será muy difícil llegar a ese estado de bienestar propio, porque siempre habrá una pugna interior que no nos permitirá estar bien con nuestra propia realidad.

“Somos libres pero estamos atados a nuestros actos”

***

Y mucha gente llega a ese punto en el cual se plantea todo, su presente, su pasado y su futuro. Pero lo hace profundizando en todas las áreas, llegando a extirparse cada rincón de su mente, intentado averiguar porqué hizo eso o aquello, cuáles fueron las causas que le condenaron a una situación determinada y porqué actuó de aquella manera en aquel determinado momento, porque todo tiene una causa aunque la olvidemos. Todo lo hacemos por una causa. Y nos equivocamos mil veces. En eso consiste la vida: en el error continuo para seguir aprendiendo. Es un curso continuo que jamás se detiene, en el cual podemos descubrir siempre algo nuevo donde menos lo esperamos. Cualquier cosa nos sorprende, y al abrir la ventana de esa vida (la nuestra) podemos llegar a descubrir miles de maravillas. Todo está a nuestro alcance, tan sólo debemos enfocarnos sobre lo que de verdad nos importa, sobre lo que nos realiza y nos da espíritu necesario para seguir luchando. Y resulta tan fácil pensar en eso que decidimos deliberadamente no hacerlo, quizá porque creemos que será un camino lleno de obstáculos y que al final no conseguiremos el objetivo. Algunos lo consiguen, con esmero, con confianza, con retos. Acaso la búsqueda de objetivos es un inicio, un necesario inicio. Como decía el poeta quizá hay que alejarse para comprender, cerrar los ojos para ver y soñar de vez en cuando para sentirse verdadero, sintiendo la emoción del momento una sola vez. Quizá nos falta algo de eso precisamente: emoción. Sin la emoción y sin la pasión no ejecutamos nada de la misma forma. Todo puede parecer diferente. Hay que intentarlo. No a la deriva. NO con precipitación. Sí con convicción. Nadie tiene el secreto del éxito, aunque muchos lo pregonen. Nadie tiene la varita mágica con la que realizar sueños. No se trata de eso. Se trata de intentar ejecutarlos. Se trata de hacer algo. Algo por lo que sentirnos vivos. Y si hay que escapar se escapa. Si hay que saltar se salta. Y si hay que repetir el intento se repite. Escapar puede resultar fácil, pero permanecer libre será más difícil. Sentirnos libres puede ser efímero o no. Siempre dependerá de lo alto que pongamos el listón. La libertad, como la felicidad, puede ser momentánea. Pero debemos aprender a saborearla. A valorarla. Si realmente deseamos escapar hagámoslo. Pero sin mirar atrás. Sin temor al error. El fracaso entrará dentro de las posibilidades pero nadie nos quitará ni nuestro derecho al intento ni nuestra satisfacción por haberlo conseguido. Seamos honestos con nosotros mismos.

“No hay triunfo sin renuncia,

victoria sin sufrimiento,

libertad sin sacrificio”

***

me_voy_a_escapar

comentarios
  1. Zarem dice:

    Voy a seguirte, así podré leerte además de en twiter, no había visitado tu página. Un abrazo, o TODOS.

    Me gusta

  2. Dejar de perseguir innecesariamente lo que pretendemos ser ” yo ideal”, y aceptar quiénes somos en realidad. He ahí la cuestión¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    Me gusta

  3. Ceci Ayesta dice:

    Me pasó en mi propia vida y lo pude ver en la existencia de la gente a mi alrededor, el sentirse acorralado, con la necesidad de ser libres, pero no en cuerpo sino en alma, cuando nos calzamos las alas y dejamos volar cada fibra de nuestro corazón. Mil veces quise escapar de mi realidad, y volví, siempre, porque a veces no tengo el valor de patear el tablero, barajar y dar de nuevo. A veces necesitamos un empujón… gracias por esta lectura…

    Me gusta

  4. Nedda dice:

    Muy buen artculo Tet. Lo compart en Face. Abrazo!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s