Diario de pensamientos: Cuántos abrazos necesitas

Publicado: 1 de enero de 2014 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

Abrazo

“Yo abrazo, delicia pura, tu cara desconocida, idéntica a mi alma”

(Marguerite Yourcenar)

***

Abrazos. Muchos abrazos. Y cuantos más mejor. Que no se acaben nunca. Que no se detengan. Que nos invadan. Que nos refugien en su seno. Que nos acompañen para siempre. Que no seamos capaces de contarlos. Ni de enumerarlos. Que no los olvidemos tampoco. Abrazos. Muchos abrazos. Para cuando nos sintamos bien, pero también para cuando nos sintamos mal. Y para cualquier momento en que no los necesitemos. Porque siempre sientan bien. ¡Un abrazo, por favor! Un abrazo lleno de vida. Que no se asemeje al anterior, ni al mejor que recordemos. Que no sea corto ni largo, que sea el necesario. Que nos alegre el instante. Mil abrazos. Que vengan por todas partes, de cualquiera. Que no haya motivos para darlos. Que se sucedan en el día. En la noche. Que nuestra vida sea un reparto continuo de ellos. Que abordemos nuestras sensaciones junto a ellos. Ayudando a otros, entendiendo a otros, apoyando a otros. Porque un abrazo nos demuestra muchas cosas. Muchísimas cosas. Un abrazo nos delata. Nos da vida, nos enfrenta a nuestros miedos. Un abrazo no debe ser de un conocido, puede venir de cualquier persona. Porque el afecto debe ser universal, sin razones, sin motivos. Un abrazo inesperado puede provocar emociones jamás sentidas. Y porqué deberíamos perdernos esa sensación. Porqué deberíamos reprimirnos cuando deseamos darlos. Muchos abrazos significan un amor, otros un afecto, una comprensión, una empatía, un acercamiento, un compartir, una necesidad, una soledad, una depresión, una pena o una alegría. Un abrazo puede significarlo todo. Puede ir cargado de una energía poderosa, aparentemente inofensiva, pero que puede permitirnos llenarnos de poder de afección. 

“Nada funciona mejor que tener a alguien que te ama abrazándote”

(John Lennon)

***

Cuántos abrazos damos. Cuántos das. Cuántos recibes. Cuántos echas de menos. Cuántos desearías recibir. Cuántos estarías dispuesto a ofrecer. Cuántos abrazos hemos perdido. Cuántos abrazos hemos dejado de dar y de sentir. Cuántos abrazos necesitas para sentirte mejor. Porque la necesidad de un abrazo es incuestionable. Ya el momento que rellena lo hace imborrable. Un abrazo lo dice todo. ¡Dice tantas cosas! Un abrazo expresado en silencio porque no necesita de palabras, ni de ruidos, ni de decorados. Un abrazo es simple pero eterno. Un abrazo concentra un millar de gestos, un millar de sentimientos. Un abrazo es una emoción. Una multitud de emociones encontradas. Es un calor ajeno, unido al nuestro, compenetrados, creando una atmósfera única, inseparable. Un abrazo es desinterés. Una ternura. Un abrazo expresa mucho de quien lo da, pero también de quien lo recibe. Un abrazo nos puede hacer sentir diferentes. Y qué pocos damos. Qué abrazos hemos perdido. Y los echamos de menos. Queremos más. Deseamos más. Deben ser espontáneos, muestras de afecto que invaden el espacio del otro en un instante determinado, muestras que sorprenden, por su naturalidad, porque distraen de la rutina y nos separan de la levedad que nos acoge. Y el abrazo como concepto está infravalorado, porque no se usa lo suficiente. El abrazo debería ser una herramienta usada a diario, y mil veces, pero no es así. Sorprende por anómalo. Aunque debería ser cotidiano. Qué pocos abrazos recordamos. Qué pocos hemos dado. Qué pocos hemos recibido. ¡Abraza! ¡Abraza tanto como puedas! Siéntete abrazado…

“Casi todas las noches,

casi todas las veces que me duermo,

en ese mismo instante,

tú con tu grave abrazo me confinas,

me rodeas,

me envuelves en la tibia caverna de tu sueño

y apoyas mi cabeza sobre tu hombro”

(Idea Vilariño)

***

comentarios
  1. Nuestro deber oscuro es cantar a la paz, a la armonía, al fraternal abrazo de comunión de sueños de los hombres!.
    César Braña

    Me gusta

  2. Precioso `post.
    Que tu cuerpo y tu alma vital estén unidos en un abrazo sin separación.
    Lao Tse

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s