Edimburgo

Publicado: 9 de agosto de 2013 en Rincones del Mundo
Etiquetas:,

edimburgo

‘Nadie en Escocia puede escapar del pasado.

Está en todos lados,

rondando como un fantasma’

(Geddes MacGregor)

***

Edimburgo es la capital de Escocia desde 1437.  También es la ciudad más grande tras Glasgow y sede del gobierno escocés. Ubicada en la costa este del país, a orillas del río Forth. Uno de sus emblemas es la Universidad, que fue uno de los centros más importantes de la educación y la cultura durante la época de la Ilustración. Dos de sus barrios fueron designados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995: los conocidos como The Old Town (Ciudad Antigua) y The New Town (Ciudad Nueva). Su población aproximada es de casi medio millón de habitantes.

Escocia es una de las cuatro naciones del Reino Unido. Con una población aproximada de más de 5 millones de habitantes tiene un territorio de casi 80 mil km2. Su densidad de población es de 65 habitantes por km2. El nombre de Escocia proviene de ‘Scotus‘, término latino que significa ‘irlandés’. Eso hacía referencia a los colonizadores gaélicos de Irlanda, lugar que los romanos denominaron ‘Scotia’, y los irlandeses que colonizaron la actual Escocia fueron conocidos como ‘Scoti’. Los romanos de la Alta Edad Media denominaban a Escocia como ‘Caledonia‘. El reino de Escocia fue independiente hasta 1707, fecha en que se firmó el Acta de Unión con Inglaterra y se creó el Reino Unido de Gran Bretaña. Eso hizo que mantuviera un sistema legal propio, con una entidad jurídica distinta, la pervivencia de leyes propias y un sistema educativo y religioso diferenciado y que caracteriza la cultura escocesa y su desarrollo a través de los siglos.

‘La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz’

(Proverbio escocés)

***

62814

El origen del nombre de la ciudad de Edimburgo se cree que procede de Din Eidyn (‘Fuerte de Eidyn’), justo de los tiempos en que la ciudad era simplemente un fuerte. La ciudad fue atacada y conquistada por los bernicianos anglosajones y el nombre derivó en Edim-burh, término anglosajón y que significa ‘lugar o fuerte de Edwin’. El término ‘burgo’ es habitual en lenguas anglosajonas y germánicas y se refiere al tipo de ciudades caracterizadas por haber crecido alrededor de una estructura central fortificada, ya fuera un castillo o un fuerte.

La historia de la ciudad ya fuera de del fuerte se remonta al siglo XI. El rey Malcolm II aseguró la región de Lothians en 1124. El nombre de la ciudad fue declinándose a medida que los siglos se sucedieron pero hay documentos que demuestran que en el siglo XIV ya se la conocía como ‘Edynburgh’.

Algunos conocen a Edimburgo como la Atenas del Norte, y eso se debe a varias razones. Quizá por su tipografía, dado que la Ciudad Antigua tiene un parecido a la Acrópolis. Una topografía típica del sur de Europa pero no del norte. La época de la Ilustración ayudó a difundir ese mensaje. También incidió su arquitectura neoclásica. De todas formas, muchos han sido los apodos que se han creado para definirla. Poetas escoceses como Robert Burns o Robert Fergusson usaron la palabra latina ‘Edina’ para referirse a ella en alguna de sus obras. Sir Walter Scott la llamó ‘Yon Empress of the North’ (‘Lejana emperatriz del norte’), y Ben Jonson la describía como ‘el otro ojo de Bretaña’. Popularmente, para muchos escoceses, es simplemente ‘embra’, por ser así como se pronuncia el final de la palabra en inglés.

432310909_a2f3741888_z

Su histórico centro está dividido en dos grandes áreas. Por un lado los Prince Street Gardens, y por el otro el Castillo de Edimburgo, asentado en el extinguido tapón volcánico que es el Castle Rock. Los jardines se realizaron en 1816 en el lugar donde se encontraba en pantano Nor’ Loch. Uno de los edificios más característicos es el Edinburgh International Conference Centre. La Ciudad Antigua ha conservado su aspecto medieval, repleta de pequeñas calles denominadas ‘closes’ o ‘wynds’ que suben y bajan a los dos lados de la calle principal.

La Ciudad Nueva fue la solución que se adoptó por la sobrepoblación que sufrió la Ciudad Antigua en el siglo XVIII. En 1766 se convocó un concurso para el diseño de esa parte y el cual ganó James Craig, un arquitecto de 22 años. El diseño fue un plan octogonal, muy acorde con las ideas de racionalismo de la era de la Ilustración. La calle principal sería George Street. Paralelas a ésta se concentrarían otras dos arterias muy importantes: Princes Street y Queen Street. La primera convertida ya en la zona ideal para hacer compras. El puerto de la ciudad se denomina Leith. Todavía retiene una identidad separada de la ciudad y se incorporó a la ciudad de Edimburgo en 1920.

04 Incentive Reise Edinburgh Highlands Schottland Bagpipe Dudelsack Teamevent Jeep

comentarios
  1. Excelente.
    Gracias por compartir.
    Un besote.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s