El peso del viento

Publicado: 2 de junio de 2013 en Artículos
Etiquetas:, ,

www.BancodeImagenesGratuitas.com-Prados-8[2]

“Cómo te pareces al agua, alma del hombre! Cómo te pareces al viento, destino del hombre!”

(Goethe)

***

Evangelista Torricelli nació en Italia en octubre de 1608. Fue famoso por sus trabajos en física y en matemáticas. Desde pequeño fue instruido por su tío Jacob en el mundo de las humanidades quien le envió a Roma en 1627 para estudiar ciencias junto a Castelli. Con sus primeros trabajos el propio Castelli quedó impresionado y pidió personalmente a Galileo para que le acogiera como alumno, cosa que éste aceptó.  Fue el encargado de descubrir el principio del barómetro, demostrando la existencia de la presión atmosférica, que Pascal se encargaría de confirmarlo más tarde. Un litro de aire pesa poco más de un gramo, en concreto 1,293 gr.

images

El peso del aire nos transporta, pero también puede provocar que no avancemos. El aire puede ser usado para beneficiarnos o puede ser un obstáculo que nos perjudique. Depende de nosotros la forma en que asumamos su poder. No darle importancia provocará que nos sacuda, pero advertir su presencia con cautela quizá pueda ser beneficioso. Como metáfora, el viento pesa, y su peso a veces se posa sobre nuestras espaldas. Espiritualmente, el viento nos aspira, nos empuja, nos deja entrever que somos frágiles, nos mueve a su antojo y permite que degustemos su ausencia, una vez que desaparece.

“No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos”

(Proverbio holandés)

***

Su peso nos contrae, nos condiciones, a pesar de saberlo, a pesar de no poder hacer nada para contrarrestarlo. El viento nos aprisiona entre paredes que no existen, entre muros de piedra que nadie ve y que ni siquiera intuimos…ni sentimos. Somos marionetas en su templo de aire, domesticadas a su antojo, despojadas de carácter, de auténtico valor, inertes ante la falta absoluta de medios, inoperantes, inútiles, vacíos…

“No hay árbol que el viento no haya sacudido”

(Proverbio hindú)

***

Restamos esfuerzos, dejándonos llevar, resignados, aparentemente cansinos y fatigados, agotados y extenuados, rendidos ante su fuerza y su ímpetu. Pero intentamos levantar la mirada, para ver a lo lejos, al futuro, a nuestra mañana, a una nueva manera de encarar el problema, los problemas, todos los problemas, desde la distancia, desde la incansable levedad de nuestro ser, pero sabiendo que seguimos derechos, en pie, andando y con ganas de continuar. El peso del viento cree vencernos cuando realmente le estamos engañando. Nuestro coraje es lento pero seguro, necesita de pequeñas dosis de empuje y a veces peca de timorato, pero no se puede dudar de él, sobre todo en ocasiones adversas, siempre que lo necesitamos aparece y cuando menos creemos que puede servir para algo nos arregla el problema. Nuestro coraje es relativamente similar al peso del viento. Sobre nuestros hombros la firmeza del momento, la justa, la necesaria. Sobre nuestros hombres el peso del viento…

“Cuando no sopla el viento, incluso la veleta tiene carácter”

(Stanislaw Jerzy Lec)

***

images (1)

*

Es el viento el que nos mece

es el viento el que nos aprisiona

entre sus paisajes abandonados

entre sus rendijas invisibles…

*

Cómo luchar contra sus brazos poderosos

cómo adivinar que se agotará y nos abandonará

cómo advertir que no nos destrozará

con sus garras apasionadas…

*

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s