Dire Straits

Publicado: 24 de enero de 2013 en Música
Etiquetas:

fotos-de-dire-straits-early-years

“La música sólo tiende a ser

un vehículo para que la poesía fluya”

(Mark Knopfler)

***

Dire Straits (Una situación desesperada) aparecieron a finales de la década de los 70, en plena era del post-punk británico. Aunque su sonido poco o nada tenía que ver con ello. Quizá su origen se debía más bien a esos sonidos de rock de local, de pub inglés, de banda que se reúne para tocar los fines de semana en alguno de los miles de locales donde se puede escuchar música en el Reino Unido. Una tradición que sigue estando vigente. Se inspiraron en la melancolía pero también en un sonido definido, limpio y claro, que sonaba fresco aunque conocido, emergiendo en un momento en que la mayoría buscaba otras fórmulas de experimentación.

Tenían un líder y era evidente. El guitarrista y vocalista Mark Knopfler supo echarse a las espaldas todo el proyecto. Supo calibrar magistralmente las dosis precisas de rock, de blues, de jazz y de folk para construir melodías que se celebraron por todas partes. Un sonido de culto que no puede ni debe pasar de moda. También supo incorporar buenas letras, con reminiscencias ‘dylanianas’ pero que completaban a la perfección todas sus grabaciones. Evidentemente, la música del grupo fue desarrollándose de forma lenta pero segura. Y con cada nueva grabación se iba distanciando de los primeros sonidos pero siempre llevando su sello personal.

La banda se convirtió en un emblema de la generación musical de los ochenta, junto a otros nombres similares como Génesis, Clapton o Winwood. Mark Knopfler nació en agosto de 1949 en Inglaterra. Hijo de arquitecto decidió estudiar literatura inglesa en la Universidad de Leeds mientras colaboraba ocasionalmente como crítico de rock en la revista de la misma ciudad ‘Yorkshire Evening Post’. Una vez terminada su carrera se hizo profesor de inglés e hizo sus primeros pinitos musicales con una banda que no llegó a cuajar. Para aquel entonces se valía de la colaboración de su hermano David Knopfler (guitarrista), del bajista John Illsley y el batería Pick Withers. Grabaron una pequeña maqueta que llegó a oídos del DJ londinense Charlie Gillett. Consiguieron ser la banda telonera del grupo neoyorquino Talking Heads y su primer contrato con una discográfica (Vertigo). Su primer éxito fue el single ‘Sultans of swing’ que triunfó tanto en el Reino Unido como en EEUU.

MI0002122435 (1)

Su primer álbum homónimo también fue todo un éxito. Ese primer single ayudó a que se conocieran y la calidad de su música era evidente. Además, la mezcla de sonidos era atractiva para los dos lados del Atlántico. Se publicó en otoño del 1978 y era un conjunto melódico de rock y blues con raíces evidentes del jazz. Quizá no era un álbum con mucha fuerza pero sí se adivinaba lo que podrían dar de sí en el futuro y el listón de su calidad quedaba en todo lo alto. Las nueve canciones del álbum no desentonaban aunque algunos temas destacaron por encima del resto. Junto al exitoso single se podrían añadir ‘Down to the waterline’, ‘Water of love’ y ‘Wild west end’.

MI0002107344

Su segundo álbum titulado ‘Communiqué’ apareció en 1979. No defraudó, y además consolidó a su público. Vendió más de tres millones de copias en todo el mundo. Salió cuando todavía no se había cumplido un año de su primer estreno, y aunque para muchos era una pequeña decepción y una pequeña copia del anterior, con el paso del tiempo se ha llegado a valorar en su justa medida. Una obra maestra en todo. Desde el comienzo hasta el final. El sonido que ya habían evolucionado tenía una firma y un sello propio, tan sólo había que desarrollarlo y afinarlo. No tuvo el éxito esperado y sólo un single se coló entre los mejores del año ‘Lady writer‘. Pero hay temas que no se pueden menospreciar de ese álbum como ‘Once upon a time in the west’, ‘News’ o ‘Where do you think you’re going?’.

MI0002453618

Para la grabación del tercer disco el grupo vio cómo David Knopfler abandonaba el proyecto para encauzar su carrera en solitario. Le sustituyó Hal Lindes. Esa ausencia hizo que Mark se replanteara un poco sus orígenes del mismo proyecto y se alejó un tanto de las raíces jazz-country-rock para centrarse en algo más ambicioso. El éxito de ‘Making movies’ (1980) no se hizo esperar. Había motivos. Excelentes temas que relanzaron la carrera del grupo. La producción también varió de sintonía, con toques más new wave, una variante de jazz más moderna. Para muchos uno de los mejores trabajos de la banda, un disco que consiguió ser disco de oro tanto en Reino Unido como en EEUU. aunque con los últimos temas el disco va bajando de intensidad o en calidad. Varios singles ocuparon la lista de éxitos: ‘Tunnel of love’ o ‘Romeo and Julieta’. 

MI0002788297

Dos años tuvieron que esperar sus fans para volver a reencontrarse con un nuevo álbum del grupo. Se trataba de ‘Love over gold’ (1982). Aquí aumentaron las ganas de Knopfler para llegar más allá del rock progresivo. Creó una guitarra más virtuosa si cabía y ambicionó temas más extensos con mayores dosis de interpretación. El disco quedó formado finalmente con tan sólo cinco temas pero todos ellos de una duración más profunda y un trabajo más dedicado. El inicio era espectacular, con un ‘Telegraph road’ que duraba casi quince minutos y hacía presagiar una gran obra maestra. Era el momento para Knopfler de consagrarse como un gran guitarrista, decorando los sonidos en forma de ambientes y atmósferas personales, pero no llegó a cuajar del todo. Quizá las expectativas eran demasiado ambiciosas, quizá todos esperaban que el grupo siguiera una senda ascendente, pero lo cierto es que la realidad mostró un disco en esencia menor, un alto en el camino. Con el tiempo parecía que el líder de la banda experimentaba más que fabricaba.

MI0002490925

Porque por aquel entonces, Mark comenzó a explorar otras vías musicales, colaborando en el cine y con algunos otros músicos consagrados, como Van Morrison. De hecho, desapareció del grupo durante los dos siguientes años. No fue hasta 1985 que apareció el siguiente disco del grupo titulado ‘Brothers in arms’. El éxito fue contundente e inmediato. Uno de los discos más vendidos en la década de los ochenta en el Reino Unido. La gira de aquel año tuvo más de 200 fechas. Tras la cual el grupo tuvo que tomarse un merecido respiro. Fue un disco que trajo atmósferas de jazz-rock pero con ambientes de pop. El disco tuvo una aceptación brutal y mundial. Se adhirieron nuevos millones de fans y para muchos de sus seguidores fue considerado como el mejor álbum de la banda. Varios temas ayudaron al tremendo éxito: ‘Money for nothing’, ‘Ride across the river’ y, sobre todo, el que daba título al álbum ‘Brothers in arms’.

MI0001436073

A partir de ahí se abrió otro paréntesis que se interrumpió cinco años después, cuando Mark se juntó con Illsley, Clark y Fletcher, más algún que otro músico de sesión más, y se pusieron a grabar lo que sería el sexto álbum de la banda y que saldría publicado en 1991 con el título de ‘On every street’. No cumplió las expectativas, sobre todo cuando los fans llevaban años esperando otra nueva entrega con tanto ahínco. Aún así, fue disco de platino en los EEUU, pero no pudo entrar ni siquiera en el top 40 de las listas del Reino Unido. La conclusión fue que se trataba de una gran decepción. A finales de ese mismo año la banda anunció su disolución. Su líder se centraría en su carrera particular y en bandas sonoras para películas junto al teclista Fletcher. Illsley, el único que se había mantenido fiel desde el inicio dejó la carrera musical para dedicarse a su otra afición: la pintura. Withers, por su parte se dedicaría a tocar en bandas de jazz. Han sido varios los rumores de una posible vuelta de la banda pero nunca se han confirmado.

comentarios
  1. selvalin dice:

    A mi esta banda me parece en principio cojonuda de cinco estrellas, pero me parece que tenian un gran problema, “marketing”, me parece que se dejaba todo a las manos de Knopfler señor absoluto de la banda y todo el mundo se dara cuenta de que aun siendo un genio con la guitarra su imagen dejaba mucho que desear estaba trasnochada incluso para aquella epoca, esto en mi opinion hizo que se convirtiera en una banda exclusivamente masculina y digamos que comprometia mucho su mercado. No soy una persona que me guie en musica por la imagen, pero si quieres vender masivamente la imagen es importante. Para mi Love over Gold es su mejor disco, no se si cuajo pero canciones como Telegraph road………..me gustaria ver a alguno hoy en dia componiendo y tocando asi.
    Javier

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s