Quinta Avenida (New York)

Publicado: 12 de enero de 2013 en Historia
Etiquetas:, ,

Una vez me dijeron que no hace falta ir a Nueva York para conocer sus calles, sus zonas, sus barrios y sus rincones. Con tantas imágenes repartidas por todo el mundo en revistas, televisiones, películas y documentales, por poner algunos ejemplos. Y puede ser así, pero la experiencia de descubrir en persona esas imágenes que han quedado en la retina de uno durante tantos y tantos años es un hecho francamente fantástico. Porque es cierto que cuando uno pasea por la Gran Manzana por primera vez se siente como si estuviera en casa, como si hubiera paseado por esas calles durante toda su vida; no es nada ajeno o extraño, al contrario, es una sensación cercana y familiar.

Una de sus calles más emblemáticas es la Quinta Avenida, aunque por supuesto hay muchísimas más. Pero es una de las principales arterias de la ‘ciudad’. La que da vida a Manhattan, la que representa como ninguna otra la majestuosidad de la riqueza, del lujo, de las mansiones históricas, de las tiendas más caras del país, la que señala la bonanza económica de un país. La zona más exclusiva transita entre sus calles 34 y 59. Considerada una de las calles más caras del mundo, con unos precios de alquiler tanto de viviendas como de negocios iguales a las calles más caras de Londres, Tokio o Moscú. Aunque ya se reconoce que nunca se va a poder decir cuál es la calle más cara del mundo debido a las fluctuaciones de las monedas que suceden a diario.

Pero sí que es cierto que entre las calles 49 y 57 se considera como la zona de viviendas más cara del mundo por metro cuadrado, solamente igualada por la calle londinense de Sloane Street. Es una avenida que comienza en el Washington Square Park en el barrio de Greenwich Village y transcurre hacia el norte, atravesando el Midtown, el Upper East Side y Harlem, llegando hasta la calle 142 de dicho barrio, justo donde termina el río Harlem. Para atravesarlo  se utiliza el Puente de la Avenida Madison. Pocos podrían decir que no pueden imaginarse una visión en su mente de dicha avenida, son muchos los lugares representativos que se encuentran en ella y es difícil no recordarlos.

En 1862 ya era un hecho que la clase alta neoyorquina ya habitaba dicha avenida. Es en 1893 cuando comienza a transformarse de zona residencial a zona comercial, sobre todo con la inauguración del Hotel Astoria, donde posteriormente se unirá al edificio contiguo para denominarse finalmente Hotel Waldorf-Astoria, justo donde se encuentra actualmente el Empire State Building. Innumerables películas han rodado en dicha avenida, tanto secuencias espectaculares como escenas inolvidables que siguen vivas en el espectáculo de la industria del cine.

Pero en su origen, la Quinta Avenida era más bien una calle estrecha que se amplió por su parte su de Central Park en 1908, quitando espacio a las aceras para dar acceso al tráfico que iba creciendo poco a poco. Todos los bloques que hoy albergan a grandes comercios eran edificios residenciales hasta que comenzó el siglo XX. El primer edificio comercial que se inauguró fue abierto por Benjamin Altman, quien adquirió la esquina noreste de la calle 34 en 1896 y demolió el famoso ‘Marble Palace’. Ya en 1906, sus conocidos almacenes ‘B.Altman and Company’ ya ocupaban toda la fachada de la manzana. Pero lo cierto es que a principios del siglo XX los más ricos de la ciudad se trasladaron a residir a dicha avenida, sobre todo en la franja que va desde la calle 59 hasta la 96, justo en la parte que da al Central Park.

La lista de edificios emblemáticos es larguísima, pero algunos son realmente inolvidables, como el Museo Guggenheim, el Rockefeller Center, la Catedral de San Patricio, el Empire State Building, la Bibloteca, el Metropolitan Museum of Art, la New York Academy of Medicine o el Mount Sinai Hospital. Si hablamos de comercios reconocidos la lista todavía se alarga más: Tiffany, Cartier, Gucci, Prada, Rolex, Bvulgari, Versace, Nike; ¿quién no quiere estar ahi? Todos deben estar ahí, puesto quien no está ahí no está en ningún sitio.

Esta avenida sólo tiene tráfico en dirección sur entre las calles 135 y Washington Square Park, cuando se eliminó el tráfico en doble sentido en 1966. A partir de la calle 135 sí se acepta el tráfico en doble sentido. Y otra curiosidad de esta avenida es que nunca tuvo el tránsito de tranvías. Un servicio especial creado por la empresa Fifth Avenue Coach ofrecía un servicio mucho más exclusivo con una tarifa mucho más cara que lo que costaba el tranvía normal. Un servicio muy diferenciado dada la reputación y el estatus de la población que habitaba la avenida.

comentarios
  1. […] en Central Park o Bryan Park, o en las aceras de alguna calle muy concurrida como la 42, o en plena Quinta Avenida, o en cualquier sitio del Bajo Manhattan. Nada importa, porque Nueva York es en sí misma una […]

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s