Real Sociedad

Publicado: 3 de enero de 2013 en Artículos

Durante toda mi vida he tenido que contestar a la misma pregunta: ¿Por qué eres de la Real Sociedad? Una pregunta que nació cuando tenía diez años y me vi atraído por la esencia de unos colores, de un equipo y de una filosofía. Quizá no soy amante de lo fácil ni de lo masivo. Ir con un grande, que lo puede ganar todo o que lo normal es que lo gane todo, no va conmigo. Seguir a un equipo porque tiene un potencial económico, social y mediático no va conmigo. La esencia del fútbol para mí es otra cosa. Y cuando descubrí la naturaleza real de ese equipo supe que era el mío. Uno no sabe porqué es de un equipo. O sí. Sabe lo que le atrajo de él pero no hay una razón determinada. Lo que sí que es cierto es que cuando sabes de que equipo eres no lo cambias por nada del mundo. Algo muy escrito y muy leído. Y totalmente cierto.

Yo no suelo preguntar a la gente el porqué de su elección por una afición, o por unos colores. Pero me llama la atención la cantidad de gente que no es amante del fútbol en sí mismo y es seguidor de un equipo grande. Llámalo moda. Llámalo apuntarse al carro de lo que se habla. Supongo que si a uno no le gusta el fútbol no tiene porqué seguir a ningún equipo. Puede que le llame la atención el equipo de su pueblo, de su ciudad o de sus amigos o familiares cercanos, pero de ahí a seguir al equipo y considerarse aficionado de ese o de otro es un tema diferente. Supongo que cada cual tiene sus razones a la hora de haber seguido a uno u otro equipo. Algunas veces te lo inculcan en casa, por un padre aficionado, una familia seguidora, un hermano que seguía esos colores, un jugador que seguías en particular y que te hizo querer sus colores, en cualquier caso, todas son buenas razones.

¿Por qué uno no cambia nunca de equipo? Una respuesta que vale millones.

En los tiempos que vivimos, parece un poco insensato seguir a un equipo de una ciudad pequeña, o al menos, no excesivamente grande, sin una gran masa social detrás, sin grandes lobbies mediáticos que alimenten la publicidad y el nombre del club más allá de lo razonable, cuando no gana todo lo que sus seguidores desearían, cuando lo normal es sufrir debido a las circunstancias económicas, y sobre todo si has nacido en una ciudad grande, que alberga un club que lo ha ganado todo, que sigue ganando todo y que se supone que seguirá ganando todo, con una gran masa social, cultural, política y económica detrás. Muchos se sorprenden primero del club al que sigues, y también cuando se enteran de dónde eres. Dos preguntas que se hacen ya cansinas de contestar.

Las razones por las que seguí a ese equipo basado en la cantera, de perfil bajo, natural, con unos colores que me encantaron, de una pequeña y bella ciudad que tuve la oportunidad de descubrir años después y de la que sigo estando enamorado llamada San Sebastián (Donosti)  fueron muchas. Me gustó que tuviera valores que para mí lo hacían imprescindibles, como la entrega, la ilusión, la sencillez, la humildad, la fuerza de un grupo, el amor a unos colores, el trabajo de cantera, señas de identidad todas ellas de un club que se denomina Real Sociedad. Pero comencé a seguir a ese club cuando no era famoso o no tan famoso como lo es ahora, ni había ganado nada como después ganó, ni tampoco se le conocía fuera de España como ocurrió a partir de entonces. Era un club modesto que trabajaba la cantera con jugadores que provenían de la misma provincia y que alimentaba a un club que transitaba por la primera división española y que habitaba un estadio emblemático como fue el viejo Atotxa. Cierto es que algo tenía de británico y eso me llamó la atención también, porque el fútbol británico, para los amantes del fútbol, tiene algo enigmático y maravilloso que lo hacen un tanto diferente. Ni mejor ni peor, pero distinto.

CAMISETA CENTENARIA REAL SOCIEDAD Talla M

Pero me gustó aquel club, aquella afición, aquel viejo estadio y aquellos colores. Es un club que me ha acompañado como un amigo fiel en el fantástico viaje que supone la vida, y lo sigue haciendo. No me importó que pocos lo conocieran, que no se hablara mucho de él. Eso son cosas secundarias. Era una muestra de una pequeña provincia volcada con sus colores y con sus jugadores. Todos en torno a un escudo sencillo pero genial, un viejo balón de fútbol envuelto en una bandera con los colores del club. Y de esa provincia aparecieron cientos de jugadores que dieron sentido a ese equipo durante más de cien años. Un club que se fundó en 1909 y que sigue dando alegrías a miles y miles de seguidores. Un club que ocupa el octavo puesto en la clasificación histórica de la primera división de la liga española. Pero sus orígenes datan de 1904, cuando se fundó el San Sebastián Recreation Club, un club polideportivo que incluía múltiples secciones deportivas, y una dedicada al fútbol.

3913xl

Fue el primer club guipuzcoano que participó en un campeonato nacional (Copa del Rey de 1905). Sus primeros colores fueron unas llamativas camisetas de rayas amarillas y verdes. A comienzos de 1908 los integrantes de la sección de fútbol deciden separarse y formar un club independiente. Nació el San Sebastián Football Club. Ahí se adoptó los colores azul y blanco representativos de la bandera de la ciudad para el uniforme oficial (txuri-urdin), aunque las primeras camisetas eran totalmente blancas con las iniciales SS bordadas en azul y el pantalón también azul. Por motivos de estatutos no podía participar en la Copa del Rey y se vio forzado a inscribirse en el Club Ciclista de San Sebastián que sí cumplía los requisitos. En su participación de 1909 ganó la final de la Copa. Ese éxito provocó que se constituyera oficialmente e independiente el club de fútbol. Y así nació la Sociedad de Football de San Sebastián. En febrero de 1910, el rey Alfonso XIII le otorgó el título de Real al club recién nacido y pasó a ser conocido como Real Sociedad.

atotxa3

En 1913 el club comenzó a jugar en el campo de Atotxa. En 1926 los clubes españoles que estaban constituidos entonces decidieron organizar un sistema de liga, como ocurría en otros países, pero no lograban ponerse de acuerdo. El consenso llegó en 1928, la primera liga de primera división contaría con diez equipos, aquellos equipos que habían sido campeones de copa anteriormente. Estos equipos eran R.Madrid, FC Barcelona, Real Unión de Irún, Arenas de Guecho, Real Sociedad y Athletic de Bilbao. A éstos se añadieron tres finalistas: Atlético de Madrid, CE Europa y RCD Español. Para la décima plaza se organizó un torneo entre otros 8 clubes y en el cual venció el Racing de Santander. Ese primer campeonato nació en febrero de 1929. La Real Sociedad acabó en cuarto lugar y su delantero centro, Paco Bienzobas, se convirtió en el máximo goleador con 17 goles.

n_atletico_de_madrid_la_historia-1014551

n_real_sociedad_historia-151582

Pero, sin duda, la época gloriosa de este club comenzó a partir de los últimos años de la década de los 70. Tras la marcha de su antiguo entrenador Irulegui al Español se decide apostar por un entrenador de la casa, y que había sido segundo entrenador, su nombre era Alberto Ormaetxea. Dirigió a la Real Sociedad durante los siguientes siete años y consiguió los mejores éxitos del club en toda su historia. Y desde su primer año se reunió de un grupo excepcional de jugadores. Una camada de jugadores hechos en la casa que encandilaron a todo un país y a toda una provincia. Entre ellos estaban Alberto Górriz, Celayeta o Uralde, entre otros muchos. Pero cada año se iban sumando nuevos nombres, hasta completar una de las mejores plantillas de la historia de la liga. En su primer año en el cargo acabó la liga en cuarto lugar y se clasificó para la copa de la UEFA.

1130525703_1

La siguiente temporada es una de las más recordadas y eso que no se consiguió el título de Liga, pero estuvo a punto. Consiguió estar 32 jornadas invicto y quedó en segundo lugar. Consiguió mantener un récord que sigue hoy en día activo, pues juntó 38 jornadas sin perder. La derrota en los últimos minutos y con nueve jugadores en el campo del Sevilla a una jornada para terminar sentenció el campeonato en favor del R.Madrid. La sensación fue de que se dejaba escapar la que podía ser la única oportunidad de conseguir una liga. Pero se rehizo y la gloria llegó después. Las dos siguientes temporadas consiguió el campeonato de liga. La alineación base de aquellas temporadas sigue en el recuerdo de todos los seguidores realistas: Arkonada, Celayeta, Górriz, Kortabarría, Olaizola, Diego, Alonso, Zamora, Idígoras, Satrústegui y López Ufarte. El debut en la Copa de Europa en la temporada 81/82 se antojó un tanto decepcionante pues cayó en 1/16 de final frente al CSKA Sofía. Al año siguiente, en la misma competición llegaría hasta semifinales, para caer frente al Hamburgo (que sería el campeón)  tras haber eliminado consecutivamente a Vikingur, Celtic y Sporting de Lisboa.

Casualmente, mis inicios como seguidor de la Real coincidieron con esos años de gloria y triunfos. Nunca lo hubiera imaginado. Pero el orgullo que sentí diciendo que era de la Real permanece todavía ahora, a pesar de que luego llegaron otros momentos, buenos y malos. Y con el paso de los años te das cuenta de que lo que te llena de orgullo es una victoria que nadie espera o la llegada de un jugador que marca diferencias y que se ha hecho en la casa. La cantera ha sido la piedra filosofal en la que se ha construido el club y debe seguir siendo su seña de identidad. Sea donde sea. Poder unir a un grupo de jugadores y dar una versión mejorada año a año es el objetivo, pero no es una decepción o una frustración no poder hacerlo. La gloria ya se tocó. Ahora toca disfrutar.

No he podido ver todos los partidos de la Real que me hubiera gustado ver. Pero eso no me quita que sienta la misma pasión cada vez que juega. Y vaya donde vaya, esos colores me acompañan y llevo el nombre de la Real bien grande para que todo el mundo lo conozca y no olvide. Mi afición por la Real ha sido un tanto solitaria y alejada de Guipúzcoa y de San Sebastián pero no por eso me ha quitado la ilusión por ese equipo. Nunca me ha faltado un pin, un banderín, una bufanda, algo que recordara a todo aquel que no me conocía cuál era mi equipo favorito. Y con el paso de los años sólo puedo añadir que el sentimiento ha crecido y se ha fortalecido.

comentarios
  1. Fantástico!!! Para los que somos de la Real, una joya imprescindible!!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s