Resumir un año en mil palabras

Publicado: 2 de enero de 2013 en Artículos
Etiquetas:,

tiempo23

“El tiempo no es sino el espacio ente nuestros recuerdos”

***

Hay una gran tradición entre la especie humana en celebrar la salida o finalización de un año y la entrada y el inicio de uno nuevo. Muchos utilizan esa fecha tan marcada para proponerse objetivos y promesas que nunca realizarán y, aunque están convencidos de ello, tratan de disimularlo y aparentar lo contrario. Los proyectos que uno va planeando no pueden diseñarse justo a finales de año puesto que se van construyendo poco a poco, lentamente, madurando y macerándolos, durante muchos días del año. Y algunos de esos proyectos ven la luz y otros no. Simplemente se quedan en anécdotas que la mayoría de veces ni se recuerdan.

 “No te das cuenta de la presencia de algo

hasta que esto se hace difícil de superar.

Es precisamente así como se percibe el tiempo,

cuando, de pronto, resulta difícil hacerle frente”

(Peter Hoeg)

***

Parece como si tuviéramos que dar la bienvenida al año que comienza con alegría, ilusión y esperanza y cerrar la página del año que se acaba, cuando todo está de alguna forma relacionado. Ni terminamos ningún libro de nuestra vida, ni debemos cerrar la última página del año que termina, más bien comenzamos un nuevo capítulo. Y la historia continúa. No cambia, sino que se desarrolla. Somos los protagonistas de una trama que dura lo que dura, pero el fin de un año y el comienzo de otro no significa que empecemos o acabemos nada. Seguimos navegando por la senda del descubrimiento sea la fecha que sea.

margaritas de tiempo

En muchas ocasiones decimos, pensamos y estamos convencidos de que un año pasa muy deprisa, demasiado deprisa quizá, y el sentido del tiempo nos traiciona. Porque si analizamos seriamente y en profundidad todo lo que hemos hecho durante un año, y todo lo que ha ocurrido en ese transcurso, nos damos cuenta de que han sido muchas más cosas de las que creíamos. Y que lo vivido representa muchas experiencias, buenas y malas, pero muchas al fin y al cabo. Muchas emociones, muchas sensaciones, muchos sentimientos y muchos pensamientos. Y nada de eso acaba siendo demasiado.

Decir que el año ha pasado muy deprisa y que no nos hemos dado cuenta de lo que ha ocurrido en él es un poco simplista y superficial, es querer abreviar lo que no se puede o no se debe. A lo mejor es que no nos hemos parado a meditarlo como se merece. Porque si nos paramos a meditarlo seriamente nos daremos cuenta realmente que el año que termina nos ha ofrecido muchas cosas y que necesitaríamos mucho más que mil palabras para poder explicarlo, sin duda… Otra cosa es que queramos o no recordar muchas de las cosas que ocurrieron o nos cueste horrores cerrar los ojos y meditar sobre ello.

Nuestra memoria lo guarda todo. Deseamos quedarnos con los buenos momentos, guardarlos en un archivo especial para poder revivirlos en el futuro, cuando lo queramos o lo necesitemos, para que nos luzca una sonrisa en el rostro que quizá en ese momento no aparecía. Todos esos momentos que nos llamaron la atención, los que nos hicieron sentir algo.  También deseamos enviar a la papelera los malos momentos, aunque la mente no nos haga ningún caso y de vez en cuando nos los recuerde para que no los olvidemos. Y debemos ser inteligentes y aprender también de esos momentos. Son esenciales para poder desarrollar la trama siguiente. Para ser capaces de enfrentarnos a nuevos retos y nuevos objetivos.

“El tiempo es cuestión de tiempo,

la vida es cuestión de vida,

la vida dura un momento, 

el tiempo toda la vida”

***

Si me dijeran resume el año que acaba en unas líneas supongo que aparecerían miles de imágenes, decenas de personas, varios lugares e infinidad de emociones, sensaciones y pensamientos. Para resumir el año que termina no puedo olvidarme de muchas miradas, tanto melancólicas como sinceras, miradas de agradecimiento y de empatía. No puedo olvidar esas manos estrechadas, esos besos encontrados y todos los que se han quedado pendientes. Las manos que me tocaron y los abrazos compartidos. Las risas espontáneas y los sueños reunidos. No puedo olvidar paisajes de ensueño que me hicieron sentir pequeño pero privilegiado. Ni el silencio de algunos lugares lejanos, ni el aroma de las flores de otro mundo, ni la sensación de pisar arenas blancas, húmedas y solitarias que jamás volveré a pisar. Ni los sabores de muchos platos distintos, de tierras lejanas.

No puedo olvidar a todas esas personas que han hecho de este año un año muy especial. Porque cada año nos ofrece un abanico de nuevas oportunidades. Y eso es lo que hace a cada uno ser original. Ni mejor ni peor, sino diferente. Hay muchas canciones, muchos libros y muchas historias que se quedan en el recuerdo. Muchos objetivos cumplidos y miles por desarrollar. Muchas aventuras descubiertas y otras que vendrán. Ilusiones que nunca estuvieron en mi mente y que aparecieron como un tesoro escondido.

“El tiempo es pasado, presente y futuro

que se recicla en cada instante

para ser vivido y revivido”

***

Recordaré a todos esos pueblos que me acogieron, que me abrazaron y me ayudaron. Como todas las inquietudes de otras gentes, sus preguntas y sus dudas. Recordaré con cariño a todas esas personas que se añadieron de forma natural a mi vida, a mi historia. Un sinfín de historias que se juntan para volverlas a vivir, para no olvidarlas. Experiencias infinitas que me ayudaron a conocerme mejor y que me dieron respuestas tras muchos años de preguntas. Un año que me dio conclusiones y que me abrió miles de puertas. Que me enseñó mi verdadero yo y que me descubrió tal como soy, con mis errores, mis defectos y mis rarezas.

Un año que me ha hecho más grande. Que ha conseguido que por fin respire hondo y mire al cielo de otra forma pues he llegado a comprender muchas cosas, y sobre todo a mí. Y la conclusión quizá es que el camino sigue ahí, justo delante de mí, con diversas direcciones, esperando a ser recorrido. Y a lo mejor, pensándolo mejor, la dirección que elija no será tan importante, sino la actitud y la forma en que lo haga.

“No creas en el tiempo y cree en el ahora,

que es lo único que sabes con certeza”

***

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s