Greenwich (Londres)

Publicado: 14 de diciembre de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:,

Cada años más londinenses se ven atraídos por habitar en el sur de la ciudad. Quizá sus precios de vivienda más asequibles, sus zonas verdes por todas partes y una atmósfera relajada invitan a ello. Uno de los barrios de moda en esta zona de la capital británica es Greenwich (pronunciar ‘gren-itch’). Y a decir verdad aunque sólo sea de visita este barrio merece mucho la pena. Por su arquitectura, por sus parques y por sus museos. De hecho, el número de visitantes y de turistas a esta zona ha ido creciendo en los últimos años de manera destacada. También fue sede de los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Greenwich es un barrio enclavado en el municipio del mismo nombre. Ubicado junto a la ribera del río Támesis y es famoso por su historia marítima y por ser sede del Royal Observatory y el Museo Nacional Marítimo. Desde 1997, el centro histórico del barrio de Greenwich fue proclamado como patrimonio mundial por la Unesco. En esa zona se ubican también el Colegio Real Naval, la Universidad de Greenwich, el barco Cutty Shark y el Observatorio, además de su gran parque real que alberga varias hectáreas de terreno. A principios de la década de 2000 el censo del barrio reflejaba que vivían más de 200 mil habitantes. El grupo étnico mayoritario es el blanco que significa el 75% del total. Su densidad de población es de más de 4 mil personas por kilómetro cuadrado.

Otro de los atractivos del lugar es que por aquí pasa el famoso Meridiano de Greenwich. Es también conocido como meridiano cero, o base o primer meridiano. El meridiano a partir del cual se miden las longitudes. Se corresponde con la circunferencia imaginaria que une los polos y que recibe ese nombre por pasar por esa ubicación concreta. Fue adoptado como referencia en una conferencia internacional celebrada en 1884 en Washington. En aquella conferencia se llegaron a unos acuerdos básicos: era deseable adoptar un único meridiano de referencia, el de Greenwich sería el meridiano inicial, todos los países adoptarían el día universal comenzando a medianoche (hora solar) en Greenwich y con una duración de 24 horas.

Los meridianos en sí son los semicírculos máximos del geoide terrestre que pasan por los polos, unas líneas imaginarias que sirven para determinar la hora y el año. Todos los observadores situados sobre el mismo meridiano ven al mismo tiempo al Sol en lo más alto de su curso, lo que indica que es mediodía. La línea opuesta al meridiano de Greenwich corresponde a la línea internacional de cambio de fecha, que atraviesa el Océano Pacífico.  El Royal Observatory tuvo una ambiciosa reforma de más de 15 millones de libras. Se divide en dos secciones: por un lado está el Meridian Courtyard, donde el globo se divide en este y oeste y donde los visitantes pueden poner un pie en cada hemisferio; por otro lado está el Flamsteed House, un edificio que mandó construir Carlos II en 1675 sobre los mismos cimientos del Castillo de Greenwich y que fue diseñado por Christopher Wren. En febrero de 1894 el Royal Observatory fue objetivo de una conspiración anarquista con un ataque bomba. El causante fue el francés Martial Bourdin que tenía 26 años, quien se voló su mano con el intento y que moriría poco después. Nunca se supo exactamente el motivo por el que eligió este lugar pero Joseph Conrad se inspiró en este hecho para escribir la novela ‘El agente secreto’.

Una de las mejores zonas del barrio es su fantástico parque. Quizá una de las mejores zonas verdes de todo Londres. Repleto de jardines de rosas, de senderos pintorescos y de fabulosas vistas de la ciudad desde lo alto de su colina, cerca de la estatua del general Wolfe, justo en frente del observatorio. Son más de 70 hectáreas de terreno y es considerado el parque real cercado más antiguo, obra de André Le Nôtre, el mismo paisajista que diseñó los jardines de Versalles de Luis XIV.

El Cutty Shark es el último de los grandes barcos que navegó entre China e Inglaterra en el siglo XIX. El Museo Nacional Marítimo recorre la larga y accidentada historia de Gran Bretaña en su escena marítima. Destaca el Miss Britain III, el primer barco capaz de superar los 160 km/h en mar abierto; la barcaza real dorada de 19 m de eslora y construid en 1732. En la primera planta está situada la muestra Your Ocean dedicada a la ciencia, la historia y el futuro del mar. Otro museo que no se debe perder el visitantes es el Imperial War Museum, centrado en la acción militar de las tropas británicas y de la Commonwealth en el siglo XX, pero que destaca por sus muestras sobre el Holocausto y la crudeza de la exposición sobre crímenes de la humanidad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s