Hay cosas que nunca cambian

Publicado: 2 de diciembre de 2012 en Artículos
Etiquetas:,

“Son cosas chiquitas.

No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo,

no socializan los medios de producción y de cambio,

no expropian las cuevas de Alí Babá.

Pero quizá desencadenen la alegría de hacer,

y la traduzcan en actos.

Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla,

aunque sea un poquito,

es la única manera de probar

que la realidad es transformable”

(Eduardo Galeano)

***

Porque hay cosas que nunca cambian y que nunca cambiarán. Porque lo vemos a nuestro alrededor continuamente. Porque siempre existirá la seducción, el amor y el odio. Y siempre una mirada representará lo enigmático, como lo inquietante y lo misterioso. Porque hay cosas que no van a cambiar, aunque evolucionemos mucho o eso creamos.

Siempre veremos ese huerto lleno de tomates y las manzanas colgadas del árbol. Daremos paseos eternos para reconciliarnos con nosotros mismos y con los demás. Pasaremos las horas charlando con nuestros cercanos para intercambiar opiniones y argumentos. Las ideas correrán de uno a otro sin control ni descanso.

Seguiremos tomando esa taza de té o de café y miraremos al cielo en los días melancólicos y grises. También miraremos el sol cuando brille. Seguiremos escuchando la misma canción, aquella que nos hizo sentir tanto y que sigue haciéndonos sentir todavía. Porque hay cosas que no se transforman, que no logran cambiar.

No cambia esa brisa, ese olor, ese aroma y ese abrazo. Como no cambian las horas esparcidas en innumerables pensamientos, alejados de toda la realidad que nos agobia. Porque no cambian los pasos, tan sólo los caminantes. Y no cambia ese amanecer ni esa sonrisa cómplice que nos delata.

No cambia esa emoción del primer momento, del primer beso y de la primera caricia. No cambian las horas del dormir ni las horas de descansar. No cambian las esencias, tan sólo los episodios. No postergamos nada puesto que todo está postergado desde el inicio aunque no sea nuestro deseo.

No retrasamos sino que no avanzamos. La evolución es relativa, en unos casos más que en otros. Cambios y transformaciones que atraviesan el túnel del tiempo de manera vertiginosa para ofrecernos nuevas formas de vida, cuando seguimos haciendo el mismo pan. Cambios que explican el paso del tiempo pero que no resuelven el problema de la subsistencia.

La especie humana sigue sumergida en la vorágine de la evolución, a veces arrasando todo lo que encuentra a su paso, sin importarle lo más mínimo contra quien atente ese comportamiento. Porque hay cosas que no cambian, que el llanto del niño es el mismo y que el saber que alguien nos apoya no tiene pérdida. Que una lágrima sigue teniendo el mismo significado y que la lucha sigue siendo el tema habitual.

Que no podemos dejarnos llevar porque entonces estamos perdidos. Que sometemos nuestra inseguridad al transcurso inevitable del mañana, cuando no aprovechamos el presente y estamos demasiado condicionados con nuestro pasado. Son cosas que no cambian y esa es la auténtica realidad. Porque entrelazar las piernas sigue siendo soberbio y no puede cambiar.

Ni nada lo puede sustituir, porque el sentir sigue siendo la fuerza imperiosa de nuestras acciones y no debemos dejar que nos abandone. Porque la especie humana sigue buscando nuevas fórmulas de felicidad sin apreciar para nada lo que le hace feliz en este momento preciso. Porque la violencia no se extingue, ni la represión tampoco.

Porque los delitos siguen siendo habituales, los tenemos justo delante de nosotros. Porque sigue sin haber respeto, ni educación. Porque la tolerancia se comenta pero no se realiza. Porque necesitamos de las sensaciones, de las emociones. No podemos escapar de ellas. Porque el sexo nos lo dice todo, y si no, nos lo imaginamos. Porque la imaginación nunca morirá y nos acompañará siempre.

Porque hay cosas que además no pueden cambiar, es imposible. Porque el sabor de una fruta o una verdura  perduran en la memoria y nada ni nadie nos las puede sustituir. Porque el vino que nos embriaga nos enseña a ser nosotros mismos, a buscar en su aroma y en su color las enigmáticas notas de diferencia. Porque somos y seremos animales, dispuestos a luchar por instinto, a sobrellevar las cargas anunciadas y las que vendrán.

Porque no es posible cambiar lo que no se puede cambiar. Porque aprendemos a separar lo necesario de lo imposible, lo efímero de lo inimaginable. Porque la soledad nos abrumará con sus redes, como la nostalgia y la pérdida de alguien querido, la muerte nos acechará como el paso final de nuestro tránsito personal.

Que las cosas simples siempre resurgirán por encima de las grandiosas ambiciones para representar lo verdadero, que la risa nos deleitará con lo bueno, y no querremos que se vaya. Que desearemos que todo lo que nos gusta permanezca, como siempre y como nunca. Porque las cosas no podrán cambiar, ni mañana ni nunca.

Y lo entendemos aunque no lo aceptemos. Porque pisar esa arena con los pies descalzos no tiene precio, como tampoco lo tienen sentir el agua fría del mar y su sonido. Porque la luna nos hipnotiza constantemente y la echamos de menos cuando pasan días sin verla. Porque todo cuanto nos hace emocionarnos debe ser rutina y no al contrario.

Porque nos estremecemos con sensaciones ahora y siempre y sin ellas estaríamos perdidos. Porque hay cosas que nunca cambian debemos valorar los pequeños detalles, para comprender más y mejor, para conocernos, para sentirnos más y mejor, para vivir en definitiva. Y porque donde esté esa mirada, ese roce, esa mano suave, esa caricia y ese beso no podremos colocar nada más, porque ese abrazo lo es todo y en el todo nos sentimos todavía mejor.

“La realidad no es otra cosa

que la capacidad que tienen de engañarse nuestros sentidos”

(Albert Einstein)

***

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s