Docklands (Londres)

Publicado: 30 de noviembre de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:

Se hace difícil, mientras se contemplan sus edificios ultramodernos que dominan la Isle of Dogs  y Canary Wharf, imaginar que esta zona fue el mayor centro portuario del mundo desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XX.  Era un nudo de todas las comunicaciones del Imperio Británico con el resto del mundo a nivel comercial. Los Docklands eran unos muelles que daban trabajo a una comunidad muy cerrada de trabajadores que seguía prosperando incluso al principio de la Segunda Guerra Mundial hasta que fueron bombardeados. Tras la guerra, estos muelles no pudieron afrontar todos los cambios tecnológicos que se necesitaban para afrontar el futuro. El Imperio Británico hacía aguas y los nuevos buques, mucho más grandes, profundos y con enormes contenedores necesitaban y exigían puertos más profundos y con nuevas técnicas de carga y descarga. Y fue así como en la década de los 60, los muelles comenzaron a cerrarse con espantosa velocidad y el número total de trabajadores bajó de forma alarmante, desde los 50 mil en 1960 a los 3000 en 1980. La decadencia había hecho efecto y era la realidad del momento.

Como Docklands se conoce a un territorio en el sureste de Londres. Forma parte de los municipios de Southwark, Tower Hamlets, Newham y Greenwich. En la actualidad, estos muelles han dado paso a una zona comercial y residencial. La primera vez que se utilizó el nombre de los Docklands fue en un informe del gobierno sobre los planes de desarrollo de la zona en 1971. Cuenta la historia que los barcos solían atracar en zonas pequeñas de Londres, en la zona conocida como Southwark, popularmente llamada ‘la piscina de Londres‘. Pero no se cuidó ni el entorno ni las condiciones. Era territorio conquistado por ladrones y el espacio siempre fue insuficiente. Para paliar esas deficiencias se constuyó el muelle de Gran Howland, con capacidad para más de cien embarcaciones. Ese fue un gran éxito comercial y se crearon dos fases de expansión. Una hacia la West India y otra hacia la Royal Victoria, Millwall, Royal Albert y King George ya en la década de los años 20.

Existían tres tipos de muelles. Los muelles mojados eran donde los barcos cargaban y descargaban. Los diques secos, mucho más pequeños, servían para reparaciones. Los astilleros eran las zonas donde se construían y estaban esparcidos a lo largo de la orilla del río. Pero aparte de esto, se extendían una larga hilera de almacenes, muelles, embarcaderos y puntos de amarre. Todos los muelles fueron originalmente construidos por empresas privadas. Pero a partir de 1909 fueron gestionados por la Autoridad Portuaria de Londres (PLA), fusionando todas las compañías en un intento de hacer más eficiente la zona y mejorar las relaciones laborales. Tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial se reconstruyó toda la zona y se vivió una nueva prosperidad, sobre todo en la década de los cincuenta. Pero con las nuevas exigencias las grandes embarcaciones se trasladaron sobre todo a los puertos de Tilbury y Felixstowe. Y entre 1960 y 1980, todos los muelles cerraron, dejando más de 20 km2 de tierra abandonados en el este de Londres. Se extendió el desempleo y la pobreza y los problemas sociales se fueron haciendo habituales.

Pero la década de los ochenta trajo nuevos aires de prosperidad y de futuro. Gracias al secretario de Estado de Medio Ambiente, Michael Heseltine, se formó una corporación para la reconstrucción de los Docklands. Se designó el territorio como zona empresarial, donde las empresas estarían exentas de impuestos sobre la propiedad aparte de otros incentivos. La inversión por parte de muchas compañías no se hizo esperar. Quizá el proyecto más ambicioso fue Canary Wharf, construyendo en esa zona el edificio más alto de Gran Bretaña y desarrollando el segundo centro financiero de Londres, aunque no estuvo exento de problemas su construcción. El único problema que tenía la zona era el transporte, inexistente durante toda su historia. Para eso se proyecto el DLR (Docklands Light Railway), un tren que conectaría la zona portuaria con la ciudad. Y esa construcción provocó la posibilidad de la apertura del aeropuerto London City Airport, inaugurado finalmente en 1987 sobre la columna vertebral de los Royal Docks.

Sólo por poner algunos datos, se puede decir que la población de la zona en los últimos 30 años se ha duplicado, y el área ya está considerada como un importante centro de negocios y más deseada para vivir. Las conexiones de transporte son nuevas y eficientes. Muchos de los antiguos muelles ya son edificios convertidos en viviendas, algunas de alto standing. Tanto Greenwich como Deptford han notado su reurbanización, como resultado de la mejora en las vías de comunicación. También ha desarrollo efectos negativos, como un boom inmobiliario masivo y aumento de precios de la vivienda, o el contraste entre un piso de lujo junto a viviendas públicas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s