Diario de pensamientos : Mirar un cuadro

Publicado: 17 de noviembre de 2012 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

***

“Todos los hombres se muestran afectados en cierto grado

ante la presencia del mundo,

algunos incluso para su propio deleite.

Ese amor por la belleza se denomina GUSTO .

Otros abrigan ese mismo amor en tal grado que,

no satisfechos con recrearse en él,

persiguen encarnarlo en nuevas formas.

A esa creación de la belleza se le llama ARTE”

***

Para los que nos sentimos atraídos por el arte, sobre todo la pintura, y no somos precisamente ‘expertos en la materia’, siempre nos resulta un tanto dudosa la forma en la que se debe contemplar un cuadro. Cuando visitas cualquier museo del mundo, sobre todo esos grandes museos que abarcan cientos de obras, llega un momento, tras un par de horas de interés exhaustivo en intentar grabar hasta el más mínimo detalle de todas las obras que nos impactan por encima de las demás, en el cual pierdes toda la concentración y cada vez resulta más difícil concentrarse en la contemplación de un cuadro en particular.

“A veces hay que estropear un poquito el cuadro para poder terminarlo”
(Eugène Delacroix)
***

Siempre llama la atención la forma en que cada cual mira un cuadro, varios o todo un museo. Porque también es cierto que si uno puede ver unos cuantos cuadros durante una mañana otros pueden verse un museo en un par de horas. Partimos de la base de que la mayoría de personas son ajenas a entender el arte como tal, me refiero a la técnica en sí misma. El arte es ese detalle que a alguien le impresiona por encima del resto.

“Una pintura es un poema sin palabras”
(Quinto Horacio Flaco)
***

Llamar la atención, lograr concentrar nuestra atención y sentirnos atraídos sin saber el porqué forma parte de la reacción ante la muestra de arte. Para lo que algunos no sería arte para otros es una delicia. En cierta forma, es una ventaja. Cada cual puede abrirse ante la visión de un cuadro y reconocer si se siente atraído por él o no. Ya sea por su potencia artística, por sus colores, por sus sombras, por su crudeza, etc. Cada uno daría un argumento diferente para intentar explicar el motivo de su atracción.

“Lo malo de la pintura abstracta
es que hay que molestarse
en leer el título de los cuadros”
(Oscar Pin)
***

¿Cómo se debe mirar un cuadro? ¿Hay acaso técnicas infalibles que nos pueden ayudar a ello? Un cuadro se mira o se contempla. A veces ninguna de las dos cosas. La vista lo percibe desde el primer instante y desde ahí provoca la sucesión de sensaciones que van directamente al cerebro. Y cuando esas emociones fluyen  nos hacen estar mirando la obra  sin ni siquiera pestañear durante varios minutos y sin darnos cuenta.

Son esas emociones que nos hacen mirar ese color, esa luz, ese trazo, esa mirada, ese silencio… Dicen los expertos que hay bases y directrices para saber manejar el asunto, que lo primero que hay que analizar es el dibujo, el contorno, la línea, el tono, la luz, el color, la técnica y el estilo. Se dice que un cuadro gusta o no gusta, no hay medias tintas. Y aquel que gusta,  gusta siempre. Y se puede contemplar muchísimas veces para llegar a apreciar más todos sus pequeños detalles, lo que no se ve con una u dos revisiones, esos detalles minúsculos que se concentran como pequeños secretos bien guardados para ser descubiertos lentamente, como un proceso lento pero preciso entre la obra y el espectador para hacerla y sentirla eterna.

Cada uno contempla el cuadro a su manera. Pueden ser unos segundos de recorrido visual, de fijación momentánea. Puede ser un esquivo momento distraído en otras cosas. Un reflejo de una sorpresa, de un destello que nos desequilibra por un segundo. Un momento mágico que nos dice que hay quedarse más tiempo justo en frente, indagando, profundizando, llegando al núcleo más delicado del asunto. El tema, el objeto o el contenido a veces quedan en un segundo plano, la importancia que le demos será la importancia que consiga. Decididamente, no tiene nada que ver la forma en que un experto en arte contempla un cuadro de la que utiliza otra persona ajena a las técnicas de dicho arte. Pero la sugerencia, por un lado u otro debe surgir para que exista el ‘feeling’ necesario.

“Después de todo,
la pintura se ha de hacer tal como uno es”
(Juan Gris)
***

Dejar que el impacto sea tremendo sobre nosotros, alejándonos de prejuicios, absorbiendo cada rincón como el único y como el definitivo,  puede servir para que nos demos cuenta de que estamos embriagados por una imagen o por un paisaje. Abriendo la mente para succionar cada sabor, cada estilo, cada momento mágico que nos propone una estampa cualquiera, una obra creada con el mimo y el cuidado más superlativos para generar todas las gamas de sensaciones posibles. Dejarnos atrapar por la magia, si la vemos, si la sentimos, simplemente eso.

comentarios
  1. Manel dice:

    Recibe mi gtatitud, mi admiración y mi aplauso más sincero.
    Un abrazo sincero.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s