Charles Bukowski

Publicado: 14 de noviembre de 2012 en Literatura
Etiquetas:, ,

“Un intelectual dice una cosa simple 

de un modo difícil.

Un artista dice algo difícil de modo simple”

***

Se llamaba realmente Heinrich Karl cuando nació en Alemania en agosto de 1920 pero cambió su nombre profesional a Charles. Charles Bukowski fue un escritor un tanto adelantado a su tiempo, o quizá un poco fuera de juego con respecto a lo que vivía a su alrededor. Fue muy prolífico, escribiendo más de cincuenta libros, innumerables relatos cortos y multitud de poemas. Considerado como uno de los escritores que han influido más en las nuevas generaciones, ha sido muy imitado en su estilo y en su escritura. Fue una de las figuras del ‘realismo sucio’ y de la literatura independiente.

El conocido ‘realismo sucio’ o ‘dirty realism’ fue un movimiento literario estadounidense que surgió en la década de los 70 y que pretendía reducir la narración (en especial el relato corto) a sus elementos más fundamentales. Se trataba de una derivación del minimalismo y que tenía sus propias características. Se caracteriza igualmente por la tendencia clara hacia la sobriedad, hacia la precisión y brevedad y en la parquedad de palabras expresadas, sobre todo en lo que se refería a la descripción. Todo, absolutamente todo lo que entraba en una obra, ya fueran objetos, paisajes, personajes, situaciones o diálogos debían caracterizarse por ser concisos y superficiales, al menos en su concepto. El uso de adjetivos y de adverbios se limitaba a la mínima expresión. Se apostaba claramente por el contexto, por la esencia, por el sentido profundo de una obra.

“Alguna gente no enloquece nunca. 

Qué vida verdaderamente horrible deben tener”

***

Junto a Bukowski, otros escritores formaron parte de esta corriente literaria. Nombres como J.D. Salinger, Richard Ford, Chuck Palahniuk, John Fante, O. Henry o Raymond Carver en los EEUU. Pero también esta corriente ha tenido mucha influencia en muchos escritores latinoamericanos, como Fernando Velázquez Medina, Pablo Palacio o Zoé Valdés. A menudo se tiende al error de clasificar a Bukowski como autor de la ‘Generación Beat’ debido a sus similitudes en el estilo y en la actitud literarias. Por dicha generación se conocía a un grupo de escritores norteamericanos de la década de los cincuenta y al fenómeno cultural sobre el cual escribieron. Se referían sobre todo y abogaban por el rechazo a los valores clásicos estadounidenses clásicos, el uso de las drogas, la libertad sexual yel estudio de la filosofía oriental como forma de vida. Movimiento que dejó un gran legado y una gran influencia y que propició más tarde la fermentación de otro nuevo comportamiento, movimiento y pensamiento cultural llamado ‘contracultura’ o ‘movimiento hippie‘.

“La diferencia entre una democracia y una dictadura

es que en una democracia,

primero votas y después recibes órdenes.

En una dictadura no tienes que perder el tiempo votando”

*** 

Fue un escritor que fue adorado y odiado con la misma intensidad. Acusado a menudo de utilizar un estilo soez y de mala educación y de poner por delante su protagonismo al estilo literario. Se decía que anteponía sus obsesiones antes que el mero relato, aunque fueron muchos sus defensores y admiradores, defendiéndole con argumentos como que era un escritor realista, que frecuentaba la autenticidad por encima de todo y resaltando su condición de escritor maldito. Su familia, tras la Primera Guerra Mundial se mudó a Baltimore (EEUU) en 1923, cuando el pequeño Charles tenía tres años. Y para que pareciera más americano sus padres comenzaron a llamarle Henry. Más tarde se trasladarían a un suburbio de Los Ángeles. Fue un niño maltratado por su propio padre (bien relatado por él mismo en muchos de sus escritos), y tampoco fue muy apreciado en el colegio. Todo ese cóctel de hechos junto a la realidad de su timidez hicieron que se refugiara en la lectura durante esa parte de su vida. Estudió más adelante arte, periodismo y literatura en la misma Universidad de Los Ángeles.

“Se requiere de mucha desesperación,

insatisfacción y desilusión

para escribir unos pocos buenos poemas.

No es para todo el mundo

ya sea para escribirlos o siquiera leerlos”

 ***

Con 24 años ya tuvo la suerte de ver como se publicaba su primer relato corto. Pero se desilusionó con el proceso de publicación y dejó de escribir durante más de una década. Vivía en Los Ángeles pero también se dedicó a vagar por el resto del país. Se ganó la vida mediante trabajos temporales que iba cogiendo y dejando según el momento y la época y se hospedaba en pensiones baratas. Cuando comenzó la década de los 50 se puso a trabajar de cartero y permaneció durante tres años y en 1955 le tuvieron que hospitalizar por una úlcera que le sangró y que fue muy grave. Fue salir del hospital y comenzó a escribir poesía. En el 57 se casó con la poeta Barbara Frye pero ese matrimonio sólo duró un par de años. Siguió trabajando en la oficina de correos y más tarde vivió en Tucson, una ciudad que tuvo su influencia dado que allí conoció a John Webb y Gypsy Lou, que le animaron a publicar y a vivir profesionalmente de su literatura.

Y fue a finales de los 60 cuando se decidió a vivir enteramente para la literatura, dejando por completo su trabajo como cartero. Él mismo definió esta decisión con una frase categórica: “Tengo dos opciones, permanecer en la oficina de correos y volverme loco… o quedarme fuera y jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morir de hambre”. Y toda la obra que acumuló después fue traducida a un montón de idiomas, ha sido calificado como icono de la decadencia norteamericana y de la representación nihilista característica después de la Segunda Guerra Mundial. No destacó por su ambición, y murió de leucemia en 1994 cuando contaba 73 años. En su lápida se puede leer: ‘Don’t try’. 

Su obra se publicó en revistas como ‘The Outsider‘ o ‘Los Angeles Free Press’. Su primera novela se tituló ‘El cartero‘ (1969), y a ésta le siguieron otras muchas famosas y de éxito como ‘Factótum’, ‘Hollywood’, ‘Pulp’, ‘La máquina de follar’, ‘Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones’.

“El amor es una niebla que se quema con el primer sol de la realidad”

***

comentarios
  1. Javier dice:

    Que buenas frases, no podria decir cual es mas cierta, que ingenio, que envidia.
    Javier

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s