Archivos para noviembre, 2012

Docklands (Londres)

Publicado: 30 de noviembre de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:

Se hace difícil, mientras se contemplan sus edificios ultramodernos que dominan la Isle of Dogs  y Canary Wharf, imaginar que esta zona fue el mayor centro portuario del mundo desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XX.  Era un nudo de todas las comunicaciones del Imperio Británico con el resto del mundo a nivel comercial. Los Docklands eran unos muelles que daban trabajo a una comunidad muy cerrada de trabajadores que seguía prosperando incluso al principio de la Segunda Guerra Mundial hasta que fueron bombardeados. Tras la guerra, estos muelles no pudieron afrontar todos los cambios tecnológicos que se necesitaban para afrontar el futuro. El Imperio Británico hacía aguas y los nuevos buques, mucho más grandes, profundos y con enormes contenedores necesitaban y exigían puertos más profundos y con nuevas técnicas de carga y descarga. Y fue así como en la década de los 60, los muelles comenzaron a cerrarse con espantosa velocidad y el número total de trabajadores bajó de forma alarmante, desde los 50 mil en 1960 a los 3000 en 1980. La decadencia había hecho efecto y era la realidad del momento.

Como Docklands se conoce a un territorio en el sureste de Londres. Forma parte de los municipios de Southwark, Tower Hamlets, Newham y Greenwich. En la actualidad, estos muelles han dado paso a una zona comercial y residencial. La primera vez que se utilizó el nombre de los Docklands fue en un informe del gobierno sobre los planes de desarrollo de la zona en 1971. Cuenta la historia que los barcos solían atracar en zonas pequeñas de Londres, en la zona conocida como Southwark, popularmente llamada ‘la piscina de Londres‘. Pero no se cuidó ni el entorno ni las condiciones. Era territorio conquistado por ladrones y el espacio siempre fue insuficiente. Para paliar esas deficiencias se constuyó el muelle de Gran Howland, con capacidad para más de cien embarcaciones. Ese fue un gran éxito comercial y se crearon dos fases de expansión. Una hacia la West India y otra hacia la Royal Victoria, Millwall, Royal Albert y King George ya en la década de los años 20.

Existían tres tipos de muelles. Los muelles mojados eran donde los barcos cargaban y descargaban. Los diques secos, mucho más pequeños, servían para reparaciones. Los astilleros eran las zonas donde se construían y estaban esparcidos a lo largo de la orilla del río. Pero aparte de esto, se extendían una larga hilera de almacenes, muelles, embarcaderos y puntos de amarre. Todos los muelles fueron originalmente construidos por empresas privadas. Pero a partir de 1909 fueron gestionados por la Autoridad Portuaria de Londres (PLA), fusionando todas las compañías en un intento de hacer más eficiente la zona y mejorar las relaciones laborales. Tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial se reconstruyó toda la zona y se vivió una nueva prosperidad, sobre todo en la década de los cincuenta. Pero con las nuevas exigencias las grandes embarcaciones se trasladaron sobre todo a los puertos de Tilbury y Felixstowe. Y entre 1960 y 1980, todos los muelles cerraron, dejando más de 20 km2 de tierra abandonados en el este de Londres. Se extendió el desempleo y la pobreza y los problemas sociales se fueron haciendo habituales.

Pero la década de los ochenta trajo nuevos aires de prosperidad y de futuro. Gracias al secretario de Estado de Medio Ambiente, Michael Heseltine, se formó una corporación para la reconstrucción de los Docklands. Se designó el territorio como zona empresarial, donde las empresas estarían exentas de impuestos sobre la propiedad aparte de otros incentivos. La inversión por parte de muchas compañías no se hizo esperar. Quizá el proyecto más ambicioso fue Canary Wharf, construyendo en esa zona el edificio más alto de Gran Bretaña y desarrollando el segundo centro financiero de Londres, aunque no estuvo exento de problemas su construcción. El único problema que tenía la zona era el transporte, inexistente durante toda su historia. Para eso se proyecto el DLR (Docklands Light Railway), un tren que conectaría la zona portuaria con la ciudad. Y esa construcción provocó la posibilidad de la apertura del aeropuerto London City Airport, inaugurado finalmente en 1987 sobre la columna vertebral de los Royal Docks.

Sólo por poner algunos datos, se puede decir que la población de la zona en los últimos 30 años se ha duplicado, y el área ya está considerada como un importante centro de negocios y más deseada para vivir. Las conexiones de transporte son nuevas y eficientes. Muchos de los antiguos muelles ya son edificios convertidos en viviendas, algunas de alto standing. Tanto Greenwich como Deptford han notado su reurbanización, como resultado de la mejora en las vías de comunicación. También ha desarrollo efectos negativos, como un boom inmobiliario masivo y aumento de precios de la vivienda, o el contraste entre un piso de lujo junto a viviendas públicas.

Frases para sonreír juntos

Publicado: 29 de noviembre de 2012 en Frases de portada
Etiquetas:, ,

***

’Sobre la eternal noche del pasado se abre la eternal noche del mañana’  (Ramón del Valle Inclán)

’Pensamos demasiado, sentimos muy poco ‘ (Charles Chaplin)

’Aprendemos a vivir nuestras vidas contándonoslas. Las vivimos, las imaginamos y les damos carácter de historias’  (Javier Marías)

’El zapato que va bien a una persona es estrecho para otra; no hay receta de la vida que vaya bien para todos’ (Car Jung)

’Sólo atravesando la noche se llega a la mañana’  (J.R.Tolkien)

’Un tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante’ (Molière)

’Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad’ (Thomas Hobbes)

’Elmundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien sueña que puede conquistarlo’ (Fernando Pessoa)

’La mitad del mundo no puede comprender los placeres de la otra mitad’ (Jane Austen)

’No hay regalo suficiente para sustituir un ‘te quiero mucho’, un ‘tú eres importante para mí’ o ‘tú me haces bien’

’En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber’  (William Shakespeare)

’Aquello que te imaginas no suele ser, por regla general, como la realidad’ (Peter Hoeg)

‘Hay que ser infiel, pero nunca desleal’ (G.García Márquez)

’Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio’ (Alejandro Dumas)

’Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad’ (Miguel Delibes)

’Contra el optimismo no hay vacunas’ (Mario Benedetti)

’Sigo, sigo buscando tu olor, y cada vez estoy más cerca…’ (Wendy Guerra)

’Al estar solo uno se enfrenta con sus riquezas y sus miserias, pero es donde se puede ver lo que realmente se quiere, busca y tiene: lo que uno es’ (Leticia del Rocio)

’Mientras más pienses en ella, más tuya la harás, no sólo porque piensas en su belleza y la deseas, sino porque ahora la deseas para liberarla’ (Carlos Fuentes)

’En algún lugar recóndito de tu interior sentías que, tal vez, todo habría podido ser distinto’ (Peter Hoeg)

’Amaba al mismo tiempo las excitaciones momentáneas y las noches estrelladas en las que no había lugar para la esperanza’ (Yukio Mishima)

’En las mujeres, el instinto equivale a la perspicacia de los grandes hombres’ (Honoré de Balzac)

’La duda siempre lo peor. Es decir, cuando algo se mantiene oculto, sin aclarar. Eso era lo peor’ (Peter Hoeg)

’El orgullo de los mediocres es hablar de sí mismos, el orgullo de los grandes hombres es no hablar nunca de ellos’ (Voltaire)

 ’La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si nunca hubiesen sido dichas por otro’ (Goethe)

Funk

Publicado: 28 de noviembre de 2012 en Música
Etiquetas:

***
“La música es sinónimo de libertad,
de tocar lo que quieras y como quieras,
siempre que sea bueno y tenga pasión,
que la música sea el alimento del amor”
(Kurt Cobain)
***
El origen de la palabra ‘funky’ se aplicó por primera vez en la década de los años 50, aplicado a un tipo de jazz que se denominó ‘funky jazz’. Se utilizaba por extensión para toda la música que contenía determinadas características relacionadas con las raíces musicales negras. Su ritmo se caracterizaba por ser fuerte, muy acentuado. Para conocer el verdadero significado de la palabra ‘funky’ habría que pensar en el mismo sustantivo ‘funk’ que viene a decir temor o pánico. El mismo verbo da a entender ‘tener miedo’. Pero en el siglo XVII la palabra se utilizaba en Inglaterra para calificar a todos los lugares donde había mal olor, y sobre todo, aquellos lugares con mal olor por culpa del humo del tabaco. Y la palabra ‘funk’ de aquella época identificaba locales y antros malolientes.
“La música puede dar nombre a lo innombrable
y comunicar lo desconocido”
(Leonard Bernstein)
***

Y si al principio el término se usó para definir un estilo de jazz que estaba dentro del ‘hard bop‘, con un sabor muy visceral, muy rítmico, con muchas influencias del gospel y del blues y con una gran tradición africana, pasó  luego a denominarse ‘soul jazz’. Pero como conocemos el término, y como se desarrolló su fama y su moda, fue a raíz de ser utilizado para definir a una nueva música de ambiente muy sonoro y bailable, una música animada que contagiaba las ganas por bailar y moverse, manteniendo las dosis perfectas de ritmo. Es en la década de los 60 cuando el término quedó completamente afianzado, y cuando se le relacionó perfectamente con música negra bailable, con raíces de blues y de soul. Su máximo exponente fue sin duda James Brown.

“La música es una cosa amplia,
sin límites, sin fronteras, sin banderas”
(León Gieco)
***

James Brown nació en EEUU en mayo de 1933. Se le conoce por haber sido uno de los grandes cantantes de la música soul, rock y funky norteamericana. Su sobrenombre más famoso fue ‘The godfather of soul’ (El padrino del soul). Un personaje que desde niño tuvo que aprender a subsistir de la mejor manera posible. Recogió algodón, limpió zapatos e incluso confesó haber robado piezas de coche para poder venderlas. De hecho, con veinte años recién cumplidos fue arrestado por robo a mano armada y condenado a pena de cárcel. Tres años cumplió de condena cuando de nuevo vio la libertad, pasando a estar 3 años más en un reformatorio. Tuvo la suerte en ese momento de ser recogido por la familia de Bobby Byrd, un cantante de la época que le ayudaría en su carrera. Junto compartieron también escenarios. Desde la década de los sesenta comenzó a acumular éxitos, uno tras otro, títulos ya emblemáticos que alcanzaron los primeros puestos de ventas y de éxitos, títulos como ‘It’s a man’s world’, ‘I’ll go crazy’, ‘Think’ o ‘Prisioner of love’. Uno de esos títulos ‘Papa’s got a bran new bag’ llamó poderosamente la atención por tratarse de un tema realmente original. El ritmo destacaba de manera espectacular y los rasgueos de guitarra de fondo hizo que se comenzara a descubrir y a degustar el ‘funky’.

Pero es que el funk supuso una aire fresco a toda esa música de baile originada por músicos negros. Toda la música creada por este colectivo llevaba implícita una reivindicación política y social. Brown supo desarrollar toda esa música inspirada en el gospel, con mucho y ritmo y mucho blues, transformándola en un soul bailable que inundó todo el planeta. Comienzos la música disco como hoy la conocemos, origen del hip hop, del afrobeat, del rap y del breakdance. Pero el funky era una creación colectiva, una agrupación de todos los ritmos a expensas de la melodía. Junto al gran Brown no podemos olvidarnos de otros nombres que fueron el detonante del estilo musical: gente como The Meters o Sly & the family Stone. El denominado estilo funky soul con nombres como Temptations o Spinners y algunos de la escena Motown del momento como Stevie Wonder o Marvin Gaye. Pero el funk no se detuvo ahí y siguió desarrollándose en los setenta y ochenta. Todas las combinaciones posibles se pusieron en marcha, reminiscencias de jazz, de soul, de blues, de la nueva música callejera y de bandas, un cúmulo de sonidos que tenían todos el mismo origen y que reinterpretaron de manera genial la nueva música de baile. Seguramente con el tiempo seguirá siendo influencia para los sonidos nuevos y más creativos.

La foto de la semana (83)

Publicado: 27 de noviembre de 2012 en Fotos de la semana
Etiquetas:, ,

“En un beso,
sabrás todo lo que he callado”
(Pablo Neruda)
***

“Después de todo,

¿no era yo también un animal, esto es, un ser animado, vivo,

y que sufriría, como sufren ellos, si alguien me lastima, me tortura, me aleja de mi hábitat y de mis seres queridos,

y finalmente me mata,

me descuartiza,

y me vende para que otros me hiervan, me asen, y me sazonen?!

***


El grupo The Go Betweens estaba formado por Robert Forster y Grant McLennan. Y tras participar en él con varios álbumes comenzó su carrera en solitario, gracias a su facilidad para crear canciones, baladas, melodías sumergidas en el pop, combinando estilos propios con otros. Robet Forster nació en Brisbane (Australia) y junto a McLennan fundó aquel grupo en 1978. Seis álbumes crearon para conformar una banda con sello personalizado, un pop-art musical con toques comerciales. Su última publicación fue justo a comienzos de la década de los 90. Cuando ya habían compuesto canciones para su siguiente disco McLennan falleció de repente con 47 años y el grupo desapareció. Forster aprovechó las que había escrito y estaban pendientes de grabación para preparar su primer disco en solitario, ayudado por Mick Harvey y algunos miembros de la banda de Nick Cave, Bad Seeds. No era un retorno a los orígenes de sus orígenes, pero su sello personal seguía intacto. En 1990 apareció su primer álbum titulado ‘Danger in the past’. Su apariencia quería consolidar la imagen de clásico entre clásicos. Ciertamente, la colaboración de esos miembros fue motivo para que el éxito de su debut fuera afortunado. De todas formas, constituyó su renacimiento musical tras los últimos trabajos con su anterior banda. Los vaivenes no habían sido estimulantes y esta nueva dirección le daba nuevos bríos. En 1993 apareció su segundo disco ‘Calling from a country phone’. No tuvo una gran audiencia y no fue publicado en EEUU, y quizá tampoco hubiera salido bien parado. Y tras dos publicaciones más, en 1995 con ‘I had a New York girlfriend’ y con ‘Warm nights’ en 1996 desapareció de la escena por unos cuantos años, concretamente once años, para publicar en 2008 su mejor álbum hasta el momento ‘The Evangelist’. Se ha creído que este disco es una elegía o un homenaje especial para su excompañero. De hecho, para esta grabación contó con el apoyo de antiguos miembros de la banda que compartía con él. Lo cierto es que la apuesta de Forster para este disco fue diferente, sobre todo si se compara con las publicaciones anteriores. Siempre fue un escritor poético, metafórico y con aspiraciones literarias. Ahora se ha mostrado más vulnerable, más directo, sin adornos y florituras, sin máscara para ninguna de sus historias. Se ha convertido en un narrador particular, conversaciones personales mediante la música. Ha expresado simplemente lo que siente, llegando a ver la madurez en todas sus notas. Un disco muy completo que hace las delicias de todo aquel que lo escucha.

‘DID SHE OVERTAKE YOU’

ROBERT FORSTER

Álbum: THE EVANGELIST (2008)

***

Did she overtake you as you stalled to wait for her friend
And was there a circus that she saw had hoped for and left

Did she overtake you or bemuse you with how hard she’d push
And then surprise you or were you not ready enough

And then out-angle you or did you play dumb pretending you knew
That one day she’d make it without you
That one day she’d make it beside you
That one day she’d make it without you

***

El individualismo creciente

Publicado: 25 de noviembre de 2012 en Artículos
Etiquetas:, ,

“Sobre sí mismo, sobre su cuerpo y sobre su mente,

el individuo es soberano”

(Stuart Mill)

***

Una duda que se le crea al hombre de hoy es si debe proteger su individualismo o, por el contrario, preservar el bienestar común y social en el que está sumergido. El hombre desde que es hombre vive en sociedad y necesita de ella, pero la sociedad quizá no sea el fundamento de su vida, de su bienestar y de su realización. Quizá el juego de ambos y la combinación perfecta de las dos opciones nos den la visión perfecta del estado idílico. Pero muchos son los que han argumentado su protesta por el individualismo y muchos otros los que han declarado su desacuerdo con la opción social. Sea como fuere, el individualismo ha cuajado en la sociedad y se ha extendido cada vez más, creando una aureola de fantasía, espontánea o provocada, pero que ha conseguido ser parte misma de la vida de la mayoría de los habitantes del planeta, sobre todo del mundo occidentalizado.

Cuando nos referimos al individuo como tal nos estamos dirigiendo al origen del término, cuando se establecía y se refería al ‘indiviso’, aquello que no se puede dividir. El individuo como tal es una unidad independiente, una unidad dentro de un sistema mayor de unidades y mucho más complejo. Pero esa unidad es una persona, algo singular. Un conjunto de individuos crea un grupo o una sociedad. Y lo que sí es cierto es que el individuo está condenado a vivir en sociedad, aunque muchos han intentado vivir aislados del grupo y ser completamente ausentes de su tiempo. Quizás la presión de la sociedad, los sinsabores, los disgustos, las penosas condiciones humanas en muchos lugares han hecho que el individuo quiera ser independiente de lo que le rodea, viendo esa independencia como una libertad personal. No tener ataduras, poder decidir, saltar obstáculos. Porque la independencia es y significa no estar sometido a la autoridad de otro. Y ese otro puede ser otro individuo, un estado o una sociedad.

“La verdadera felicidad social

consiste en la armonía

y en el uso pacífico de las satisfacciones

de cada individuo”

(Napoleón Bonaparte)

***

Los mismos países que se vieron colonizados deseaban conseguir la Independencia como respuesta a ese abstracto estado de represión y sometimiento. La unión de una sociedad y de un grupo de individuos logró esa independencia, puesto que el individuo, como forma unitaria, nunca hubiera conseguido nada de eso. La fuerza social de un grupo puede conseguir lo que para el individuo es una quimera. Por lo tanto, el individuo necesita de la sociedad como la sociedad necesita de los individuos. Están condenados a aceptarse y a unirse, aunque eso no quiera decir que cada uno tenga perfectamente delimitados sus territorios. Como concepto político, la Independencia apareció en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776. Este concepto se extendió y se desarrolló, creando vínculos con el principio de no intervención y del derecho de autodeterminación de los pueblos. Y cuando se habla de pueblos, se vuele a hablar de grupos de individuos. Y no es lo mismo la independencia que la autonomía. Porque la autonomía refleja un estado o régimen de descentralización de un poder previamente establecido, donde ciertos grupos, territorios, pueblos o comunidades de individuos pueden gozar de una serie de privilegios que antes no podían, ya sean sociales, culturales, económicas, legislativas o judiciales.

La autosuficiencia es básica para sentirse libres. Ese estado donde uno depende de sí mismo, en todos los niveles, donde no requiere de ayudas externas, donde no depende de nadie ni necesita esperar apoyos. La supervivencia del hombre está por encima de todo lo demás, cuando las prioridades están satisfechas todo se ve desde otro ángulo. Los problemas son de otra índole, diferentes. Cuando un individuo depende de alguien a nivel alimenticio, de vivienda, de supervivencia en general, la libertad del mismo queda en entredicho, su poder frente a la vida está limitado, sino lo estaba cuando nació. Y todos dependemos de algo casi toda nuestra vida. De una forma u otra. Por mucho que nos creamos autosuficientes llega ese momento en que nos damos cuenta de que algo falta, que no llegamos a todo y que no queda más remedio que apoyarse en algo, en alguien.

“Una injusticia hecha al individuo

es una amenaza hecha a toda la sociedad”

(Barón De Montesquieu)

***

El individualismo como tal fue una posición moral, filosófica, política e ideológica que resaltaba un punto de vista social enfatizando la dignidad moral del individuo. Los individualistas, defensores de la teoría, promovieron el ejercicio de esos objetivos y de los deseos propios de independencia y de autosuficiencia. Se declaraban opuestos a la mayoría de intervenciones por parte de agentes externos, ya fueran individuos, sociedades, estados u organismos. Los que defendían lo contrario se autodefinían como colectivistas. Para el individualismo el individuo es el centro de todo. Todo parte de la premisa importante de que el individuo es de básica prioridad en la lucha misma por la liberación. Se promueve el ejercicio propio de objetivos personales, ya sean de independencia o de autosuficiencia. Se basaban en los derechos humanos y en la libertad como un todo. Y varios movimientos tomaron el individualismo como parte fundamental de su teoría, ya fuera el liberalismo, el existencialismo o el anarquismo, aunque cada uno con desarrollos diferentes. También se ha utilizado el término para asociarlo a estilos artísticos y bohemios, donde existía una tendencia natural a expresarse libremente y donde se dirigía la actuación hacia métodos de autocreación y experimentación, en contra de la tradición un tanto establecida, además de la corriente de opinión generalizada y comportamientos de las masas.

La teoría individualista atravesó su origen, allá por la Edad Media, cuando se le trataba como un concepto de alma individual humana y de salvación individual. Pasó, con la Revolución Industrial a ser una salvación para todo un sistema de trabajo individual en contra del capitalismo que acababa de aparecer. Con la llegada del siglo XX, el individualismo ha conseguido más fuerza sobre el colectivismo. La economía globalizada se ha hecho dueña del planeta y el individualismo ha sido la ideología dominante desde hace décadas. De hecho, la mayoría de países desarrollados ha optado por un sistema individualista por encima de otras opciones. Tampoco parece que hayan otras opciones y si las hay quedan a un margen. La fuerza de éstas tendrá desarrollo en el futuro o no, pero lo que es evidente es que hoy en día no pueden competir con el sistema establecido. Pero como pasa y ha pasado con todo, la misma fuerza social puede cambiar lo que el individuo por sí solo no puede. Porque el individualismo como fórmula ha sido desarrollado como un efecto social, siendo una fuerza común.

“Como fuerza social,

un individuo con una idea

vale por noventa y nueve con un solo interés”

(Stuart Mill)

***

El individualismo como método sostiene que los fenómenos sociales son explicables por elementos individuales, por las mismas propiedades de los individuos, ya sean sus metas, sus objetivos, sus creencias, sus valores o sus acciones. Para los que defienden la teoría lo ven como una filosofía destinada a la explicación y comprensión de la evolución de toda la sociedad como el agregado de decisiones individuales. Se niega que una colectividad sea un organismo que toma decisiones. Se ataca con ello al historicismo, al sociologismo o a la misma creencia de que las funciones de clase social, los roles sociales o la etnia pueden ser factores determinantes dentro del comportamiento individual del ser humano. En la actualidad, el estudio del individualismo como forma que ha superado al colectivismo es un tema de profundo análisis. Y lo que está claro es que de momento el individualismo, como método está funcionando, casi todos somos de una forma u otra individuales y poco sociales. Se ha incrementado el valor de uno mismo, el egoísmo por encima de todo, donde el interés individual tiene más fuerza que el interés social. Las fórmulas sociales carecen de interés y de influencia. Se han perdido valores y se ha ganado comportamiento individual. Lo que no me interesa no me sirve. Estamos en la etapa más proclive de la teoría individualista y nadie sabe hacia dónde nos va a llevar. Cuando cualquier teoría establece sus cánones de comportamiento por encima del resto y no se deja amedrentar por sucedáneos estamos devorados por la misma presa, la que alimentamos día a día, la que nos conduce hacia donde no sabemos. Los efectos que pueda ocasionar este comportamiento humano está por ver, pero los resultados ya se están comprobando en cualquier rincón del planeta. La combinación de métodos es la mejor opción, sacando el mejor partido de cada teoría, siempre y cuando ninguna de ellas menoscabe el interés de otra, siempre y cuando una no prevalezca por encima del resto. Es otra forma de absolutismo pero decorado de acción individual. Lo peor de todo es que muchas personas creen decidir por ellas mismas.

La amargura del sentir

Publicado: 24 de noviembre de 2012 en Artículos
Etiquetas:,

“La amargura es la catástrofe que lleva al ser humano a la locura”

***

Alguien

Alguien limpia la celda de la totura

que no quede la sangre ni la amargura

Alguien pone en los muros el nombre de ella

ya no cabe en la noche ninguna estrella

Alguien limpia su rabia con un consejo

y la deja brillante como un espejo

Alguien piensa hasta cuando alguien camina

suenan lejos las risas …

(Mario Benedetti)

***

El término amargura significa punzar. Se utiliza para revelar el significado de algo fuerte. La amargura es algo fuerte que punza hasta el corazón. Muchas personas se dejan abatir por ella y caen inexplicablemente en un mundo de amargura del que ya no pueden salir. Son personas tristes, grises, sin aliento. La amargura va comiéndoselas por dentro lentamente hasta convertirlas en algo distinto a lo que eran. Porque la amargura es un estado en el cual nos podemos encontrar pero nunca un sentimiento. Saber afrontar los obstáculos, las idas y venidas continuas, el letargo anunciado y el vaivén de las circunstancias ayuda muchísimo para no caer en ella. Porque de lo contrario la trampa se cierne sobre nosotros y caemos en ella sin dudarlo.

Todo tiene un porqué. No hace falta repetirlo mucho para comprenderlo. Lo único necesario es saber ese origen. Una vez que se detecta podemos combatirlo hasta eliminarlo. De no hacerlo corremos el riesgo de ser nosotros los que seamos eliminados. Eliminados de una angustia general, que no nos permite movernos, que nos limita en nuestras acciones y pensamientos. La amargura del sentir, del pesar. La amargura del estado en el que nos encontramos de repente y nos aprieta cada vez más, soportando el dolor y la pena. Estados humanos de los cuales queremos escapar aunque a veces sea muy difícil. Y no se tratan de esos deseos que no llegamos a alcanzar, ni tampoco de esas decisiones acometidas y fallidas. No se trata de los fracasos y frustraciones, ni tampoco de los sueños y emociones que no se llevaron a cabo. Las realidades sobreponen la escena de la vida, más allá de lo que podamos imaginar. Nuestro pasos van marcando el camino y entre esos pasos se cuela la amargura, sin llamarla. Y no pasa nada por no dejarla entrar. Tal como entra puede salir pero depende un poco de nosotros. Si nos rendimos a sus encantos seremos sus esclavos y nos vencerá. La amargura es el silencioso enemigo que desde dentro corroe las sensaciones, las expulsa y las distorsiona hacia otro espacio diferente que no entendemos.

La amargura más dulce

Te recuerdo,
en mis largas y tristes noches
recuerdo nuestro adiós
recuerdo como chocaron nuestras lágrimas aquel día

Nuestros ojos ardían en melancolía
y esa palabra ardía en mi corazón
que nunca se te olviden 
esos momentos
en los que juntos cruzamos
cielo, estrellas,océano y el infinito
que no se te olviden ni un ratito
la dulce amargura de nuestro
adiós

***

A veces no. Casi siempre las cosas son mucho más sencillas de lo que parecen. Las soluciones están delante y no nos dejan ver la conclusión. Buscamos desesperadamente respuestas sin saber hacer las preguntas correctas. Nos ahogamos en vasos de agua que nosotros mismos hemos llenado. Vasos de agua que representan a los problemas que van surgiendo y que no sabemos vaciar de manera conveniente. Nos limitamos a querer entender lo que es imposible. Cuando las cosas no tienen explicación o cuando estaba justo a nuestro lado y sonriéndonos. La misma puede salir de nosotros de la misma forma que entró, de forma fulminante. Tan sólo hace falta una decisión.

Amargura

Qué amargura es vivir
con tanto muerto ya en uno;
y esa suma de segundos
que aún están por venir;
si esto no es sufrir,
que me lo explique quien sepa;
si hasta la risa es siniestra
pues que es tan solo fingir.

Amores en los que fui el único importante;

terminaron por secarse
igual que un simple alelí;
menuda rosa de abril
de mi mente enfebrecida,
pues fue más rastro la espina
que el olor que conseguí.

En ese marco tan gris
de la cuita acontecida;
fui supurando la herida
que me dejara el querer;
¿he sido yo, o quién fue,
culpable de mi fracaso?…
solo sé que en estos brazos
va eternizada la sed.

(Emilio Pablo)

***

Nos amargamos más con personas cercanas. También nos cuesta perdonarlas. Nos cuesta acariciarlas. Sentirlas. La pena nos invade cuando todavía no hemos aprendido a expresarnos. Cómo podemos desprendernos de la amargura. ¿Acaso queremos desprendernos de ella? Abrirse en canal, sacar lo que llevamos dentro. La angustia, el desespero, todas las formas del sentir. Los ratos malos, los que provocan interioridades, esos que necesitamos también. No todo es malo, ni todo es bueno, todo tiene su punto de relatividad. Encontrarlo ayuda a escapar de matices para centrarse en la esencia. La esencia de un todo que nos rodea de forma natural y que nos busca una salida a pesar de que no la veamos. Abrir puertas cuando no hay salida. Encontrar caminos cuando nos vemos encerrados. Avanzar, siempre avanzar, sin duda, nuestra meta. La amargura, a nuestro lado, otra compañera con la que aprender.