Ulrich Beck

Publicado: 4 de octubre de 2012 en Literatura
Etiquetas:, , ,

“En la sociedad,

el hombre sensato es el primero que cede siempre.

Por eso, los más sabios son dirigidos

por los más necios y extravagantes”

(La Bruyère)

***

La sociología es la ciencia social que estudia los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los seres humanos dentro del contexto cultural e histórico donde se encuentran. Hay múltiples técnicas de investigación para analizar e interpretar las diversas teorías, las causas, los significados y las influencias culturales que motivan la aparición de diversas tendencias de comportamiento en el ser humano cuando se encuentra en un grupo social y dentro de un hábitat compartido. Es una ciencia relativamente joven y los orígenes de la misma se encuentran en nombres como Auguste Comte, Karl Marx, Emile Durkheim, entre otros. Pero ya en la Edad media, algunos pensadores de origen árabe realizaron algunas reflexiones que hoy en día se podrían considerar sociológicas.

Quizá el siglo XX representó como ninguno el ascenso y la consolidación de la sociología como ciencia que podía utilizarse tanto a nivel público como privado. Aparecieron nuevos nombres que le dieron a esta ciencia un lugar en el mundo y que la colocó como instrumento para conocer y analizar mejor a las sociedades de cualquier parte del mundo. Nombres como Marcuse, Mills, Bourdieu o Luhmann, pero también los hay mucho más contemporáneos y que quizá han tenido una mayor influencia en las masas sociales debido a los cambios tan drásticos que se desarrollan con mayor frecuencia en la sociedad. Esos nombres son más conocidos y aparecen ya en muchos artículos de prensa, en radio, en televisión y en muchos libros de cabecera tanto para estudiantes, empresarios como lectores asiduos en materia social. Entre esos nombres destacan Ritzer, Giddens, Baumann, Castells, Touraine o a Ulrich Beck.

“El hombre ha sido formado para vivir en sociedad

y ni es capaz de vivir solo ni tiene valor para hacerlo”

(Willian Blackstone)

***

Ulrich Beck nació en Alemania en mayo de 1944. Actualmente es profesor en la Universidad de Múnich y también de la London School of Economics. Si ha destacado en el ramo de la sociología es en la profundización que ha llevado a cabo sobre los aspectos de la modernización, los problemas sociológicos, la individualización y la globalización. Últimamente ha elaborado estudios sobre la exploración de las condiciones tan cambiantes del trabajo en el mundo capitalista global, como de la pérdida de poder de los sindicatos y de la flexibilización de los procesos del trabajo, una teoría que tiene su origen en el concepto de cosmopolitismo. Pero también ha estado interesado en abordar temas relacionados con su país, como los nuevos conceptos sociales alemanes, incluyendo la llamada sociedad del riesgo y la segunda modernidad.

Los estudios acerca de la sociedad surgieron mucho antes de que el término de la ciencia fuera conocido o utilizado. La antropología no se adentraba en temas más específicos y la sociología podía considerar la diversidad de los usos y costumbres entre las distintas sociedades, haciendo comparativas de análisis y haciendo que muchos pensadores e intelectuales de todo el mundo se sintieran atraídos cada vez más por esta materia. Escritores de la era de la Ilustración ya eran grandes sociólogos, aunque nadie los consideró como tales, ejemplos claros son Montesquieu, Rousseau, Vico o Voltaire. Todos ellos y muchos más se interesaron por analizar las instituciones sociales y políticas europeas. Fue Lord Kames quien inició la investigación para conocer las causas del llamado cambio social como tal y tras su visión aparecieron nuevas voces, esta vez más conservadoras, que estaban interesadas en conocer las razones de los cambios y la estabilidad existente en la sociedad misma. Esta corriente de pensamiento estaba liderada por Joseph de Maistre y Edmund Burke, quienes nunca se cansaron de criticar muchas de las versiones de los intelectuales de la Ilustración.

Si nos adentramos en la magnífica obra de Beck nos daremos cuenta de que adopta una posición crítica, enfrentándose siempre a las corrientes del postmodernismo. Junto con Giddens defiende la sociología reflexiva, para no abandonar el análisis crítico frente a los problemas actuales que nos rodean. Siempre se ha interesado por los problemas que acaecen dentro de la nueva sociedad, que nada tienen que ver con los problemas sociales acaecidos anteriormente en sociedades precedentes, pero sin abandonar el sentido crítico a los problemas actuales. Si de algo se percata es que la sociedad actual es una fuente de incertidumbre, de inseguridad y de riesgo. La misma sociedad postmoderna asume y se resigna a cargar un riesgo en su propia identidad que encierra una grave contradicción: el peligro de supervivencia de la especie. Los medios de comunicación tienen un papel muy importante en la representación de los riesgos y la búsqueda de soluciones, aumentando el poder y el control social. Su pensamiento está marcado por las constantes de una sociedad sometida constantemente a los riesgos, muy fuertes, a los procesos de individualización. La actualidad del hombre social hoy en día está marcada por las noticias, pero noticias pesimistas, como pueden ser las económicas, las bélicas, las financieras o las ecológicas. El hombre vive en constante riesgo y no se lo puede quitar de encima. Pero Beck siempre ha distinguido una primera modernización, que es aquella que discurre a lo largo de la industrialización y la creación de la sociedad de masas; y una segunda modernización, que es aquella propia de cualquier sociedad que tiende a globalizar y que está en continuo cambio y desarrollo.

“La base de todas las sociedades grandes y duraderas ha consistido,

no en la mutua buena voluntad que los hombres se tenían,

sino en el recíproco terror”

(Thomas Hobbes)

***

Lo que es evidente es que la sociedad de hoy nada tiene que ver con la sociedad de ayer, o de hace unos años, por no pensar en la sociedad de hace 50 años. Cuando se llevó a cabo la revolución industrial el valor más importantes a nivel cultura y social era la familia, pero con el paso de las décadas ese valor pierde prestigio y preponderancia para ser la individualización el nuevo concepto social para el individuo dentro de una sociedad de riesgo. La típica frase ‘sálvese quien pueda’ podría definir muy bien el sentido de la teoría. Vivimos en la época total de la incertidumbre, donde nada se puede dar por sentado, donde nada es seguro y todo está bajo el riesgo continuo. La estabilidad se desvanece y la seguridad económica, social y militar es cada vez más frágil. Según Beck, hay que contrarrestar el excesivo peso del mercado y sus efectos y ampliar el círculo social y cultural del individuo, con el objetivo de alcanzar un equilibrio y disminuir la incertidumbre. También ve necesario un cambio de mentalidad en los Estados para que desarrollen un proceso de cohesión internacional y de cooperación, teniendo que reconocer la diversidad e individualidades para abordar una nueva modernidad.

¿Qué es la sociedad de riesgo? Según la definición del sociólogo, es la fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e industriales tienden cada vez más a escapar a las instituciones de control y protección de la sociedad industrial. Hay varias características a destacar: los riesgos causan daños y a menudo son irreversibles; el reparto e incremento de los riesgos sigue en proceso de desigualdad social; el riesgo es un negocio, una oportunidad del mercado; hay un vacío político e institucional; hay un proceso de individualización en las nuevas sociedades; y existe un retorno claro a la incertidumbre, el riesgo de lo impredecible y de las amenazas de la sociedad industrial.

La misma sociedad se está convirtiendo en un problema para ella misma. Lo colectivo se agota y el individuo busca nuevas formas de identificarse dentro de su nueva sociedad. Todos los conceptos clásicos de sociedad van modificando su estructura para pasar a desarrollar un complejo estado de inseguridad y duda, un estado anormal donde el individuo lucha por sí solo contra todas las adversidades y donde lo social o el conjunto dejan de tener significado o importancia. Con semejante descripción no queda otra que suspirar y desear que todo emerja en otra dimensión, bastante más diferente y alentadora que la actual, puesto que si continuamos por este camino, y no hay nada que pueda hacer pensar lo contrario, estaremos mucho más perdido de lo que lo estaban las sociedades anteriores.

comentarios
  1. Desde épocas muy antiguas, el hombre ha precisado conocer las causas y circunstancias que rodean su existencia, así como la dimensión temporo-espacial que ocupa, a fin de dilucidar la condición humana con toda la gama de sus posibilidades, tanto del presente como el pasado, con un espíritu de entrever el futuro y la plenitud de su mundo.
    excelente post Tete!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s