Archivos para agosto, 2012


“Amamos siempre a los que nos admiran, pero no siempre a los que admiramos”

(François de La Rochefoucauld)

***

Llama poderosamente la atención la facilidad que tiene la gente en admirar a otra gente de la cual no sabe absolutamente nada, o casi nada, que no es lo mismo pero es igual. Admirar tiene múltiples significados, puesto que podemos aplicar el verbo a varias escenas. No es lo mismo admirar a unos padres que a unos hermanos, como no es lo mismo admirar a un famoso que a un gran amor. La admiración causa perplejidad por lo fácil que resulta entregarse por parte de alguien a lo que ejecuta la otra persona de forma casi reverencial. Para algunos, la admiración hacia alguien representa la envidia que tenemos  por ella. Mucha gente ansía la popularidad, el reconocimiento y la fama. Otra, sin embargo, quiere pasar de puntillas, sin hacer ruido. Y entre ambas opciones hay una gran diferencia.

Da la sensación como si a muchas personas les entrara una necesidad fisiológica de entregarse en cuerpo y alma hacia otros. Una admiración fuera de toda regla y de toda naturalidad. Porque una cosa es la atracción hacia algo o alguien, de manera natural, porque el individuo refleja de forma espontánea ese reflejo de buscar lo que le gusta, o lo que cree que le gusta. Muchos estudios demuestran que la admiración por el otr@ hace perdurar las relaciones sentimentales hasta el día en que esa admiración deja de influir en una de las dos personas. Aunque suele ser habitual que la admiración hacia la pareja se demuestra más por parte de una que por las dos, aunque puede también mostrarse así, aunque no es tan habitual. La atracción fuerte hacia algo puede llegar a confundir realmente la sensación y el sentimiento. Una cosa que hoy nos vuelve locos mañana quizás no represente nada. Y ahí llega la inevitable pregunta: ¿realmente nos gustaba tanto?

“Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos”
(Gilbert Keith Chesterton)
***

Relativizar no suele ser una forma de actuación, quizá porque el ser humano percibe algo que le gusta y quiere maximizarlo, agrandarlo y hacerlo todavía más grande de lo que quizá es. También es cierto que hay muchas cosas por las que hemos sentido devoción, atracción o admiración y casi no lo hemos percibido como tal, y con el paso de los años es cuando nos hemos dado realmente cuenta de lo devotos que éramos, de lo atraídos que estábamos y de la admiración que sentíamos por todas ellas. Pero, como hemos adivinado, hay muchas formas de admirar, aunque la que resulta más sorprendente es aquella en la que se admira a alguien a quien no conocemos en absoluto, por mucho que creamos que sí.

“Lo que sorprende, sorprende una vez,
pero lo que es admirable lo es más cuanto más se admira”
(Joseph Joubert)
***
Me estoy refiriendo a famosos, actores, artistas, músicos, deportistas, etc. Que alguien nos guste por su forma de interpretar, por su forma de crear no debe ser un instrumento infalible para tener que admirarle eternamente. Hay que aprender a separar el arte del artista, es decir, nada tiene que ver el carácter y la forma de ser de alguien con lo que idea, fabrica, inventa, escribe, actúa, pinta o esculpe. Si mezclamos todo llegaremos a la conclusión equivocada de que nuestra admiración por esa persona raya la locura. Y ejemplos de ello los tenemos a nuestro alrededor cada día.
“Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar,
sea lo que sea o a quienquiera que sea”
(Thomas Carlyle)
***
Si lo analizamos bien, llegaremos a la conclusión de que si sentimos realmente admiración por alguien, es por ese alguien al que conocemos verdaderamente bien, esa persona con la que hemos compartido buena parte de nuestra vida, esa persona que ha estado a nuestro lado durante mucho tiempo, de quien hemos aprendido mucho, de quien hemos observado mucho, de quien hemos sabido aprovechar su tiempo, sus palabras, sus sonrisas, su pensamiento, sus ideas, sus emociones, su amistad, su amor, su ayuda, su apoyo, su ilusión y sus sueños. Todas esas personas que han sido capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos, los que nos han ayudado a saber tropezar de otra manera, esa gente que ha sabido darnos el empujón en el momento adecuado.
“Asusta pensar que acaso las admiraciones más sinceras que tenemos
son las de las personas que no nos han comprendido”
(Benito Pérez Galdós)
***


“El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos”

***

Como genio es denominado todo aquel que posee una capacidad mental extraordinaria, fuera de lo normal, una persona dotada con unas facultades sobrenaturales, que sobresale con mucha facilidad del resto. Nunca sabremos si los genios que han existido o que existen en la actualidad saben, conocen y son conscientes de que lo han sido o de que lo son realmente, es una duda razonable dado que desde fuera nunca podremos indagar en el interior de sus cerebros. Puede ser que algunos de ellos sí se den cuenta de que poseen una magia especial que los hace diferentes, ni peores ni mejores, simplemente distintos.

Ser genio o no es difícil de catalogar, puesto que normalmente los calificados como tales lo son por medio de los simples humanos, con lo cual su apreciación puede ser errónea, exagerada o distinta de la real. Cuántos genios han habitado en la tierra, cuántos hay actualmente, son cuestiones que se nos van de las manos. Pero, algunas veces, la mayoría de la gente coincide en señalar a alguien con el adjetivo de genio y queda así para siempre, digamos que con tanta coincidencia se hace hasta creíble. El caso de Salvador Dalí es uno de ellos. Considerado como un genio por parte de tantos que ya nos lo creemos sin necesidad de que nos lo demuestren. Porque su mismo arte, su forma de ser y su forma de hacer fueron suficientes para que no quedaran incrédulos y que pocos fueran los incapaces de apreciar su creatividad. Lógicamente, siempre existirán aquellos que no ven forma artística ni aunque se les caiga encima y les abra la cabeza, pero quizá sirven como excepciones perfectas para confirmar la regla.

Considerado como el máximo representante del surrealismo, Salvador Dalí nació en Figueras en mayo de 1904 y murió en enero de 1989. Fue un pintor que destacó por encima de todo por sus impactantes y oníricas imágenes surrealistas. Su habilidad para crear era fantástica, porque aparte de  la pintura era amante del dibujo. Era un gran amante del renacentismo. Pero se dedicó a más campos, abordando también la escultura, el cine y la fotografía, y todo ello le empujó a colaborar con diferentes artistas de diferentes estilos y campos. Y como buen genio era egocentrista y buscaba el protagonismo en todo momento, muchas declaraciones suyas así lo demuestran. Su narcisismo era un hecho. Le gustaba atraer la atención y provocar al público.

Todo ello le llevó a ser criticado pero era igualmente admirado. Muchos dijeron que aprovechaba la provocación para llamar la atención más allá de su producción artística, pero es innegable que su obra es admirable. Un hermano mayor que él había muerto 9 meses antes de nacer él, un hecho que siempre dijo llevar en el alma, que le marcó e incluso dijo que le provocó crisis de personalidad, ya que creía tener algo de la copia de su hermano, pues se llamaron igual. Su padre era abogado de clase media y notario y su madre siempre le alentó a desarrollar sus dotes artísticas. Con cinco años le llevaron a la tumba de su hermano y le dijeron que él era la reencarnación de su hermano.

Con doce años descubrió la pintura contemporánea y conoció a Ramón Pichot, un artista local. Siguiendo sus consejos la familia le envió a clases de pintura con el maestro Juan Núñez. Y con catorce años participó en una exposición colectiva de artistas locales en Figueras, su pueblo natal. En 1921 murió su madre de cáncer de útero. El pequeño Salvador tenía 16 años. Un golpe que le marcó para siempre. Su padre se casaría más tarde con la hermana de su esposa fallecida. Un hecho que Dalí no aprobaría nunca.

Otro momento que le marcó en su juventud fue cuando en 1922 se trasladó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Se alojaría en la célebre Residencia de Estudiantes. Ya entonces atrajo la atención por su aspecto, por su forma de vestir, por su melena, sus patillas, por su habitual gabardina, muy al estilo de los artistas victorianos. Pero cuando comenzó a pintar su atracción fue diferente. En aquella residencia conoció a futuras figuras del arte como Federico García Lorca, Pepín Bello o Luis Buñuel. Se inició en el cubismo sin saber realmente que lo estaba haciendo.

Se familiarizó pronto con el dadaísmo, un movimiento cultural que surgió en 1916 en el Cabaret Voltaire de Zurich (Suiza), y con el cual se vio influenciado el resto de su vida. En sí el dadaísmo se caracterizaba por la oposición al concepto de razón instaurado por el positivismo. Se rebelaba contra las convenciones literarias y artísticas, por burlarse del artista burgués y de su arte. Hubo muchas manifestaciones artísticas, desde la poesía a la escultura, pasando por la música, la danza o la música.  Los artistas dadaístas provocaban a través de la expresión. El dadaísmo creó una especie de antiarte, una provocación abierta al orden establecido.

Fue expulsado de la Academia en 1926, justo antes de sus exámenes finales, cuando afirmó que no había nadie capaz ni en condiciones de poder examinarlo. Justo ese mismo año visitó París por primera vez y conoció a Pablo Picasso, del cual era un gran admirador. Algunas de sus características de su pintura se convirtieron como distintivas de su obra posterior. Absorbió multitud de influencias, pero se basó en algunos clásicos como Rafael, Zurbarán o Vermeer, aunque su favorito fue Velázquez. Alternó técnicas tradicionales con sistemas modernos, y a veces lo hacía en una misma obra.

En agosto de 1929 conoció a la que sería su musa de por vida y su futura esposa Gala. Su nombre real era Elena Dmitrievna Diakonova, inmigrante rusa, once años mayor que él y que estuvo casada con el poeta francés Paul Éluard. Se unió profesionalmente con el grupo surrealista de Montparnasse (París) y durante los dos años siguientes su trabajo se orientó hacia el surrealismo. Un hecho que su padre no consintió y que provocó una degradación en las relaciones con su hijo, acabando de manera violenta echando a Salvador de la casa paterna, desheredándole  y prohibiéndole regresar jamás. Se dice que Dalí devolvió un preservativo con su esperma a su padre diciéndole: ‘Toma, ya no te debo nada’. Pero al año siguiente, Salvador y Gala alquilaron una pequeña cabaña de un pescador en una bahía cerca de Portlligat, compró el terreno y fue ampliando la casa hasta convertirla en una fastuosa villa junto al mar, hoy reconvertida en casa-museo. En 1934 se casaron.

En 1934 pudo exponer en Estados Unidos gracias al marchante de arte Julian Levy. Allí levantó un enorme revuelo en medio de un baile organizado en su honor y a la vuelta a París tuvo que dar explicaciones a los surrealistas por haberse disculpado públicamente por haber realizado un acto supuestamente surrealista. Lo cierto es que se relacionaban las acciones surrealistas como ideas políticas de izquierdas, pero Dalí siempre jugó una posición totalmente ambigua. André Breton le acusó de defender lo nuevo e irracional del fenómeno hitleriano aunque Dalí negó tal hecho. Todo ello le llevo a la expulsión del movimiento surrealista a finales de 1934.

En 1936 pudo viajar a Londres gracias al mecenas Edward James. Fueron buenos amigos y colaboraron en dos iconos del movimiento: el teléfono-langosta y el sofá de los labios. Muchos le criticaron por su afición al dinero y a la buena vida. Sus excentricidades siempre estaban en boca de todos. Durante la Segunda Guerra Mundial huyó a Estados Unidos con Gala donde residieron durante más de ocho años. Fue una de las épocas más fructíferas de su vida. A partir de 1949 regresó a Cataluña y haber elegido España para vivir en tiempos de la dictadura hizo que muchos antiguos colegas le criticaran de nuevo.

No se limitó a la pintura, desarrolló nuevos procesos experimentales, fue uno de los pioneros de la holografía artística, muchos le aplicaron el calificativo de fundador del pop art. Mostró atracción por las ciencias naturales y las matemáticas y la geometría. La época de la posguerra le abrió una nueva etapa artística, caracterizada por su virtuosismo y el recurso a ilusiones ópticas. Se acercó cada vez más al catolicismo, de hecho llamó a su período ‘místico-nuclear’. En la década de los 60 comenzó a trabajar en teatro y museo personales en su casa de Figueras, un trabajo que le llevará hasta 1974. Hacia 1980 su salud se deterioró enormemente y era casi incapaz artísticamente hablando. Con 76 años su salud era lamentable y daba buenas muestras de la enfermedad de Parkinson. Gala murió en 1982 y eso le hizo caer en una gran depresión a Dalí. Parece ser que intentó suicidarse deshidratándose a propósito. En 1988 fue ingresado por un fallo cardíaco y en enero de 1989 falleció.

La foto de la semana (70)

Publicado: 27 de agosto de 2012 en Fotos de la semana
Etiquetas:

“La suerte es una flecha lanzada que hace blanco en el que menos la espera”

(Konrad Adenauer)

***

(Traducción: ‘Prepárate para lo inesperado’)

***

* “Un comité es un grupo de personas carentes de preparación, nombradas por otras carentes de disposición, para hacer algo carente de utilidad”

(Fred Allen)

* “Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan” 

(Voltaire)


Hijo de los cantantes de folk-rock británicosRichard y Linda Thompson, Teddy Thompson nació en 1976 en Londres, dentro de una comunidad sufí londinense donde estaban integrados sus padres. Debutó en el mundo de la música en el año 1996 gracias a la ayuda de su padre dentro de la industria discográfica. Al principio se hizo acompañar de algunos músicos, pero a partir de 2000, Teddy comenzó su carrera en solitario al lanzar su primer álbum con Virgin Records. Su título fue homónimo y fue el inicio de un conjunto de obras que demuestran que su talento está fuera de toda duda. Sus canciones estaban formadas por la mezcla suave de un pop con notas de folk, canciones profundas con textos personales. Se ayudó de Joe Henry en varias canciones. Pero no fue hasta 2004 cuando publicó su segundo álbum, titulado ‘Blunderbuss’. Sin embargo, fue con el tercer disco, el titulado ‘Separate ways’ (2006), cuando confirmó todo lo que había presentado en sus dos primeros discos. Nada era casualidad. Su talento fue simplemente más reconocido y más conocido. Fue ayudado por muchos colaboradores, y gracias a sus melodías sonoras, fáciles de escuchar, tiernas y melancólicas, puso al público a sus pies puesto que fue una auténtica sensación. Y aunque se puede considerar como su mejor disco, no hay que desechar para nada su siguiente álbum publicado en 2007 ‘Upfront & down low’. Ese último trabajo era algo más optimista si se compara con los anteriores, pero simplemente era el típico desarrollo de su propio sello personal. En 2008 apareció su siguiente trabajo titulado ‘A piece of what you need’. Y a pesar de que para muchos críticos su solvencia y su talento parecían flojear si lo comparaban con sus anteriores trabajos, hay que decir que no defraudó en absoluto, porque mantenía la misma línea, conservando la tendencia indie-pop, revisando melodías clásicas con toques de modernidad. En 2011 apreció ‘Bella’ , su último disco hasta la fecha, y la madurez del artista continúa ascendiendo. Seguiremos sus pasos puesto que nos ha dado muy buenos momentos que no se olvidan.

‘THINK AGAIN’

TEDDY THOMPSON

Álbum: SEPARATE WAYS (2006)

***

Walking away I feel ashamed
Thinking on what I’ve done
She was naïve and I was a sleaze
Some things can’t be undone

Think again
Don’t give in
This isn’t what you want
Feelings change
Morning brings rain
This isn’t what you want

Hard to believe that I could be
Someone’s idea of love
I should have been out of reach
Baby I’m not that strong

Think again
Don’t give in
This isn’t what you want
Feelings change
Morning brings rain
This isn’t what you want

I’m here today
But I won’t stay

Oh think again
Don’t give in
This isn’t what you want
Feelings change
Morning brings rain
This isn’t what you want

Think again
Don’t give in
This isn’t what you want
Feelings change
Morning brings rain
This isn’t what you want

***

Un Dios salvaje

Publicado: 26 de agosto de 2012 en Cine
Etiquetas:, , ,

Yasmina Reza nació en París hace 53 años. Es una escritora consagrada en su país y fuera de él. Ha conseguido varios premios de teatro tanto en Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.Últimamente su fama ha aumentado al adaptar Roman Polansky una de sus obras titulada ‘Le diue du carnage’, llevada al cine como simplemente ‘Carnage’ y traducida como ‘Un dios salvaje’. Su primer gran éxito se tituló ‘Arte’ (1994) pero no todas sus obras fueron éxitos. Pero sí se le reconoce un mérito, y es que ha sabido conectar con el público de forma general en todas sus obras y que este público es muy diverso. Pero si se ha ganado una fama merecida ha sido gracias al teatro. Describe a la perfección a esa clase media acomodada y aparentemente triunfadora y educada. Varias obras suyas destacan como, por ejemplo, ‘Tres versiones de la vida’ (2000), que trataba de los sacrificios que exige la sociedad a todo aquel que quiere llegar a lo más alto. Muchos directores se han acercado a ella para adaptar sus guiones al cine. Muchos la comparan como la Woody Allen francesa. Lo más curioso de su éxito ‘Carnage’ es que fue un encargo y lo escribió en pocas semanas.

Carnage es una comedia negra, una coproducción entre Francia-Alemania-Polonia y España, adapta y dirigida por el gran maestro Roman Polanski, quien sigue dando muestras de su talento año tras año. El reparto de cuatro actores roza la perfección para darle un impulso al texto que aunque parece en todo momento una obra de teatro no deja ni un momento para el relax. Toda la película logra concentrar la atención del espectador y todos los diálogos son muestra del talento de Reza.

La historia trata sobre dos parejas que se reúnen en casa de una para hablar tras la pelea que han tenido sus hijos en el parque. Por un lado, la pareja interpretada por Kate Winslet y Christoph Waltz, y por otro la pareja formada por Jodie Foster y John C. Reilly. En principio, las dos parejas aparecen como los ejemplos refinados de la clase media neoyorquina, educados, amantes de la serenidad, de la urbanidad y del diálogo. Mostrarse abiertos a tratar la pelea de un hijo que ha golpeado al otro provocándole la pérdida de algún diente podría ser interpretado como una escena un tanto violenta, pero los padres del hijo agresor aceptan ir a visitar la casa de los padres del hijo agredido, una invitación que suena a que hablando se entiende la gente. Y así parece desde el inicio aunque la situación y la escena se van desarrollando y transformando en algo que no estaba previsto, para sacar a relucir todas las miserias de los cuatro protagonistas, sus ademanes más ruines y sus formas más oscuras. No tardan en perder los nervios, la ironía sale a relucir y el sarcasmo y el cinismo son invitados al rato de comenzar la conversación.

La película obtuvo muchos premios, como las dos nominaciones a mejor actriz al Globo de Oro. Quizá el guión ensalza la labor de Waltz, porque su rol tiene las frases más geniales y más directas. Es el personaje frívolo que escandaliza a cualquiera pero que llega a ser un poco secundario cuando el resto se demuestra tal y como son. Pero el trabajo de Polanski, rodando una película en prácticamente una habitación le hace merecedor de múltiples elogios. No baja la intensidad en ningún momento y sabe darle el golpe de cámara preciso a cada personaje en el momento oportuno. Es una película cien por cien recomendable, donde el espectador no deja ni un segundo al relajamiento y donde genera tal grado de energía y de empatía hacia los personajes, que cada uno a su manera, parecen ser uno mismo. Todos somos ellos.

Como siempre, un buen guión, una buena interpretación y una sencilla puesta en escena producen tantos estímulos imposibles de definir claramente. Cada plano encaja a la perfección.  Y como diría aquel, una perfecta obra maestra que deja al público asombrado ante tal cantidad de calidad de interpretación y de dirección. Tiene de todo, el rato cómico, el rato melancólico, el rato dramático y el rato histérico, todo perfectamente hilvanado para su degustación. La cantidad de escenas inolvidables se suceden una tras otra, sin un segundo para poder digerir la que acaba de ocurrir. La conclusión es que es una delicia descubrir películas así, donde no importa el tiempo que duran sino el goce de visionarla y de sentirla. Una felicitación unánime a todo el conjunto creador por esta maravillosa realización.

Octavio Paz

Publicado: 24 de agosto de 2012 en Literatura
Etiquetas:, , ,

“La soledad, el sentimiento y conocimiento de que uno está solo,

excluido del mundo, no es una característica exclusivamente mexicana.

Todos los hombres, en algún momento de sus vidas, se sienten solos.

Y lo están.

Vivir es separarse de lo que fuimos para acercarnos a lo que seremos en el futuro.

La soledad es el hecho mas profundo de la condición humana”

***

La poesía es un género litearario considerado como la manifestación de belleza o del sentimiento estético por medio de las palabras, ya sea en verso o en prosa. Una modalidad textual. Actualmente, la poesía engloba múltiples facetas. Desde la lírica más clásica a la más moderna. La forma de combinar rítmicamente las palabras no es lo único que distingue la poesía de la prosa, pero hasta mediados del XIX era la mejor forma de hacerlo. Con el paso del tiempo, la poesía avanza entre los recursos tecnológicos y los científicos. Nuevas formas de manifestar un mismo concepto: desde la poesía ecologista, a la virtual, pasando por la metapoesía o la poesía de la conciencia. Sin embargo, se lee poca poesía y se fomenta todavía menos. Pero escucharla o leerla es sentirla y descubrir nuevos mundos, paralelos y humanamente posibles. Un lugar donde el ser humano se reencuentra consigo mismo.

Octavio Paz nació en la Ciudad de México (México) en 1914. Escritor y poeta mexicano. Nieto de escritor, ya de pequeño manifestó su atracción por la literatura y publicó sus primeros trabajos en diversas revistas literarias. Estudió Derecho y Filosofía en la Universidad Nacional. En 1936 se trasladó hasta España para luchar en el bando republicano durante la Guerra Civil y al regresar a México fue uno de los fundadores de Taller (1938) y El Hijo Pródigo. Acabó estudios en Estados Unidos entre 1944 y 1945. Recibió más tarde una beca para ingresar en el servicio exterior mexicano.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”

***

En 1955 fundó el grupo poético Poesía en Voz Alta, también colaboró en la Revista Mexicana de Literatura y en El Corno Emplumado. Siempre defendió el arte contemporáneo y sus posiciones experimentales. Durante los años que residió en París hizo amistad con André Breton, pero también viajó por diversos países europeos y asiáticos, llegando a ser nombrado embajador de México en la India en 1962. Su obra tuvo muchos campos, desde la poesía hasta la narración, pasando por el ensayo y la edición. Fue un gran impulsor de las letras mexicanas y siempre se mantuvo dentro de la discusión política, artística y social de su país. Su poesía traspasó límites eróticos, experimentó formas y reflexiones diversas dentro de la propia naturaleza del hombre.

“Ningún pueblo cree en su gobierno. A lo sumo, los pueblos están resignados”

***

Más de quince libros de poesía, como por ejemplo: ‘Entre la piedra y la flor‘ (1941), ‘Salamandra’ (1962), ‘Pasado en claro’ (1975), ‘Poemas’ (1979), etc… Y otras tantas obras escritas en prosa, como: ‘El laberinto de la soledad’ (1950), ‘El mono gramático’ (1974), ‘Los hijos del limo’ (1974), ‘Tiempo nublado’ (1983), ‘Hombres de su siglo’ (1984). Cuando se habla de la obra general de Octavio Paz se suele separar en tres grandes fases: la primera es aquella en la que el autor quiso penetrar, a través de la palabra, en un ámbito de energías esenciales que lo llevó a cierta impersonalidad; con la segunda se adentra en la tradición surrealista, antes de encontrar un nuevo impulso con el contacto de lo oriental; y la tercera época, marcada por la lírica, cuando el autor mezcló el erotismo y el conocimiento.

“La poesía debe ser un poco seca para que arda bien, y de este modo iluminarnos y calentarnos”

***

Por toda su obra se le concedió el Premio Nobel de Literatura en 1990, y es considerado como uno de los grandes poetas hispanos de todos los tiempos. Sus obras abarcaron un gran abanico de estilos y de géneros. Criado en Mixcoac, su padre era abogado y estuvo involucrado en la reforma agraria que siguió a la revolución, fue diputado y colaboró activamente en el movimiento vasconcelista. Por todo eso, su padre se ausentaba del hogar familiar durante largos períodos. El joven Octavio estudió en el Colegio Williams, gracias a su abuelo comenzó su afición por la literatura y en su adolescencia descubrió autores como Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado. Y siendo adolescente escribió su primer poema. Con 19 años ya estaba considerado el poeta más joven de la capital mexicana. Su futuro se preveía esplendoroso.

“Erotismo y poesía: el primero es una metáfora de la sexualidad, la segunda una erotización del lenguaje”

***

Estudió derecho en la UNAM y tras su viaje a Yucatán en 1937 escribió ‘Entre la piedra y la flor’ (1941), un poema que describía la explotación en el campo y en el campesinado yucateco. Al año siguiente se casaría con Elena Garro, con quien estuvo casado hasta 1959, y con quien tuvo una hija, Laura Helena. Se uniría después con Bona Tibertelli con quien seguiría hasta 1965, mientras fue embajador de México en la India. En 1966 se casó de nuevo con Marie-José Tramini, la cual le acompañaría hasta su muerte. En 1937 viajó a España en plena Guerra Civil y allí demostró su solidaridad por el bando republicano, pero se vio afectado por la represión contra los militantes del Partidos Obrero de Unificación Marxista en Cataluña, donde tenía algunos camaradas. Se desilusionó y abordó la denuncia después de los campos de concentración soviéticos y los crímenes de Stalin.

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas

en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio”

***

Gracias a una beca estudió en 1943 en la Universidad de Berkeley, en California, y eso le sirvió para trabajar como diplomáticos, destinado primero a Francia hasta 1951, donde se introdujo en el mundo de los surrealistas. En 1953 regresó a México para dirigir la oficina de Organismos Internacionales. En 1959 regresó a París y más tarde a la India. Estando en la India en 1968 se produjo la masacre de Tlatelolco en México y en seña de protesta renunció a su cargo de embajador, dejando claras sus diferencias con el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. A partir de ahí se dedicará a dar clases en diversas universidades norteamericanas. Si tuviéramos que identificar su estilo poético seguramente nos resultaría difícil. No es fácil de encasillar. Se le ha nombrado como poeta existencial, como surrealista, neomodernista, todas pueden ser correctas y falsas. Tiene un poco de todo y de nada. No se adueñó de ningún estilo y siempre intentó cambiar de estilo, experimentó desde su propio estilo, siendo una poesía realmente personal y única.

“Quédate siempre detrás del hombre que dispara y delante del hombre que está cagando.

Así estás a salvo de las balas y de la mierda”

***

Diario de pensamientos : Desempleo

Publicado: 23 de agosto de 2012 en Diario de pensamientos
Etiquetas:, ,

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”
(Confucio)
***
En sociología se sostiene que la división de trabajo lleva a la evolución social. La misma naturaleza colectiva del trabajo humano y el sistema de relaciones sociales que lo conforma, hace del trabajo un centro de atención constante para la sociología. De hecho, el conflicto social derivado de las relaciones laborales es una de las cuestiones más estudiadas en esa rama. Si analizamos el comportamiento humano desde el inicio, nos damos cuenta de que el trabajo, durante la mayor parte de la historia de la civilización era considerado una actividad despreciable. Siempre se consideró por parte de todos los dogmas religiosos de algo costoso para el hombre. Según los griegos, sólo el ocio recreativo era digno del hombre libre. La esclavitud estaba vista como la forma predominante de trabajo, que nadie quería hacer.

Con la revolución industrial, se vincula el trabajo con la democracia y el sindicalismo, pasando a ser la esclavitud un trabajo asalariado. Y a partir de ahí, se valora de forma diferente, se dignifica y se le menciona como algo positivo por primera vez. La ciencia sociológica, como la ciencia política aparecieron de forma tardía bien avanzado el siglo XX, pero no por eso muchos sociólogos profundizaron mucho sobre este terreno. Figuras de la altura de Weber o Durkheim descubrieron nuevas formas de concebir el asunto. Al trabajo le surgieron distintos campos de análisis, como la división del mismo, la clase social, el conflicto o el poder. El trabajo siempre estaba detrás de todos estos estudios. La población activa, el demandante de trabajo, el ofertante de trabajo. Junto con la economía, ya fuera micro o macro, el trabajo estaba presente.

“Cuando el trabajo es un placer la vida es bella.
Pero cuando nos es impuesto la vida es una esclavitud”
(Máximo Gorki) 
***
Cuando hablamos de desempleo, desocupación o paro, dentro del mercado de trabajo, hacemos referencia a la situación del trabajador que carece de empleo, y lógicamente, de salario. Gente preparada y capacitada para trabajar pero que carece de un puesto de trabajo. El concepto de trabajo ha ido evolucionando hasta convertirse en algo totalmente prioritario para el 95% de la población mundial. Con ese puesto de trabajo se consigue el salario que permite cumplir con los mínimos establecidos para poder vivir. Y sin esos mínimos es imposible poder subsistir. En muchas constituciones de muchos países del mundo está considerado como un derecho, aunque luego no se cumpla y no ocurra nada por ello.

Se puede hablar de que el trabajo dignifica al hombre, que le honra, que le hace sentirse útil. Podemos repetir la frase que encabeza este post y que pronunció Confucio en momentos muy diferentes, y elegir un trabajo que nos guste para que no tengamos que trabajar ni un día de nuestra vida, pero hablar es fácil cuando la realidad es otra. Trabajar se ha convertido en un privilegio y conseguir el dinero mínimo para poder cumplir todas los gastos necesarios para afrontar las necesidades básicas supone el principal problema de la mayoría de la gente en todo el mundo, porque el problema, como todas las cosas, ya es global. No se trata de elegir el trabajo que a uno le gusta, se trata de conseguir un trabajo. Y a partir de ahí ver las posibilidades de futuro.

En la Edad Media, por ejemplo, el problema del desempleo como se entiende hoy en día no existía como tal, había gente sin trabajar. Pero es curioso que a todo aquel que no trabajaba se le consideraba holgazán o vago. Hasta el siglo XIX en Inglaterra estaba considerado el desempleado como inadaptado y trotamundos que dormía a la intemperie y deambulaba por la calle por la noche. Quizá cuando se ve y se descubre al desempleo como un fenómeno a considerar fue a finales del XIX y a principios del XX. Se formaron incluso comisiones gubernamentales para estudiarlo y resolverlo.  Ahí ya estaba considerado el desempleo como una epidemia. A principios de los años 20 todo el mundo occidental experimentó una recesión tras otra y culminó en la Gran Depresión desde 1929. Tras la Segunda Guerra Mundial se experimentó el efecto contrario y se generó un auge económico que disminuyó el desempleo. Quizá cuando comienza la década de los 70 con la crisis del petróleo se comenzó a generar el fenómeno de los despidos. A partir de ahí el efecto del desempleo no se ha detenido y ha ido en aumento convirtiéndose en un auténtico problema mundial.

Hoy se calcula que hay 48 millones de personas desempleadas en países de la OCDE (34 países). Pero lo más preocupante es que de esos 48 millones muchos llevan más de dos años sin empleo, que se calcula en casi 8 millones. Y no parece que el tema vaya a cambiar. El problema radica principalmente en los jóvenes y los menos cualificados. Pero no importan si los jóvenes están convenientemente preparados o no, puesto que caen en las redes del desempleo de la misma forma y con pocas opciones de mejora. Los sistemas de mercado actuales necesitan del pleno empleo, es una herramienta necesaria para el consumo, sin el cual la rueda no gira. No hace falta ser economista ni gurú del momento para darse cuenta de ello. NO se trata de estimular la inversión si no hay nadie que pueda comprar lo que se va a fabricar. Para los empresarios la razón es el coste de los salarios. Para los trabajadores, la ambición desmedida de los mercados y las grandes empresas, que parecen estar regidas o dirigidas por entes no humanos que sólo están creados para generar más beneficios.

Lo peor del asunto es que no hay perspectivas optimistas al respecto. Y es cuando aparece la pregunta inevitable: ¿No hay ideas? ¿O realmente se quiere generar este fenómeno por parte de gobiernos, organismos, mercados y multinacionales? Para solucionar un problema primero hay que tener conciencia de que se tiene tal problema, para luego tomar cartas en el asunto e intentar solucionarlo, pero hace falta querer solucionarlo. Y todo lo que va sucediendo a diestro y siniestro demuestra que o no se tienen las capacidades necesarias o realmente no se desea cambiar la tendencia. Cada uno puede extraer sus propias conjeturas pero la realidad sobresale por encima de todo. El reto ante el que se encuentran los políticos de todos los países OCDE es demoledor. Quizá ni ellos se den cuenta de tal reto. Porque quizá para ellos no representan ningún reto, tan sólo un problema coyuntural que les ha tocado vivir en su época y que esperan que pase pronto por medio de los cambios cíclicos.

El problema para la población mundial sigue siendo que está gobernada por un grupo muy poco capacitado, muy dependiente del mercado o de los mercados que les dictan los pasos a seguir, muy poco dados a plantar cara al capital y a las  grandes empresas y que sólo piensan en prepararse una buena carrera para ellos y sus avenidos. Se acabó el compromiso del trabajador con la empresa, puesto que la empresa no tiene ningún compromiso con el trabajador. Se acabó esa unión en pos de un objetivo concreto. Se acabó lo de pensar que uno puede pertenecer a una empresa concreta, tan sólo se sobrevive durante un tiempo en esa ella para luego cambiar. La inestabilidad aumenta y la crisis no deja de avanzar. Se deben cambiar las reglas del juego, donde siempre ganan los mismos. Se deben girar las tornas para que todo cambie, y no para que todo siga igual o peor. El fenómeno del desempleo va en aumento y ya es imparable. Nadie tiene la varita mágica para hacer cambiar de raíz el problema, y todos aquellos que podrían hacer algo, siguen sentados, contemplando el panorama desde su balcón, esperando que algo cambie, esperando no saben qué.

“Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo”

(Benito Pérez Galdós)

***