The Stone Roses

Publicado: 25 de julio de 2012 en Música
Etiquetas:

El sonido Manchester apareció súbitamente pero impactó en todo el mundo. Era la combinación perfecta de guitarras pop estilo 60 con un ritmo bailable de los 80. Un escenario nuevo que significó el resurgimiento de la música pop bailable tanto en el Reino Unido como fuera de él. The Stone Roses fueron un ejemplo de ese estilo y uno de los grupos más característicos de esa década. Fue a principios de los 90 que consiguieron darse a conocer. Primero a nivel local para luego, con el tiempo, extender su fama y su éxito a todo el mundo.

Hay muchos ejemplos de ese sonido y de esa época, algunos de ellos llegan fácilmente a la mente. Grupos como The Charlatans, Happy Mondays o Inspiral Carpets sembraron un nuevo tipo de fans en toda Gran Bretaña, haciendo extensiva su influencia en toda Europa y en EEUU. Pero fueron muchos grupos los que se sumaron a esa época y esa moda. Lo más curioso de The Stone Roses es que consiguieron un éxito tremendo con su primer álbum homónimo, el cual se estrenó en 1989, pero no supieron o no pudieron conservar ese éxito y esa creatividad.

De hecho, tuvieron que pasar más de 5 años para ver publicado su segundo álbum, titulado ‘Second coming’. Ya parecía una muerte anunciada, porque al año y pico de publicar dicho disco, la banda se desintegró como un castillo de naipes. Aquel proyecto que iluminó a una generación se perdió, se evaporó de la noche a la mañana, pero eso no quita para que nos queden sus canciones, sus melodías y su recuerdo. Sus orígenes fueron el grupo ‘English Rose’, una banda creada en Manchester de la mano de John Squire (guitarra) e Ian Brown (voz). Para 1985 ya crearon su propia banda. The Stone Roses añadieron para su proyecto al batería Reni (Alan John Wren), al guitarrista Andy Couzens y al bajista Pete Garner. Sus primeros conciertos fueron en locales y viejos almacenes de la ciudad de Manchester y de sus suburbios.

Para aquel entonces, su sonido era una mezcla de pop británico de los 60, heavy y toques de rock gótico. En 1987, Couzens dejó el grupo, al que le siguió por el mismo camino Garner. A este último le sustituyó Mani (Gary Mounfield) y a partir de ese momento el grupo comienza la grabación de su primer sencillo ‘So young’. Un single que tuvo poca atención por los medios especializados. A finales del 87 lanzaron su segundo single ‘Sally Cinnamon‘, un gancho que sirvió para indicar el camino por donde podrían meter la cabeza en el mundo musical. Fue en otoño de 1988 cuando lograron un contrato con Silvertone y lanzaron ‘Elephant Stone‘, quizá el detonante, quizá el motivo por el que la banda comienza a deambular por el pop psicodélico y por donde se abre el contacto con sus seguidores.

Para esa época los conciertos comienzan a sucederse y a principios de 1989 graban su primer disco que saldría a la luz en mayo de ese mismo año. Para describir ese disco habría que utilizar el sonido más fino de los 60, con ganchos de guitarra muy ajustados, un Squire en plenitud de creatividad, que logró conectar su música con el mundo. Su ritmo mezclado con el acid house de la época adquirió una dimensión inimaginable. Un disco que recibió buenas críticas muy rápidamente. Fueron definidos como los abanderados de una generación espontánea aparecida en Inglaterra, que daba nuevas sensaciones y nuevos bríos. El tercer single del grupo ‘She bangs the drums’ llegó al top 40 de las listas británicas en unos días. Para noviembre de ese año, el single ‘Fool’s gold’ subió hasta el número ocho.

A finales de ese año los conciertos ya eran en las mejores plazas y en los mejores locales del país. Su fama aumentó como la espuma, una fama ganada con mérito y con fuerza, que desparramó el tarro de las esencias y que logró en poco tiempo llegar a todos los rincones del mundo. Ese álbum está catalogado como uno de los mejores discos de la década y como una de los mejores de la historia del pop moderno. No es difícil de imaginar porqué. Es totalmente merecido. El grupo organizó su propio festival en directo en Spike Island, un concierto que atrajo la atención de más de 30 mil personas y que a la postre resultó ser el último concierto de la banda en Inglaterra. Ahí comenzaron los problemas y las discusiones legales con su sello discográfico.

El grupo quería salir del sello y la empresa se negó a ello. De hecho, la compañía los denunció por incumplimiento de contrato y eso provocó que la banda no pudiera publicar ningún disco a partir de ese momento. Todo se convirtió en una batalla legal que duró demasiado tiempo. La banda aprovechó todo ese intervalo de tiempo para preparar y grabar su segundo disco pero de manera secreta. En marzo de 1991 el juicio llegó a su fin y la banda logró la victoria. A partir de ahí firmó un millonario contrato con Geffen Records. Fueron tres años de grabar canciones inéditas, que se quedaron en el tintero, sin publicar, hasta que por fin llegó el esperado segundo álbum y que fue titulado de esa forma ‘Second coming‘. Quizá la expectación era tan grande que las críticas se quedaron a medias, por un lado era un gran disco, pero por el otro no logró apagar las ansias que se tenían de un nuevo disco del grupo. Ese disco sólo estuvo unas semanas en la lista de grandes ventas.

En 1995 la banda planeó realizar una gira mundial pero unos días antes de comenzar Reni abandonó el grupo y la banda se quedó sin batería. Lo reemplazó Robbie Maddix. La banda realizó una gira por Estados Unidos, y a su conclusión Squire tuvo un accidente de moto y se rompió la clavícula. Eso obligó a cancelar su concierto en el 25º Festival de Glastonbury. Una vez recuperado el grupo ya no consiguió relanzar el vuelo, su fama se hundió al igual que el respeto y la gloria adquiridos con anterioridad. El detonante de la escisión llegó cuando en la primavera de 1996 Squire anunció que abandonaba el grupo y que proyectaba el inicio de una nueva banda. Brown comenzó su propia carrera en solitario en 1998 y Mani se unió a Primal Scream como bajista, aunque también colaboró con el grupo Stereophonics.

No se tuvieron noticias del grupo durante más de 15 años. El funeral de la madre de Mani unió nuevamente a los integrantes del grupo en el funeral y se rumoreó con su vuelta a los escenarios. Hubo reuniones, fechas de conciertos, proyectos, una posible grabación de un nuevo disco, pero de momento todo eso son simples rumores, y verlos nuevamente juntos va a ser una cuestión de fe y de paciencia, cuando nadie da por hecho que ese regreso pueda tener un éxito mínimo como para dejar un  buen sabor de boca.

Se podría decir que es un grupo que se ganó la fama y la admiración gracias a un único disco, pero sus melodías beat de la época hicieron un justo triunfo. Se rodearon de culto y de buenas críticas, de muchos seguidores y con el tiempo se les ha dado mucho más valor de lo que en un principio se les concedió. Se les vio en primavera en Barcelona (España) y se les espera de nuevo en el festival de Benicássim (Castellón) este verano, y se podrá valorar su regreso como una buena noticia o no, todo dependerá de sus ganas y de su arte. Pase lo que pase los recordaremos por su frescura y su creatividad. No olvidaremos nunca el arte de Squire en la guitarra y la voz entrecortada de Brown. Una pareja perfecta que quizá no tuvo el camino que todos esperaban pero que dejaron motivos para recordarlos eternamente.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s