Sean Penn

Publicado: 18 de julio de 2012 en Cine
Etiquetas:,

“Insiste en ser tu mismo, nunca imites a nadie”

(Ralph Waldo Emerson) 

***

Si pensamos que con el paso del tiempo aprendemos, mejoramos y evolucionamos, este personaje es un claro ejemplo de que es así. Una perfecta muestra de que a veces, aunque no siempre, un artista puede ir mejorando con el paso del tiempo, y más que mejorar, llegar a ser. Porque al principio de su carrera no se le veía futuro, tenía el molde, tenía los instrumentos, pero fue al madurar que consiguió encontrar lo mejor de sí mismo, la esencia de su talento, para poder alcanzar los objetivos. Un ejemplo de que con tenacidad y trabajo y, por supuesto, ganas e interés, cualquier en su quehacer diario puede superar sus miedos, sus desequilibrios mentales y lograr las metas tan altamente cotizadas, esas metas que una vez se soñaron y que sólo con la paciencia y el trabajo se consiguen.

Sean Justin Penn nació en California (EEUU) en agosto de 1960. Ya se puede decir de él que es actor y director. Ha sido nominado a múltiples premios y ha obtenido dos premios Oscar.  Hijo de familia dedicada a la industria al cine, dado que su padre era Leo Penn (director de cine) y su madre Eileen Ryan (actriz). Su apellido es sefardí, de origen judeoespañol. Por familia materna el origen es italiano e irlandés. Curiosamente, su padre era judío y su madre católica, pero él siempre se ha definido como agnóstico. Su hermano Chris fue actor también pero falleció en 2006, su otro hermano Michael es músico de profesión.

En los últimos años ha tenido una intensa vida dentro de los medios de comunicación, cuando decidió dedicarse activamente a la política y a grupos de conciencia social. Ha viajado por todo el mundo criticando la política exterior norteamericana y ha dedicado buena parte de su tiempo libre y de sus contactos a denunciar hechos que se producen alrededor del mundo. Eso también le cambió como persona y como artista. Sus inicios en el mundo de la fama no fueron realmente buenos ni productivos. La relación que tuvo con la cantante Madonna le pasó factura, fueron muchos años de controversia, conflictos, discusiones y salidas de tono en toda la prensa del corazón. Su reputación salió dañada y le costó mucho tiempo poder sacar la cabeza de nuevo a flote y dedicarse de lleno a lo que deseaba hacer.

Su siguiente relación pareció darle la estabilidad que le faltaba y junto a Robin Wright tuvo dos hijos, Dylan y Hopper. En diciembre de 2007 anunciaron su divorcio, que anularon en abril de 2008, pero la relación terminó definitivamente en 2010. Sus escarceos amororos continuaron dando vida a los diarios sensacionalistas y a las revistas del corazón, sobre todo a raíz de su relación con la actriz del momento, Scarlett Johansson, que igualmente terminó. No se puede negar que se declare abiertamente de izquierdas y salvador de causas perdidas. Su vida tomó otro rumbo y dedicó su tiempo al arte y a la política. Su integridad está fuera de toda duda, muchas veces porque no ha ganado nada diciendo lo que deseaba decir, simplemente diciendo lo que pensaba. De hecho, en muchas ocasiones ha salido trasquilado, criticado y vilipendiado. Aún así, no ha detenido su labor, e incluso ha añadido intensidad a su motivación personal.

Fue uno de los notorios opositores a la invasión de Iraq en 2003, cuando en la sociedad norteamericana prevalecía la opinión contraria, mayormente manipulada. Visitó Iraq semanas antes de la operación militar, aunque nunca se ha declarado miembro de ninguna ideología política ni partidista. Pero su talante y la elección de muchos de sus últimos papeles demuestran que mantiene una posición muy liberal. En febrero de 2012 hizo unas declaraciones muy fuertes criticando el colonialismo y su decadencia, haciendo hincapié en la invasión de las Malvinas por parte de los ingleses. Hecho que le ha valido las críticas de la prensa británica, siempre orgullosa y contraria a las opiniones críticas sobre la política inglesa en el mundo. Ha realizado labores humanitarias en Haití tras el tremendo terremoto que asoló el país.

Sean Penn estudió interpretación en Los Ángeles, en el Group Repertory Theater. Más adelante abandonó California para trasladarse a Nueva York y representar obras de teatro. Debutó en Broadway con la obra ‘Heartland’. En el mundo del cine debutó en los años 80 de la mano de películas como ‘Taps’ (1981) o ‘Aquel excitante curso’ (1982). En 1985 protagonizó ‘Shanghai Surprise’ (1986) junto a la que era su esposa, Madonna. Le siguieron títulos menores como ‘Colors’ (1988), ‘Corazones de hierro’ (1989) o ‘No somos ángeles’ (1989), junto a Robert de Niro, que le sirvió para coger nombre en el mundo de Hollywood.

A partir de la década de los 90 su faceta se extiende, dedicándose ahora a la dirección, con la que debutó en ‘Extraño vínculo de sangre’ (1991). Ese sería el comienzo de una saga de películas dirigidas como ‘Cruzando la oscuridad’ (1995), ‘El juramento’ (2001) o ‘Hacia rutas salvajes’ (2007) o como se la denominó originalmente ‘Into the wild’, película que le consagró como director, puesto que su obra maestra quedó fuera de toda duda. También ha realizado diversos vídeos musicales.

Su carrera como actor comenzó a activarse y a mejorar en los 90, con títulos como ‘El clan de los irlandeses’ (1990), ‘Atrapado por su pasado’ (1993), donde fue nominado para el Globo de Oro como mejor actor secundario. Fue la prueba de que su carrera había cambiado. Otros títulos siguiente confirmaron la sospecha: ‘Pena de muerte’ (1995), por el que consiguió la primera nominación al Oscar; ‘Loved’ (1997), ‘The game’ (1997), ‘La delgada línea roja’ (1998) ‘Acordes y desacuerdos’ (1999), que le llevó a su segunda nominación,  y ‘Yo soy Sam’ (2000), su tercera nominación al Oscar que tampoco consiguió. Su fama y su talento alcanzaron la cima. El éxito total lo consiguió con ‘Mystic river’ (2003), donde por fin consiguió el galardón tan merecido por toda esa trayectoria por el mejor actor de reparto.

En la década de 2000, sus apariciones siguieron su buen rumbo, sus actuaciones siguen siendo tremendas y buenos ejemplos son: ‘Antes que anochezca’ (2001), ‘El peso del agua’ (2001), ’21 gramos’ (2003),’La intérprete’ (2005), ‘Todos los hombres del rey’ (2006) y, sobre todo, ‘Mi nombre es Harvey Milk’ (2008), donde bordó al personaje histórico del político gay de San Francisco, por el que consiguió el Oscar al mejor actor. Esperemos que su talento siga dando de sí, que nos ilumine todavía más en su carrera y que nos indique que el camino que una vez tomó tras un cruce inesperado siga siendo el correcto. De momento no queda otra que deleitarse con su obra, que sólo está a medio hacer.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s