Uno de los nuestros

Publicado: 21 de junio de 2012 en Cine
Etiquetas:, ,

***

“Desde que tengo uso de razón siempre he querido ser un gángster”

 Nicholas Pileggi (Nueva York, EEUU, 1933) es escritor y guionista. Aunque comenzó su carrera como periodista se vio interesado desde siempre por el tema de la mafia, y a través de ese argumento desarrolló una habilidad y una intuición únicas para escribir libros relacionados con esa organización. Uno de sus éxitos fue ‘Wiseguy’ que en el cine fue llevado con el título de ‘Goodfellas’ (‘Uno de los nuestros’). 


Henry Hill, el mafioso en el que estaba basada la historia de Pileggi acaba de fallecer con 69 años. Ni él mismo pensó que podría llegar a esa edad, sobre todo dada su experiencia en el mundo de la mafia. Y tampoco ha muerto de forma violenta, muy al contrario, ha sido por causas naturales debido a una larga enfermedad que padecía. Pensar que uno puede vivir hasta mayor es algo un tanto utópico cuando se mueve entre tanto riesgo. Su personaje en la película estuvo interpretado por Ray Liotta. El estreno fue en 1990 y fue aclamado por crítica y público, y no era para menos. El propio Hill ayudó a Pileggi en la escritura del guión. Siempre dijo que desde pequeño supo que quería ser gángster, quizá influenciado por el ambiente donde vivió, un entorno de violencia gratuita dentro del East New York. Otro de sus deseos era acabar muerto en el fondo de un río pero con unos bonitos zapatos de cemento.

En una de sus últimas entrevistas comentaba seguir sorprendido por estar vivo después de tantos años. Decía estar agradecido por poder estar vivo todavía, a pesar de su edad. Lo calificaba de surrealismo. Hill se basaba en la realidad para opinar eso. Ninguno de sus ‘socios’ mafiosos sobrevivió tras haber protagonizado el robo en efectivo más grande la historia de EEUU. Hill, junto a varios de sus secuaces, lograron sustraer más de 5 millones de dólares de la terminal de carga de Lufthansa del aeropuerto JFK de Nueva York en 1978. Pocos de los que protagonizaron dicho robo acabaron entre rejas pero sí fueron desapareciendo del planeta poco a poco.

La paradoja es que Hill se convirtió después en un gángster arrepentido y tuvo que seguir los pasos de muchos delincuentes a través de entramado estatal de ‘testigo protegido’, junto a su mujer y sus dos hijos. Un tema relacionado con drogas dio al traste con su protección gubernamental y además los jefes de la mafia ya habían puesto precio a su cabeza, que por aquel entonces rondaba el millón de dólares. Curiosamente, una década después, consiguió salir adelante y levantar cabeza, rehizo su vida y volvió a la legalidad. Por aquellas casualidades y anécdotas de la vida, acabó siendo tertualiano en un programa de radio dirigido por el contradictorio Howard Stern.

En cuanto a la película, Martin Scorsese logró una obra maestra de suspense, acción y drama. Aunque nunca abandonó el sentido del humor. La historia narraba el ascenso y caída de tres mafiosos durante el transcurso de tres décadas. Los tres protagonistas realizaron maravillosas aportaciones al guión, estuvieron soberbios e inolvidables. Junto a Ray Liotta estuvieron Robert de Niro y Joe Pesci. Pero el elenco de estrellas no se detuvo ahí y también es bueno recordar las interpretaciones de Lorraine Braco y Paul Sorvino. Los tres protagonistas de la película acostumbraron a intercambiar charlas con Pileggi, quien compartió información privada con ellos que había conseguido gracias a su investigación personal sobre la mafia organizada.

Pero quizá lo que más sorprendió fue la facilidad que ofreció Scorsese a sus actores para la improvisación. Esa libertad plena en expresarse tal como deseaban confió auténticas escenas de una naturalidad vertiginosa. Fue un éxito de taquilla, doblando el presupuesto. Hubo críticas negativas pero eso no quitó que fuera nominada a 6 Oscar, aunque finalmente solo consiguió uno, como mejor actor de reparto (Joe Pesci). Con el paso del tiempo, esta película ha sido calificada como una de las grandes dentro de la historia de Hollywood, y una de las que mejor describió el entramado interno de la mafia.

Sea como fuere, Scorsese nos deleita con otra de sus obras maestras, y ya nos tiene acostumbrados a muchas. Su calidad como director está fuera de toda duda y su facilidad para interiorizar los pensamientos y sentimientos de individuos un tanto fuera de la sociedad es grandiosa. Una historia perfecta, bien escrita, dirigida e interpretada, con todos los alicientes para poder revisitarla tantas veces como se desee. Un lujo al alcance de cualquiera aunque no tenga nada que ver con ese mundo que describe pero que fácilmente puede imaginarse. Aplauso unánime para una película que no se puede olvidar por muchos años que transcurran.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s