Mayas

Publicado: 3 de mayo de 2012 en Historia
Etiquetas:, ,

Para muchos historiadores, el período de la civilización maya fue la más brillante de la América prehispánica. Y esta cultura floreció en tres zonas muy definidas:

Norte: todas las tierras bajas dela península mexicana de Yucatán

Centro: toda la selva del Petén, justo al norte de la actual Guatemala, y todas las tierras bajas limítrofes de Chiapas y Tabasco en México, al oeste, y de Belice a este.

Sur: toda la zona de altiplanos de Guatemala y una pequeña porción de Honduras.

Donde los mayas florecieron con mayor esplendor y donde alcanzaron unos altos niveles de expresión artística y arquitectónica fue en la región central. Este pueblo tenía conocimientos en muchos campos y destacaban en astronomía, matemáticas y astrología, y no fueron superados por ninguna otra civilización prehispánica.

La ciudad maya prototípica funcionaba como centro religioso, político y comercial para aldeas agrícolas. Existía un centro ceremonial que se ubicaba en las plazas rodeadas de altas pirámides. Los altares llevaban grabadas fechas, episodios históricos y figuras humanas y divinas. Los principales centro mayas en Chipas son Yaxchilán, Bonampak, Toniná y Palenque. Palenque cobró importancia durante el reinado de Pakal, en el siglo VII, cuya tumba fue descubierta en el interior del bello templo de las Inscripciones en 1952. En el sur de Yucatán se encuentran las zonas de Río Bec y Chenes, conocidas por sus famosas tallas de monstruos y serpientes en sus edificios. Los yacimientos de esta zona incluyen Calakmul, Becán, Xpuhil y el propio Río Bec.

La tercera concentración de la cultura maya clásica se encuentra en la península de Yucatán y lleva el nombre de zona Puuc. Su ciudad más importante es Uxmal, al sur de Mérida. La decoración de esta zona alcanzó su máximo esplendor en el palacio del Gobernador de Uxmal y se caracteriza por sus intrincados mosaicos de piedra, que a menudo incluyen los rostros de Chac, la versión maya de Tláloc, el dios de la lluvia.

Los mayas desarrollaron un complejo sistema de escritura, a la vez pictórico y fonético, que contenía entre 300 y 500 símbolos. También perfeccionaron un calendario utilizado por otros pueblos prehispánicos, y lo convirtieron en una herramienta para registrar y prever acontecimientos terrenales y celestiales. Los mayas medían el tiempo en varios ciclos entrelazados, que iban desde semanas de 13 días hsata el ‘Gran Ciclo’ de 1872000 días. Creían que el mundo en el que vivían no era más que uno de una sucesión de mundos, y este carácter cícilio permitía predecir el futuro basándose en el pasado.

El 21 de diciembre de 2012 marca el final del 13º bak’tun del antiguo calendario maya. Un bak’tun representa 400 años. En principio, los antiguos textos dejaban muy claro que la creación anterior a la nuestra sólo duró 13 bak’tun, y que luego se iniciaba una nueva cuenta larga o bak’tun. No queda muy claro entonces todo ese catastrofismo que abunda alrededor del fin de ese calendario, puesto que se supone que comenzaría uno nuevo. De todas formas, este hecho ha servido para filmar películas, escribir libros, realizar programas de televisión al respecto. Realmente, lo que creían los escritos mayas al respecto es que al final de los grandes ciclos se avecinaban momentos de transformación y renovación. Nunca dijeron que el 13º fuera el fin. Para ellos significaría más bien una celebración, un gran cumpleaños. Además, los mayas modernos no utilizan ese calendario para nada y tampoco significa nada en especial para ellos.

Los mayas creían vivir en un universo plano, con un centro y cuatro esquinas, cada una de ellas asociada a un color: el este era rojo, el norte blanco, el oeste negro y el sur amarillo. El centro era verde. Los dioses más importantes de la cultura maya eran: Itzamná, el dios del fuego y creador; Ah Puch, dios de la muerte; Chac, el dios de la lluvia; Yum Kaax, el dios del maíz y de la vegetación.

La religión impregnaba todos los aspectos de la vida maya. Eran muy creyentes de la predestinación y seguían una astrología muy compleja. Elaboraban rituales para ganarse el favor de los dioses, donde se incluían danzas, fiestas, sacrificios, consumo de alcohol llamado ‘balche’ y la práctica habitual de sangrías en orejas, penes y lengua. El método más habitual de sacrificio era la decapitación.

En la segunda mitad del siglo VIII empezaron a aumentar los conflictos entre las ciudades-estado mayas. Y a principios del siglo X, los varios millones de habitantes mayas ya habían desaparecido y con ello el fin del período clásico. Se atribuye a un cataclismo por una serie de sequías y la presión demográfica. Se cree que muchos de esos mayas emigraron a la región de Yucatán  o  a las tierras altas de Chiapas, donde hoy viven sus descendientes. La misma selva se apoderó de nuevo de esas antiguas ciudades de tierras bajas y recientemente se volvió a talar.

comentarios
  1. Como historiadora y lectora: Interesantísimo post.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s