Jacaranda

Publicado: 20 de abril de 2012 en Artículos
Etiquetas:, , ,

Una de las cosas que más me han llamado la atención desde mi llegada a la Ciudad de México ha sido el descubrimiento del árbol conocido como ‘jacaranda’. La jacaranda, también conocido como gualanday o tarco, es un género de unas cuarenta especies de árboles y arbustos de la familia de las bignoniáceas, típicos de la América intertropical y subtropical, que prosperan preferentemente en zonas con un buen régimen de lluvias, aunque pueden implantarse y prosperar en zonas más templadas.

Existen jacarandas centenarios en Buenos Aires o Montevideo. Pueden alcanzar desde los 2 a los 30 metros de altura. Florece dos veces por año, en primavera y en otoño, produciendo inflorescencias racimosas de flores de color azul violáceo y forma tabular en algunas especies, como la famosa jacaranda mimosifolia, pero varía su color, que puede ser incluso rosado. Las flores, de un color azul violáceo, permanecen largamente en el árbol. Su fruto es una cápsula plana y leñosa.

Su madera es aromática y muy apreciadas tanto por ebanistas como carpinteros, en especial para realizar laminados. Las hojas de la jacaranda tienen uso medicinal, se usa como antiséptico y antibacteriano. Su corteza es astringente, aunque no en dosis que admitan su uso industrial.

***

CUENTO

Había una vez en un parque una jacaranda que no había florecido nada,

los áborles de junto estaban de fiesta, todos tenían hojas verdes y brillantes. 

Muy contentos, mecían con el suave viento de la primavera.

“¡Sería mejor que la cortaran! ¡No se ve bonita entre nosotros!” dijo un álamo,

“¡Si! No tiene color ni canta con el viento. ¡Mejor que la corten!” dijo un sauce.

La jacaranda se estremeció de miedo. “¿De verdad me irán a cortar?”, se preguntó y se puso a llorar.

Una hada llamada El hada Azulita, que pasaba cerca, escuchó los sollozos de la jacaranda y le preguntó:

“¿Quié llora? ¿Quién está triste en primavera?”. Los arboles dijeron: “Es la jacaranda. 

Está triste porque la van a cortar ¡Se ve fea y muy seca!”

El hada Azulita se acercó para consolar a la jacaranda “No llores lo que te hace falta son cuidados y cariño.

Voy a pedir a mis amigos que te ayuden” El hada Azulita se despidió de la jacaranda y fue a ver al Sol.

¡Señor Sol! ¿Puede used darle unos de mis rayos a la jacaranda? dijo El hada Azulita,

“No puedo, Me gustaría, pero la señora Nube no se ha movido y no deja que mis rayos lleguen a la jacaranda”

“Entonces hablaré con la nube, querida señora ¿Podría moverse un poquito para que los rayos del sol pueda llegar a la jacaranda?”

“No puedo ¿No ve usted que estoy cargada de agua y no puedo moverme?” dijo la nube. 

El hada se quedó pensando y se le ocurrió pedirle ayuda al viento.

“Señor viento ¿Podría ayudarme a mover a la nube para que la luz del Sol pueda llegar hasta la jacaranda?” dijo el hada.

El viento aceptó y comenzó a soplar, hasta que la reventó.

Después el Sol le dio luz y calor. Poco a poco aparecieron hermosas florecitas que llenaron las ramas de la jacaranda.

Entonces, el hada Azulita dijo: “Para que la jacaranda se vea aún más hermosa, pintaré sus flores de mi color preferido” 

Al tocarlas con su varita mágica todas las flores se volvieron azulitas.

Los árboles se sorprendieron, pero se alegraron mucho al ver que la jacaranda florida ardonaba el parque con su hermoso color.

Desde ese día ya nadie pensó cortarla.

Fin

***


Anuncios
comentarios
  1. Rose dice:

    Resulta a veces extraño que algo tan cotidiano, resulte ser novedoso para otros..esto me enseña más a apreciar lo q ya ni miramos .. Por que siempre esta ahi.. Gracias por recordarme la belleza de estos arboles que yo tenia olvidada..

    Me gusta

  2. Miquel dice:

    Sin lugar a dudas estos climas tropicales en todas sus excepciones, albergan la mayor diversidad de formas i colores que podemos encontrar en la naturaleza. Por aquí (Catalunya) también se han importado árboles “exóticos” para ornamentar paseos o parques como el “Cercis siliquastrum” o árbol del amor. Pero nunca he visto ninguno tan llamativo y de tales dimensiones como estas jacarandas que comentas. Más razones para venir a visitar México. Bonito cuento.
    Gracias por compartir.

    Me gusta

  3. Nick dice:

    Bello, muy bello.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s