El alma

Publicado: 8 de abril de 2012 en Artículos
Etiquetas:, ,

“Lo que está delante de nosotros

y lo que está detrás es poco importante

comparado con lo que reside en nuestro interior”

(Oliver Wendell Holmes)

***

* Lolo : “El alma es una idea de la esencia de un ser humano, eso que hace que yo sea el mismo yo a los tres años y a los noventa. El alma no existe, pero describe bien a la persona, fuera de las contingencias de la vida que pueden provocar cambios en la personalidad, los deseos, los objetivos y los motivos que uno tiene. Sin embargo, el subconsciente que nos gobierna no tiene nada de sublime, mientras que la palabra alma está dotada de un toque mágico o sagrado, que la llena de esencia “inmortal” y por tanto independiente de las visicitudes de la vida. Es cierto que cada uno es como es, así somos los seres humanos, pero también es cierto que la autoconsciencia nos permite sobreponernos y ser mejores personas. El alma, la presencia, la esencia de la persona, no es más que una hermosa leyenda, un mito, una cuestión de fe”

* Rosy : “El alma es lo que más te duele cuando te hacen daño…”

* Marta : “El alma es el espíritu de nuestra vida, es la esencia de lo que somos en lo malo y en lo bueno”

* Nick : “Tus actos son el espejo de tu alma. Tu alma es tu esencia”

* DDpares : “El alma existe y es el elemento que une al cuerpo con el espíritu inmortal, es eso que sentimos en el ‘corazón'”

* Lolo : “La inmortalidad no ha sido aún alcanzada, y cuando lo sea, como el volar, no se parecerá a lo que imaginamos. Tal vez nos la traiga la ciencia y la tecnología y tal vez la evitemos como evitamos los aeropuertos. Volar, el sueño de la humanidad, no es para nada lo que se pensaba… Es lo que pasa con los mitos, que los llenamos de poesía. Además ¿quien quiere vivir para siempre? Sería una condena…”

***

Con tantas veces como se utiliza deberíamos conocer su significado. Nos remitimos a ella en demasiadas ocasiones como si la comprendiéramos o supiéramos bastante sobre ella. La creemos tan familiar que nos arriesgamos a mentarla como si tal cosa, a utilizarla para determinadas ocasiones, para embellecernos con ella e incluso para deleitarnos con su presencia. Sin embargo, si preguntamos seriamente sobre lo que es, las dudas aparecen, las cuestiones aumentan y nos dejamos embriagar por el ligero aroma a desconocido. Porque la idea en cuestión es algo etéreo, irreal, abstracto, ligeramente soñador, fantasioso y novelesco. También poético, porqué no. Pero se acerca poco a la realidad. La imaginación vuela y la usamos para descifrar mensajes que no entenderemos nunca.

“Yo fui expulsado del colegio por copiar en el examen de metafísica;

miré en el alma del muchacho que se sentaba al lado de mí”.

(Woody Allen)

La indefinición en la vida marca muchas rutas, y mucha gente se encuentra a gusto con esa inseguridad, digamos que no les sienta mal. El significado real y concreto de muchos conceptos para algunos resulta poco manejable, les introduce en un laberinto de cuestiones difíciles de responder; en cambio, cuando lo inconcreto aparece se encuentran más a gusto, es como si no tuvieran que representar la realidad, y en la imaginación abordan los problemas, las realidades y los sueños. Lo que habita en el interior adquiere textura propia, aumenta la capacidad de añadir nuevos elementos en la búsqueda de compromiso y de lealtad hacia uno mismo. En el interior de nosotros habita la incertidumbre, pero es la incertidumbre más importante, es la nuestra. Nuestra materia, la que se ve y la que no, lo que envuelve el envoltorio y lo que anida en su interior, todo forma un conjunto que comprende a la personalidad, al ser y a la persona.

“Sólo te ama aquel que ama tu alma”

(Platón)

El término ‘alma’ o ‘ánima’ se refiere a un principio o entidad inmaterial e invisible que poseen los seres vivos y cuyas propiedades y características varían según diferentes tradiciones y perspectivas filosóficas y/o religiosas. Se usaba el término latino ‘anima’ para designar el principio por el cual los seres animados estaban dotados de movimiento propio. Según todo esto, las plantas, los animales y los seres humanos estarían dotados de alma. Estamos hablando de cierto tipo de fe, porque demostrar todo esto carece de fundamento y de realidad. El alma, por tanto, es algo indeterminado, indefinido, imaginario, que todos podemos visualizar de forma diferente, en el que algunos pueden creer y otros no.

“El alma es un vaso que sólo se llena con eternidad”

(Amado Nervo)

Se pueden formular ironías al respecto o hacer alegaciones en su favor. Siempre ha sonado como una palabra decorativa, que da mucho énfasis en el contexto que se utilice, aunque nadie sabe definirla de forma correcta. Ya es curioso que las religiones hagan uso de la palabra con demasiada facilidad, quizá por ser un contexto completamente abstracto donde pueden perderse todos sus discursos y donde la complejidad les da seguridad a su teoría.

Es cierto que durante el transcurso de la historia del hombre, el concepto de ‘alma’ ha pasado por varios procesos de explicación. Desde el dualismo del idealismo filosófico, a la interpretación existencialista de un todo con dos aspectos específicos: lo material y lo inmaterial. El mismo Platón consideraba al alma como la dimensión más importante del ser humano. La narraba como incluida en el cuerpo. Aristóteles la definió como la forma específica de un cuerpo natural que en potencia tiene vida; la esencia de tal tipo de cuerpo. Partimos de una base que podría decir que la forma o esencia es lo que hace que un ente sea lo que es. Se forma una unidad sustancial, compuesta por materia y forma. Alma y cuerpo no son separables. Pero nos cuesta distinguir la parte del alma.

“¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?”

(Blas Pascal)

La religión cristiana distingue dos partes en el ser humano: el cuerpo (físico) y el alma (espiritual). Le concede al alma la notoriedad de aspecto del ser humano, que lo unifica como individuo y lo lanza a actividades que van más allá de lo material. Gracias al alma el hombre es capaz de poseer instintos, sentimientos, emociones, pensamientos y decisiones libres, así como de posee autoconciencia. Tomás de Aquino prefería una reflexión más antropológica y hablaba de principios y no de realidades opuestas. El ser humano estaría inmerso en lo material y obedecería a sus leyes básicas de espacio y tiempo. No sería material del todo y podría ir más allá del espacio y del tiempo con su razón. Pero, ¿qué es lo primero? La esencia del cuerpo o la esencia del espíritu? Acaso no es más importante la esencia de lo que no se deja ver que lo que se ve con total plenitud y claridad.

No todos somos lo que mostramos. No todo es lo que se ve. Pero lo que anida en el interior a veces es indescriptible, indescifrable y casi desconocido. No mostramos el interior más que en contadas ocasiones y el alma (si existe) está ahí. No mostramos el alma por temor a desnudarnos. A sentirnos vacíos. Vaciar el alma sería algo así como vaciar el cajón de nuestras esencias. Si el alma es algo independiente, debe ser algo divino y bueno, aunque cueste imaginárselo. Si el alma va unida al cuerpo forma parte intrínseca de nuestro yo y abundaría en nuestras emociones y en nuestros pensamientos. Hegel concebía el espíritu como la unidad de la autoconciencia y de la conciencia, una unidad que se realizaba en la razón, sobre la base de la práctica.

El materialismo dialéctico no redujo lo espiritual a la simple suma de sensaciones y rechazaba la representación del espíritu como algo que existe con independencia de la materia. El concepto de espíritu puede estar basado de forma metafórica para comprender según qué motivaciones. Es un sinónimo de esencia que enfoca todas nuestras reservas de pensamientos, un disco duro inalcanzable mediante el cual procesamos todo lo que pasa a través de nuestra mente.

comentarios
  1. Tonita dice:

    Hay algo que dice algo más de lo que digo, hay algo que se dice a sí mismo a pesar de mi, algo sustancial que vive de lo más profundo de mi esencia, algo que no me pertenece, algo que de alguna misteriosa manera también soy, una manera de estar vivo desde antes de mi, algo que respira con el universo. Facundo Cabral. Saludos Vicente, muy interesante articulo. ;)

    Me gusta

  2. Nick dice:

    Algunas frases más:

    El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada.
    Gustavo Adolfo Bécquer

    La gente podrá hacer cualquier cosa, no importa cuán absurda, con el fin de evitar enfrentar su propia alma.
    Carl Jung

    Por qué el corazón se duerme Si el alma sigue soñando.
    José Bergamín

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s