El cazador

Publicado: 7 de abril de 2012 en Cine
Etiquetas:, ,

Basada en un guión de Deric Washburn, ayudado por el director Michael Cimino, la película ‘The Deer hunter’ (‘El cazador’ o ‘El francotirador’) asombró al mundo del cine y del espectáculo. Un drama en toda su esencia, realizada con gusto, mostrando una cruda realidad, un panorama bélico un tanto desconocido. Se estrenó en 1978 y consiguió 5 Oscars, pero además se la consideró como una de las mejores 100 películas de la historia del cine según el American Film Institute.

Nos presenta una epopeya increíble basada en la vida de tres obreros de la industria siderúrgica de la zona de Pennsylvania (EEUU), cuyas rutinarias y simples vidas, envueltas en un manto de tranquilidad, paz y felicidad se ven, de la noche a la mañana, dentro de una trágica guerra. La guerra de Vietnam será el escenario de la terrible trama. Capturados por el ejército Vietcong, consiguen sobrevivir en una situación casi inhumana, siendo torturados tanto física como mentalmente.

Michael Cimino, nació en Nueva York en 1943, aunque no todos coinciden en que esa fecha sea la real. Se graduó en la Universidad de Yale. Su biografía es uno de los ejemplos más descriptivos de todo Hollywood con respecto a conseguir un ascenso meteórico para luego cosechar una gran y  posterior caída. Escritor de guiones, decidió dedicarse  a la dirección cuando la productora de Clint Eastwood eligió su guión ‘Thunderbolt and lightfoot’ para llevarla a la gran pantalla en 1974. Aunque en un principio iba a ser el propio Eastwood el encargado de dirigirla, Cimino logró convencerle para ser él su propio director de la historia. Esa película fue un éxito. Y gracias a ello pudo contar con un gran reparto de actores para su proyecto más ambicioso.

Su segunda película ‘El cazador’ cosechó todos los éxitos posibles, tanto a nivel de crítica (unánime), como de espectadores. Ganó el Oscar al mejor director y a la mejor película. Quizá la película fue un empujón en las conciencias norteamericanas con respecto a la guerra de Vietnam. Abrió los ojos de mucha gente que se encontraba distante y un poco desinformada de lo que realmente podía estar ocurriendo. Una visión pesimista del conflicto, de la vida de muchos de aquellos que hipotecaron su presente y su futuro por defender no se sabía muy bien qué. Muchos de los que fueron a esa guerra volvieron siendo diferentes. Nunca fueron a ser las mismas personas.

Destacó el trabajo de Cimino en la dirección pero también el del húngaro Vilmos Zsigmond en la fotografía, por no olvidar la banda sonora  de Stanley Myers, con quien colaboró en la guitarra el compositor John Williams. La historia nos presenta durante un buen rato la vida pacífica que reina entre el grupo de amigos. Nos muestra la realidad de sus vidas. Nada que ver con lo que tendrán que lidiar a partir de su marcha a la guerra. El trabajo de todos los actores superó con creces las expectativas. Destacó por encima de todos Christopher Walken, quien consiguió el Oscar al mejor actor secundario, y que hizo una de sus mejores interpretaciones de toda su carrera. Pero la lista de grandes actores no se detuvo en él solamente, el trabajo de Meryl Streep, Robert De Niro, John Savage o John Cazale entre otros fue magnífico. Sobre todo De Niro dio muestras de su grandeza como suele hacer habitualmente. Un perfecto papel de hombre comprometido aunque fuerte por fuera sensible y destrozado por dentro.

Cimino no quiso tan sólo describir la guerra, quiso entablar empatía entre los espectadores, presentando sus vidas tal como son, o como eran. Una crítica al sistema, a la guerra, a las masacres psíquicas. Todo el mundo recuerda la escena de la ruleta rusa, donde los nervios están a flor de piel y donde pudo conseguir generar una angustia propia de las mejores escenas del cine. Esa escena es tratada con realismo y crudeza, como se merece. Pero la crítica va más allá, contra los defensores de la barbarie, contra los norteamericanos que convirtieron Saigón en un centro de prostitución, drogas y alcohol. Una crítica a las heridas provocadas por situaciones extremas con las que el ser humano debe encontrarse en alguna fase de su vida y que dejan su huella y cambian por siempre la personalidad de éste.

También la historia nos habla de amistad, de lealtad, de compromiso. Muchas cosas carecen de significado si abandonamos nuestros principios, nuestros ideales. Sean cuales sean, debemos aferrarnos a ellos con fuerza para poder agarrar el último vestigio de ilusión y de esperanza. La promesa de hacer regresar a su amigo a casa puede representar la única forma de vida. Volver a la tragedia, sin importar las circunstancias, sin pensar en el peligro, tan sólo con la determinación de encontrar a un amigo. El descubrir que ese amigo ha perdido el norte, que se encuentra completamente fuera de sí, que ha perdido todo los argumentos de vida, la dureza más extrema de la mente humana. La desesperación absoluta. El caos.

Un drama con letras mayúsculas que nos sumerge en una realidad agónica, angustiosa, seca y dura. Un golpe en el estómago que te deja sin aliento. Una historia intensa, brutal y conmovedora. Un casi final para su director que a partir de ahí se deslizó hacia un retiro virtual y que jamás consiguió éxito parecido. Una historia épica que sigue en las retinas de los espectadores. Una historia que describe la amistad como fuente de vida y que narra las consecuencias catastróficas que la vida puede ir ofreciendo. Obra maestra que jamás debemos ni queremos olvidar.


comentarios
  1. A mí también me impactó en su momento. Excelente y amplio análisis del film.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s