Diario de pensamientos : Sobrepeso y obesidad

Publicado: 5 de abril de 2012 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

Hay una noticia que no podemos esconder y que el otro día me sobresaltó. Tres millones de personas mueren al año en el mundo por malos hábitos alimenticios. Según la ONU la culpa es de la industria y de los gobiernos y reclama gravar la comida basura. Es curioso que cuando parece que más indignada está la población mundial al respecto de la concienciación con respecto al hambre y las muertes por hambre en el mundo, resulte que en el primer mundo un problema está ascendiendo sus datos de forma escandalosa, y es precisamente por todo lo contrario, por comer de forma abusiva, descontrolada y fuera de toda lógica.

Donde unos no pueden encontrar nada que llevarse a la boca y se vuelven locos para poder alimentar a sus hijos, resulta que otros dedican buena parte de su día a ingerir alimentos ricos en grasas y calorías, sin importarles aparentemente su lado negativo y sus consecuencias. Vivimos en una sociedad preocupada por la estética, los médicos que se dedican a ello ya son, en una buena parte, millonarios. Nadie quiere estar mal, aparentar estar mal y cualquier atisbo de ello provoca que se busquen soluciones al respecto. Nunca había habido tantos usuarios de gimnasios y piscinas, nunca habíamos visto tanta gente haciendo deporte por las calles. Y, sin embargo, el número de obesos aumenta a una velocidad alarmante, incluso en la edad infantil, un tremendo problema que parece que nadie quiera solucionar. Nos encontramos con los dos extremos, los que se obsesionan por su estética y los que se abandonan completamente a su suerte.

El sobrepeso es aquella condición de poseer más grasa corporal de la que se considera saludable en relación a la estatura. Esta enfermedad se da en ambientes donde los alimentos son abundantes y los estilos de vida son sedentarios. Sólo por poner un ejemplo, el 65% de la población de EEUU está considerada con sobrepeso u obesidad y ese porcentaje sigue aumentando año tras año. Se calcula que más de mil  trescientos millones de adultos en todo el mundo padecen excesos de peso o son obesos. Y además se detectado que existe esa enfermedad en todos los grupos de edad.

La obesidad se considera como una enfermedad crónica por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Esa acumulación de grasa en exceso puede afectar a la flexibilidad y al movimiento. Asociada a una gran cantidad de enfermedades circulatorias y con alto índice de mortalidad. Es un factor de riesgo, tanto a nivel cardiovascular, diabetes, como algunas formas de cáncer, etc. Un serio problema de salud pública mundial que va en aumento y, como considera la OMS, una enfermedad que ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. El mundo está pagando caro su carencia en cuanto a su fracaso en políticas alimenticias. Una de cada siete personas en el mundo pasa hambre. Y una de cada siete está obesa o con sobrepeso. Menudos datos. Se ha potenciado el consumo de carnes, grasas, azúcares y aceites, mientras que se han abandonado la ingestión de legumbres, frutas y verduras.

“Se anuncia comida basura y al mismo tiempo se sufragan campañas en contra”

(Olivier de Schutter)

Aquí no se trata de ser más o menos rico. Se trata de educar. La educación alimentaria es básica y no se ha tenido en cuenta. La opulencia, el dinero y el consumo han generado comportamientos exagerados, y en la comida y en la alimentación no podían ser menos. No se ha planteado el problema con seriedad, tal vez porque el negocio está por encima de muchas cosas, o porque nadie ha visto más allá. Los niños de hoy en el primer mundo no saben comer en su gran mayoría. No conocen la mayoría de alimentos. Dicen no gustarles muchos productos cuando ni siquiera han llegado a probarlos. La culpa no es sólo de los estamentos, de los gobiernos, la culpa viene marcada desde el hogar, donde el niño aprende comportamientos y costumbres, la alimentación también es un comportamiento y una costumbre. Si te acostumbran a comer mal no aprenderás o te costará mucho aprender a comer bien.

Es sencillo ampararse en excusas como no tengo tiempo, no tengo ganas, la vida me estresa, la sociedad me consume, tengo que ir a lo fácil… Seguimos alimentado excusas para alejarnos de la realidad. La culpa está ahí, podemos encararla y solucionarla o seguir diciendo que la culpa es de la sociedad. Los comportamientos alimenticios nos pertenecen, no son culpa de nadie ni nadie nos obliga a adoptarlos. Cuando uno comienza a tener sobrepeso debe poner todos sus medios a su alcance para evitarlo, no por razones estéticas simplemente, sino porque su salud saldrá fortalecida. Fomentar el ejercicio, evitar abusos o excesos, sin que por eso nos limitemos, son buenas muestras de que estamos combatiendo un peligro. Abandonarnos a nuestra suerte o decir que nos da igual no ayuda a nada, al contrario, nos induce todavía más a perder la ilusión por conservarnos bien.

Es curioso que en el mundo tanta gente muera de hambre y que otra no sepa cómo comer más. Las malas políticas demuestran al mismo tiempo que el nivel político deja mucho que desear a todos los niveles. Sin personas que sepan dirigir temas tan delicados como la alimentación y que sepan instruir y estructurar bases para un futuro más sano es imposible mejorar. El ser humano sigue deleitando con su poder de sorpresa a diestro y siniestro. NO podemos negar que las contradicciones están a la orden del día, y que mientras lloramos por el que no tiene intentamos de paso tener todavía más de lo que podemos abarcar. Comportamientos humanos y sociales que deslumbran por su ignorancia y que demuestran que con el paso de los años el hombre sigue siendo un animal en todos sus principios, a pesar de que muchos intenten convencernos de lo contrario. El instinto supera a la razón.

Anuncios
comentarios
  1. Nick dice:

    Resumiendo y para flipar y eso que lo dice un reputado economista, o sea que no es conspiroparanoia.

    Los alimentos altamente procesados a base de maíz, que llevan numerosos aditivos químicos, son bien conocidos por ser un importante motor del aumento de peso, pero desde una perspectiva convencional de contabilidad del crecimiento son excelentes. Las grandes empresas agrícolas reciben dinero por producir maíz (a menudo subsidiado por el Gobierno), y los procesadores de alimentos reciben dinero por añadir toneladas de químicos para crear un producto adictivo —y por tanto, irresistible—. Al mismo tiempo, los científicos reciben dinero por encontrar la mezcla exacta de sal, azúcar y químicos para hacer altamente adictiva la comida instantánea más nueva; los anunciantes reciben dinero por promoverla; y al final, la industria de la salud gana fortunas al tratar la enfermedad que inevitablemente se produce.

    El capitalismo coronario es fantástico para el mercado bursátil, que incluye compañías en todas estas industrias. Los alimentos altamente procesados también son buenos para la creación de empleos, incluidos los de alto nivel en las áreas de la investigación, la publicidad y los servicios sanitarios.

    Me gusta

  2. Nick dice:

    No puedo más que pasaros este enlace. Yo aún sigo alucinando.
    http://economia.elpais.com/economia/2012/02/10/actualidad/1328875983_329094.html

    Me gusta

  3. Rose dice:

    La obesidad en un problema de salud pública que en México esta creciendo en cifras alarmantes, se observan incluso casos de niños con diabetes, hipertensión y algunos hasta infartos… La responsabilidad esta en las políticas gubernamentales q deben de regular la calidad de alimentos q se comercializan, pero tb es tarea de los padres enseñar a los chicos a comer , tener criterios de alimentación , involucrarlos en la tarea de preparar vegetales y verduras para comer.. Si hacemos esto.. Podemos avanzar un poco y ellos sabrán q escoger a la hora de alimentarse..

    Me gusta

  4. Javier dice:

    Todo esto es logico que pase no? Mas maquinas que nos hacen nuestros trabajos, mas coches que nos mueven de aqui a alla, peores habitos alimenticios, yo no se ahora alli, pero aqui sale mas barata la comida basura que ir al super, con lo que la mitad del pais come de paquete aparte de la falta de tiempo para cocinar algo sano, mas trabajos sedentarios y largos que te mantienen el dia entero fuera de casa, joder y encima quieren que nos mantengamos delgaditos…….Sabeis una cosa de la que me dado cuenta, el español en general hace una cosa que la mitad de los europeos no hace y es PASEAR, y espero que continue, si esta costumbre nuestra de salir sin ton ni son solo a estirar las piernas, no se acostumbra en muchos paises, incluido este, e incluso en España yo creo que esta disminuyendo. Yo he tenido conversaciones con alguna gente aqui que me preguntan que hicisteis el fin de semana y yo contesto fuimos a dar un paseo a tal sitio, y te preguntan que tenias que hacer alli y digo nada simplemente di una vuelta y no lo entienden, ellos solo salen o van a algun lado si tienen algo que hacer alli.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s