Diario de pensamientos : Guantánamo

Publicado: 23 de febrero de 2012 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

Guantánamo es una ciudad que está situada en el sudeste de Cuba, dentro de la provincia del mismo nombre. Y justo dentro de esta provincia se encuentra situada la base norteamericana de Guantánamo desde su creación en 1902. Es una provincia que siempre ha vivido del café y de la caña de azúcar. Siempre se le ha considerado como la región iniciadora de las luchas contra el colonialismo español. De hecho, en febrero de 1895, Guantánamo se incorpora a la guerra de independencia cuando Pedro Agustín Pérez organiza el alzamiento  en la finca ‘La Confianza’ en las afueras de la ciudad.

Durante la intervención norteamericana entre 1898 a 1902 la bahía cercana a la ciudad comenzó  a llamar la atención del gobierno USA por sus grandes potencialidades estratégicas para el control militar de la zona. La Enmienda Platt, ley que aprobó el Congreso de Estados Unidos a principios del siglo XX y bajo la amenaza de que en caso de no aceptarse la isla permanecería ocupada militarmente, estableció la obligación de ceder parte del territorio para instalaciones militares a Estados Unidos. Y así fue. En diciembre de 1903, EEUU tomó posesión ‘hasta que lo necesitasen’ de la bahía de Guantánamo, mediante dicho tratado. Para el gobierno de Cuba el enclave es ilegal y desde 1960 se niega a recibir el simbólico pago de arriendo que estableció dicho acuerdo de 5000 dólares.

Tras los atentados de septiembre de 2001, las autoridades norteamericanas comenzaron a usar la base naval que utiliza en la bahía de Guantánamo como centro de detención para detenidos acusados de terrorismo. La mayoría de detenidos procedentes de Afganistán cuando se invadió ese país tras los atentados a las Torres Gemelas. Hay que decir que Guantánamo es sólo un ejemplo del sistema creado por el departamento norteamericano en el exterior para crear campos de detención, casi todos controlados por la CIA. Tras los atentados de septiembre de 2001, el gobierno de George W. Bush promovió una ley que aprobó el Congreso por la que se otorgaba a dicho presidente una autorización sin precedentes para emplear la fuerza contra naciones, organizaciones e individuos que, según su criterio, estuviesen relacionados de cualquier forma con los atentados o con actos futuros de terrorismo internacional.

Esa carta blanca se la concedió el Congreso norteamericano pero no la Comunidad Internacional, aunque el papel de la ONU en este caso deja mucho que desear, como casi siempre. Las presiones y las manipulaciones hacia otros estados siempre ha provocado el silencio y la complicidad cuando se trata del gobierno de EEUU. Quizá desde ese momento y con la excusa lograda por los atentados, la historia norteamericana entró en un terreno pantanoso del cual todavía no ha podido salir y su crédito y su credibilidad han perdido la fuerza como si de un refresco se tratara. Muy difícil va a ser darle la vuelta a la historia con capítulos como éste. El presidente Bush firmó un documento secreto donde autorizaba a la CIA a instalar centros de detención fuera del territorio de los Estados Unidos. Firmó una orden ejecutiva donde instaba y apoyaba al Pentágono a la detención, tratamiento y enjuiciamiento de todos aquellos extranjeros que fueran sospechosos de terrorismo, pudiendo mantener a todos ellos bajo custodia indefinida y sin cargos.

Según el gobierno norteamericano, estos prisioneros son combatientes enemigos ilegales, con lo cual entiende que tiene por qué aplicarles la Convención de Ginebra, por lo que puede retenerlos indefinidamente y sin derecho a la representación de un abogado, algo que ha sido criticado por gobiernos y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo. Digamos que los prisioneros se encuentran en un estado de vacío legal permanente. Esto dice mucho de un país que abandera la democracia como su logotipo más importante, dando a entender que sin la presencia de éste en el resto del mundo muchas libertades se perderían. La hipocresía de los Estados en su máxima expresión. Pero el pueblo norteamericano sigue anclado en el encefalograma plano, aquel que no permite pensar, criticar o reaccionar. La parálisis permanente en la que se ve sumida la sociedad norteamericana hace pensar que la complicidad va más allá de ideologías para adentrarse en el terreno de la manipulación y de la ignorancia.

Sólo hasta 2008 habían pasado por el centro alrededor de 800 prisioneros de 42 países, la gran mayoría afganos y pakistaníes. Según Amnistía Internacional hasta casi veinte detenidos eran menores de edad cuando fueron puestos bajo custodia de EEUU. Uno de ellos acabó suicidándose. Más del 80% de los detenidos no fueron detenidos por fuerzas norteamericanas sino por mercenarios o ejércitos extranjeros atraídos por las grandes recompensas prometidas. EEUU afirma y reafirma que los detenidos reciben un trato humanitario. Pero por estar en suelo no norteamericano no se les otorga el derecho que disfrutarían con la Constitución de EEUU, como por ejemplo, la presunción de inocencia o el derecho a un juicio con jurado. Se ha negado que existan torturas y se pregona que es una instalación modelo, visitada por más de 2000 periodistas de 400 medios de comunicación de todo el mundo. Según Naciones Unidas hay pruebas y evidencias de que se ha practicado la tortura y alimentaciones forzosas a detenidos en huelga de hambre. La coacción psicológica es un hecho según varios informes de Cruz Roja Internacional.

El descrédito continúa aumentando pero no se hace nada al respecto. El 22 de enero de 2009, dos días despúes de asumir su cargo, el presidente Barack Obama firmó una resolución para cerrar la prisión de Guantánamo en el plazo de un año. Se han cumplido dos años desde ese instante y se han cumplido diez desde la creación del centro. La vergüenza ya no sólo es norteamericana sino mundial. A todos se nos juzgará por esos hechos deleznables y poco humanitarios. Cuando se pregona justicia y libertad, democracia y tolerancia hay que saber qué significan esas palabras exactamente antes de lanzarlas al aire de forma gratuita. La falta de escrúpulos y la complicidad de otros provoca situaciones como ésta y demuestra que el ser humano sigue enclavado en la Antigüedad por mucho que a una masa falta de pensamiento propio continúe pensando que la modernidad es enarbolar la bandera propia de un país y la de la democracia.

Los hombres son juzgados por la Historia y por élla seremos juzgados, por tolerar semejantes hechos. Y viendo situaciones como éstas reconoces que falta mucho camino que recorrer para reconocer a un mundo igualitario, libre y justo, repleto de democracia y de libertad. Enormes palabras, bellos adjetivos, que sirven para rellenar hojas de diarios pero que ya no engañan prácticamente a nadie.

comentarios
  1. @khristtinie dice:

    Felicitaciones y gracias x facilitarnos información de hechos y realidades que son tambien nuestro sentir como seres humanos en este laberinto de sociedad civilizada que nos ha tocado vivir! Un abrazo!

    Me gusta

  2. Manel dice:

    Hablamos en un post reciente de la vergüenza.
    Claramente Guantánamo es una vergüenza formal. Es la clara expresión de la fuerza enfrentada a la razón, es la violación de los derechos humanos, es la impotencia del poderoso, es la sinrazón.
    Y aquel que no reniega de esta llaga flamante de la humanidad, es un monstruo.

    Me gusta

  3. Miquel dice:

    Es una de las barbaridades más grandes de la historia. Comparables a los laboratorios nacis o a la santa inquisición. Es vergonzoso que actualmente se siga practicando tal monstruosidad a ojos de todo el mundo y que todo el mundo calle.

    Me gusta

  4. Nick dice:

    Seria mejor si cantaran la canción basada en las primeras estrofas de los «Versos sencillos», del poeta cubano José Martí.

    Guajira guantanamera
    guantanamera
    guajira guantanamera
    Yo soy un hombre sincero
    de donde crecen las palmas.
    yo soy un hombre sincero
    de donde crecen las palmas.
    y antes de morir yo quiero
    cantar mis versos del alma.
    Guantanamera ….
    Cultivo una rosa blanca
    en junio como en enero.
    cultivo una rosa blanca
    en junio como en enero.
    para el amigo sincero
    que me da su mano franca.
    Guantanamera ….
    Mi verso es de un verde claro
    y de un carmín encendido.
    mi verso es de un verde claro
    y de un carmín encendido.
    mi verso es un ciervo herido
    que busca en el monte amparo.
    Guantanamera ….

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s