Diario de pensamientos : Las cosas del Mossad

Publicado: 15 de febrero de 2012 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

Tremendamente conocido al igual que temido. Un organismo creado con la más astuta intención y que desarrolla su trabajo de modo eficaz y carente de escrúpulos. Dicen los ‘expertos’ que es quizá el mejor servicio secreto del mundo y si lo dicen será por algo, quizá por su eficiencia durante tantos años o por su modo de desenvolverse, con artes ágiles, sin andarse por las ramas. Para que nos entendamos todos, el Mossad no es más que el servicio secreto israelí. Es una de las muchas agencias que operan dentro del estado pero es la más conocida. Ha sido protagonista de siniestros casos y ha sido protagonista de muchas películas y novelas de espionaje. En sí mismo, el Mossad es responsable de la recopilación de toda la información que llega al servicio de Inteligencia del Estado de Israel, como de toda acción encubierta, todo espionaje que sea necesario y todos los actos de contraterrorismo donde el gobierno sionista se pueda ver envuelto.

Desde la proclamación del Estado de Israel, el pueblo judío está convencido (dada las declaraciones de muchos líderes árabes) de estar en el punto de mira de muchos países vecinos por ser odiados tanto como pueblo como por su religión. El Holocausto judío sirvió (bajo presiones manifiestas) a los sionistas para proclamar un Estado de Israel que siempre ha estado auspiciado por los Estados Unidos. Si alguno se pregunta el porqué no hace falta pensar demasiado. De los 10 bancos más poderosos de Estados Unidos nueve son de capital judío, por no hablar de toda la industria que posee y de los millones de judíos desperdigados por todo el mundo que apoyan la causa incondicionalmente tanto ideológica como financieramente.

Bajo esta excusa o argumento político el Estado de Israel, bajo la atenta mirada de todos sus incondicionales y enemigos, creó durante el telón de acero y la guerra fría una estrategia particular que serviría para salir a flote ante cualquier posible peligro que pudiera ocasionarse dentro de su territorio o fuera de él. De sobras es conocido que las numerosas presiones del pueblo israelí contra el pueblo palestino provocaron  que muchos países simpatizaran con el pequeño pueblo árabe. Los ataques terroristas contra distintas ciudades y objetivos israelíes han sido abundantes pero la reacción judía no se hizo nunca esperar. El pueblo judío es un pueblo que siempre ha manifestado su intención de paz. De hecho, presume de ser un Estado que jamás ha proclamado la guerra contra nadie, aunque muchos se la han declarado a él. Y en todas las guerras ha salido como ganador, gracias a su potencial armamentístico, a su potencial económico y a sus innumerables socios que le han dado su apoyo militar y político en cualquier situación.

Este es un hecho innegable. Israel se ha sentido amenazado siempre, y esa obsesión ha provocado acciones que no han tenido justificación y que, sin embargo, la mayoría de las veces han salido sin castigo por parte de la justicia internacional debido a las presiones que ha ejercido tanto el gobierno israelí como el norteamericano. Hay una tesis muy  fomentada en suelo norteamericano y dice que aquella persona que ose criticar abiertamente la política del gobierno judío sobre el pueblo palestino es simplemente antisionista. Bajo esa definición tratan de establecer a los enemigos del pueblo o a los simpatizantes de los ‘terroristas’.

Cualquier crítica sirve para ser definido como enemigo del pueblo israelí y pasar a ser simpatizante de la causa terrorista. La demagogia llevada al extremo para justificar cualquier acción. Y llama la atención como una noticia que pasa por las páginas de los mejores diarios de todo el mundo se hace totalmente desapercibida para la mayoría de personas. Es bien sabido que todos los servicios secretos del mundo actúan por su cuenta, pasando de los controles de los organismos internacionales y haciendo caso omiso de todo aquel que ni siquiera ose amenazarlos. Ellos trabajan y no ceden en su empeño. Desde hace unos años para Israel el principal enemigo en la zona es Irán. La obsesión de que el estado persa está intentando conseguir  la bomba atómica para lanzarla contra Israel es un hecho que ya parece creíble por ser tan repetitivo. Mientras muchos ciudadanos del mundo intentan conocer si esa noticia es verídica o no (recordando las famosas armas de destrucción masiva que poseía Sadam en Iraq antes de la conocida invasión) , el Mossad ya lleva unas cuantas misiones en sus espaldas por el famoso ‘por si acaso’.

Muchos especialistas ya le han dado un nombre a todo lo que está ocurriendo: es una guerra abierta pero denominada ‘secreta’, donde los espías son los protagonistas silenciosos de una guerra internacional. EEUU y Arabia Saudí serían los cómplices de la trama. ¿Qué trama? Sencillo. Ir asesinando a todos los colaboradores iraníes que sean sospechosos de trabajar en la elaboración del programa atómico iraní. El último caso ha sido el asesinato del científico Mustafa Ahmadi, de 32 años, especialista en el programa atómico iraní en enero de 2012. Pero no ha sido el primero. Hay algunos casos más; como el caso de Masud Ali Mohamadi, profesor de física en la Universidad de Teherán que fue asesinado en enero de 2010; o Majid Shahriari, de 40 años, fundador de la sociedad nuclear iraní, asesinado en noviembre de 2010; o Dariush Rezaineyad, de 35 años, especialista en física nuclear, asesinado en julio de 2011; o el general Hasan Tehrani Mo Ghadam, jefe del programa de misiles asesinado en noviembre de 2011.

El Mossad ha sido el causante de todos estos asesinatos. Ilan Mizrahi, ex director del Consejo Nacional de Seguridad israelí, no niega los hechos y habla con serenidad de una ‘guerra secreta’. Pero una guerra es cuando dos atacan y por lo visto todavía no se ha contabilizado  ninguna víctima israelí.

La conclusión es que el Mossad tiene poder para hacer y deshacer, y la Comunidad Internacional consiente con argumentos que ni ella misma entiende ni cree. Los argumentos que llevan a asesinar con derecho y de forma discriminada, sin argumentar prueba alguna, con sólo la información adquirida por el mismo servicio secreto israelí y que convence a sus aliados con una facilidad pasmosa. Una pregunta asalta tras escrutar todos estos hechos: ¿qué ocurriría si la situación fuera al contrario?

El Mossad ha perfeccionado la forma de matar. Y para colmo alecciona a sus espías femeninas diciéndoles que les está permitido acostarse con el enemigo. Según el documento del Mossad, todas aquellas mujeres que se acuestan con el enemigo con el fin de conseguir información actúan conforme a los preceptos del judaísmo. Se advierte y se aconseja que para dichas misiones se utilicen mujeres licenciosas. En casos en los que las mujeres espías judías estuvieran casadas, los rabinos aconsejan que los maridos se separen de ellas durante las misiones correspondientes para volverse a casar una vez finalizadas. Todo bien argumentado y según las sagradas escrituras.

La hipocresía y la demagogia, por no hablar de cinismo elevados a la máxima potencia, justificando lo injustificable y tratando de que los demás seamos capaces de creerlo. Un intento lógico pero poco viable. Muchos seguirán admirando al Mossad por su ‘eficiencia’ y su ‘inteligencia’, otro tan sólo se preguntarán hasta dónde son capaces de llegar para conseguir sus fines. Maquiavelo a su lado no era más que un simple aficionado.

comentarios
  1. Manel dice:

    Para mí, el fin nunca justifica los medios.
    Todos los servicios secretos, de todos los estados que los tengan, están por encima del bien y del mal.
    Como siempre, la propaganda justifica lo injustificable. Quién posee los medios, posee la “verdad”. Y, ¿quién posee los medios?
    Apaga y vámonos.
    La hipocresía es la cara de los poderosos.

    Me gusta

  2. Nick dice:

    Distorsionar,manipular,falsear,falsificar,mangonear,viciar,adulterar, matar, aniquilar, violar y demás en arras de una supuesta causa justa.Luego te confiesas, rezas dos paternostrum y para casa que ya podemos volver a empezar con la aniquilación,por lo menos en lo concerniente a lo católico.No obstante,supongo que todas las religiones beben de la misma inspiración.

    Me gusta

    • Tete dice:

      Todas las religiones dicen ser pacificias, pero si activan la violencia la justifican rapidamente, lo que dices, un para de oraciones y a confesarse, la hipocresia mas increible al servicio de los fieles y no tan fieles…

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s