Java (Indonesia)

Publicado: 5 de febrero de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:, , ,

La historia de Java es casi eterna. Se tiene constancia de asentamientos es esta zona hace 1,7 millones de años. Las olas migratorias hacia la isla no se han detenido jamás. Es una isla que está bendecida por su fertilidad y frondosidad y es rica en minerales, con una gran agricultura. Siempre cohabitaron en su territorio pequeños principados o reinados, algunos hindúes como el reino de Mataram, fundado por el soberano Sanjaya en el XVIII. Su Dios era Siva y de ahí la existencia de algunos templos en su honor.

Después vendría la dinastía de Sailendra, pero el hinduismo y el budismo continuaron coexistiendo. Con la caída de Mataram el renacimiento javanés empezó en el 1019 d.C. con el rey Airlangga, quien constituyó el primer vínculo con Bali y dividió su territorio en dos reinos. Apareció una nueva potencia, el célebre reino de Majapahit, que se convirtió en el primer reino comercial javanés, con puertos y rutas de navegación. Con el declive de este reino creció la influencia islámica.

Java en la actualidad es un puzle de megaciudades, de una belleza natural fascinante y muchas y arraigadas tradiciones culturales, religiosas y artesanales. Lo cierto es que sus ciudades, por regla general, son poco atractivas, por no decir nada. Tienen problemas serios de contaminación y de medioambiente.

De todas formas todavía es seguro caminar por sus calles, la amabilidad y la hospitalidad javanesas son muy bien conocidas y respetadas. Pero cuando se sale de las grandes ciudades es cuando se ve realmente el carácter del javanés. Afable, sencillo, humilde y trabajador. Un territorio repleto de paisajes con magia, de arrozales que se agolpan junto a los caminos, aldeas de casas construidas con terracota, colinas cubiertas de espesa jungla. Se dice que Java es una de las regiones más fértiles del planeta y con razón. En algunas zonas, por ejemplo,  hay posibilidad de 3 cosechas al año. Además, se dice que los javaneses son los más cultos y sofisticados de toda Indonesia.

Java es el motor industrial y económico del país. Tanto en lo que se refiere a la actividad política como financiera el centro neurálgico es este. Además ha sido el centro de inversión extranjera durante muchos años, por lo que no es de extrañar que la mayoría de la industria nacional esté concentrada ahí. Es cierto que existen contrastes y grandes. Los modernos y enormes centros comerciales resplandecen en grandes ciudades junto a barrios de chabolas y de gente que sobrevive con dos euros al día.

Junto a Bali, Java es la isla más abierta de todo el país y la más occidentalizada, pero llama la atención los pocos habitantes que se defienden en inglés, incluso en zonas turísticas. La influencia holandesa sólo permanece en gente mayor que estudió la cultura y el idioma, pero ya sólo son residuos. La gente joven en general no acostumbra a hablar idiomas extranjeros y eso se nota. La educación es todavía una asignatura pendiente de revisión, puede y debe ser mejorada en el futuro para que sea un país con posibilidades de desarrollo. Eso no quita para reconocer que la población javanesa es de las más instruidas del país, por no decir la que más.

Aunque su gran mayoría son musulmanes moderados, hay que reconocer que una parte de ese islamismo se ha vuelto más conservador y desafiante ante la influencia extranjera. No debemos olvidar los atentados en Yakarta y en Bali. Todos los terroristas procedían de Java.

Para el viajero, Java se convierte en una sorpresa continua, y puede pasar de las montañas volcánicas a las costas o a las ciudades con una gran facilidad. La historia javanesa le sumergirá en una continua visita a templos, museos y culturas diferentes. Descubrirá una naturaleza deslumbrante que le fascinará como el Parque Nacional de Ujung Kulon, el de Baluran, el de Meru Betiri o el de Alas Purwo, por sólo nombrar los más conocidos. Pero el viajero también descubrirá la esencia cultura e histórica paseando por las calles de Yogyakarta o Solo, o bañándose en alguna de sus maravillosas playas, un lugar que ya se ha convertido en culto para muchos surfistas venidos de todo el mundo. El viajero se saciará la sed con cerveza Bintang mientras recorre las calles de Yakarta, pasea por entre los muchos jardines botánicos (Bogor) o subir cimas como el del Gunung Gede (2958 m); podrá inundarse de actividad urbana en ciudades como Bandung, relajarse en sus costas (Pangandaran) o visitar algunos de sus todavía activos volcanes.

Quizá el mayor problema de Java es su densidad de población. Habitan más de 130 millones de personas concentradas en un territorio de 130 mil km cuadrados, lo que le convierten en uno de los lugares más densamente poblados del planeta con más de mil personas por km cuadrado, que es 2,6 veces la densidad de población del Reino Unido, que es un país del  mismo tamaño. Y aunque la pobreza en los suburbios y en el centro de las grandes ciudades es evidente, y aunque la modernidad no ha llegado en muchos enclaves rurales y el desarrollo y las posibilidades son bastante ínfimas para la mayoría de los habitantes de la isla, no es menos cierto que la sonrisa de un javanés siempre surge espontánea, siempre aparecen un buen gesto y una mirada amable, y eso siempre es de agradecer.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s