Jardín botánico de Singapur

Publicado: 4 de febrero de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:, ,

Estar en Singapur y no visitar este tremendo jardín botánico merece un castigo. No sólo por ser un oasis en medio de tanta jungla urbana, no sólo por respirar aire más fresco por un apar o tres de horas, no sólo por desconectar de tanto centro comercial y de ver pasear a gente por todas partes con la única intención de no saber adónde ir. Esta visita se hace obligatoria y necesaria, es interesante, te relaja y te hace ver esta ciudad de otro modo.

Su lema es ‘conectamos a las plantas con la gente’. Y yo que creo que es la gente la que se conecta directamente con todas las especies que habitan este hermoso jardín. Su extensión le hace ser un paraíso en medio de la gran urbe. Un terreno apto para pasear, para leer, para acudir con la familia y los niños o con la mascota correspondiente. Un lugar donde evadirse por un rato, tomar algo, tumbarse en algunas de sus laderas de césped y cargar la batería para el siguiente día. Y es que espacios como este, lleno de un hermoso verde no abundan en esta ciudad. Un descanso aquí puede suponer una gran victoria.

Este jardín botánico fue fundado en 1860 y posee 52 hectáreas de terreno para las que se necesitan según la guía que atiende en la entrada más de 5 horas como mínimo para poder contemplar todo su contenido. En su origen fue un laboratorio para desarrollar cosechas que potencialmente pudieran ser rentables, como el caucho o el café. Hoy contiene un herbario con más de 600 mil especímenes, una biblioteca con documentos de archivo desde el siglo XVI, una colección de árboles de franchipán, un Jardín de la Evolución y una jungla singapurense original.

Dentro del mismo espacio se encuentra también el Jardín Nacional de Orquídeas con más de 60 mil plantas y una sala refrigerada con orquídeas de climas más frescos. Las orquídeas son unos seres vivos extraordinarios, y sin duda vale la pena contemplarlas. Otra joya que habita aquí es la ‘Vanda Miss Joaquim’, la flor nacional de Singapur, descubierta en 1893 por Agnes Joaquim en su propio jardín. Estos jardines son también lugar idóneo para la celebración de conciertos gratuitos y al aire libre que se celebran cada primer domingo de cada mes en el Shaw Foundation Symphony Stage.

El paseo de casi tres horas es una maravilla contemplando perros relajados, parejas pensativas, familias de picnic, niños correteando, sonido de insectos y algún que otro animal. El tráfico se olvida y eso que a unas manzanas están los comercios y los grandes almacenes de la zona de Orchard Road. Una vez entras el panorama cambia, es posible esconderte, pasar desapercibido, es posible relajarte con la lectura de un diario o de un libro, o simplemente contemplar a los visitantes. Una delicia de lugar que es totalmente aconsejable para todo aquel que se pierda algún día por esta ciudad. El oxígeno que se respira hará que su andadura por las calles se haga más ágil.

comentarios
  1. Nick dice:

    Bellissimo,ma che cosa più bella

    Me gusta

  2. Miquel dice:

    Seguro que se agradece esa calma en medio de tanta vorágine urbana. La belleza en la naturaleza es insuperable y en la botánica encontramos una de las representaciones más extraordinarias de ello. Lo del jardín nacional de orquídeas tiene que ser una maravilla.
    En fin, que la cultura no solo está en los libros, una gran parte está en conocer y apreciar el mundo que nos rodea. Sin duda los jardines botánicos enriquecen el espíritu y estimulan la sensibilidad. Pasear por ellos siempre es una buena inversión.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s