Singapur (Un poco de historia)

Publicado: 30 de enero de 2012 en Historia
Etiquetas:

La isla, anteriormente llamada “Temasek”, fue bautizada como “Singapura” por el príncipe Parameswara en el siglo XIV. En 1819, el teniente gobernador británico de Java, Stamford Raffles, desembarcó en Singapur. En esa época, ese territorio estaba en manos del imperio de Johore, que se encontraba sumido en luchas sucesorias y estaba gobernado por un jefe local. Al morir el sultán proclamaron al hijo menor dado que los holandeses tenían un acuerdo que así lo certificaba. Pero Raffles intervino dando el apoyo británico y reconociendo al hijo mayor como heredero legítimo. Eso permitió al gobernador firmar un tratado con el nuevo sultán por el cual adquiría en exclusividad el derecho de construir un asentamiento comercial. Ya en 1824 otro tratado concedía la cesión de Singapur a Gran Bretaña a perpetuidad a cambio de dinero y una pensión vitalicia para el sultán y el jefe local.

Raffles salió encantado con el trato y no era para menos. De hecho escribió lo siguiente: ‘Es imposible imaginarse un lugar que combine más ventajas’. El tiempo le daría la razón. Un gran visionario que adviritó antes que nadie todas las posibilidades que atesoraba esta extensión de terreno, estratégicamente colocado en un mapa comercial de auténtica magnitud. En esa época no dejaba de ser un pantano rodeado de densa jungla. Con otro tratado con los holandeses, los británicos lograron calmar sus protestas y concedieron una parte de la actual Indonesia. Gran Bretaña logró unir sus colonias en el estrecho (Penang, Malaca y Singapur).

Raffles dejó instrucciones al nuevo gobernador sobre el crecimiento de Singapur, el coronel William Farquhar. La idea era que debía ser un puerto franco y construir un fuerte. La población que habita la zona en esos momentos no pasaba de 150 pescadores y unos cuantos granjeros chinos pero a partir de entonces se multiplicó. Llegaron más chinos, malayos, indonesios e indios, todos atraídos por las oportunidades que ofrecía un puerto franco y por la estabilidad que ofrecía el gobierno británico. Ya en 1821 la población ya superaba los 10 mil habitantes. El comercio se disparó de una forma veloz. La estructura de Singapur fue creciendo, instalando nuevas estructuras, construyendo nuevas calles, astilleros, iglesias y un jardín botánico, todo con la idea de que fuera algún día un lugar de magnitud e importancia considerables. Otra idea genial de Raffles fue la de separar las distintas poblaciones en barrios según su raza.

En 1926 se creó la Unión Malaya-Singapur pero ya antes de la Segunda Guerra Mundial, Malasia ya reclamaba la independencia. No obstante, durante esa guerra, los japoneses invadieron ambos territorios llegando a rebautizar a Singapur como Syonan (Luz del sur) y fue precisamente ahí donde se rindieron ante los británicos en 1945. De todas formas era evidente que la influencia y el poder los británicos en la zona estaba destinada a desaparecer. En 1959, Lee Kuan Yew fue elegido Primer Ministro. Su partido, el Partido de Acción del Pueblo, PAP (People’s Action Party) propuso entonces la integración en la Federación de Malasia y se consiguió en 1963, pero poco después, en 1964, las diferencias eran demasiadas y la secesión se convirtió en una realidad, pasando a ser República de Singapur el 9 de agosto de 1965.

En Singapur se siguen celebrando elecciones pero en realidad se sabe el resultado de antemano. El PAP se ha mantenido en el poder por todos los medios, legítimos o no, desde que consiguió esa primera victoria. Su líder dejó el cargo en 1990 pero dirigió el gobierno desde la sombra para luego darle el relevo a su hijo mayor Lee Hsien Loong que lo dirige desde 2004. Entre sus méritos se encuentra la estabilización económica del país, la salida de la crisis económica a comienzos de la década de 2000 y haber mantenido al país a salvo de la corrupción. Además, el país goza de un PNB per cápita de los más altos del mundo (39º) y al nivel de grandes países de Europa occidental. La tasa de paro no sobrepasa nunca el 5%. De todas formas algunos expertos califican el sistema de gobierno de Singapur como un régimen híbrido, con rasgos democráticos y autoritarios a la vez. Algunos lo consideran un país ‘parcialmente libre’.

Es un país que ha permanecido fiel a sus reticencias en muchos aspectos y que, a pesar de que se han superado muchos obstáculos, sigue teniendo la pena de muerte vigente como en casos de tráfico de drogas. La permisividad con el alcohol se ha allanado un poco, así como la actividad de los casinos, dejando un poco de relativa manga ancha a sus ciudadanos para que puedan ir gozando de toda esa actividad laboral frenética durante más de 40 años de esfuerzo colectivo y todo con vistas a la inversión extranjera y a la visita de turistas. La población goza de una esperanza de vida de más de 80 años para sus 4,5 millones de habitantes, donde la densidad de población es la mayor del mundo después de Mónaco. La población china representa más del 75%, los malayos más del 12% y los indios no superan el 7%. El resto de la población proviene de distintos países occidentales.

Anuncios
comentarios
  1. Nick dice:

    Creo que es el 3º en la lista de los países menos corruptos del mundo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s