Estado de Perak (Malasia)

Publicado: 24 de enero de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:, , ,

Perak es un extenso estado que limita al norte con Tailandia y por el sur hasta el estado de Sengalor. Un estado que posee una rica historia, un variado paisaje y una gente muy agradable. Una de sus atracciones es la isla de Pangkor, en la costa, popular para los jóvenes viajeros desde hace décadas. Otra isla cercana, Pangkor Laut está orientada al turismo de lujo, una exclusiva zona dentro de Malasia.

Kuala Kangsar es donde se originó la industria nacional del caucho, en sus tiempos el motor de la economía nacional. Taiping es otro de los destinos interesantes pero por causas diferentes, aquí destacan sus jardines, sus restos coloniales y su zoo. Otra zona adorada por su entorno es la Reserva Forestal de los Manglares de Matang. La capital del Estado es Ipoh, una gran ciudad un poco destartalada con pequeños residuos coloniales algunas cuevas-templo budistas.

Perak es el lugar de acceso a las montañas donde se encuentran las conocidas Cameron Highlands (que pertenecen al estado de Pahang). Es la estación de montaña más importante del país sin duda alguna y uno de los destinos turísticos adorados por turistas y viajeros.

La historia de Perak se basa en su fama y en su riqueza debido a las abundantes minas de estaño. De hecho el nombre Perak significa ‘plata’ en malayo. El origen se remonta a principios del siglo XVI cuando el hijo del que fue último sultán de Malaca, Muzaffar  Shah, que comenzó su propia dinastía a orillas del río Perak (Sungai Perak). Lógicamente sus reservas de estaño fueron muy atractivas para las potencias extranjeras y sus vecinos más cercanos. Los holandeses fracasaron en su intento en el siglo XVII. En el XVIII los bugis por el sur y los siameses por el norte lanzaron ataques conjuntos pero la intervención de los británicos desbarató sus planes. Los chinos también se vieron atraídos por las minas y se registraron una gran cantidad de flujos de inmigrantes que formaron clanes rivales en cuanto se establecieron. El resultado de todo ello fue el caos absoluto.

Todo eso fue ‘aprovechado’ por los británicos para iniciar su primera incursión en la zona en 1874 mediante el gobernador Sir Andrew Clarke que presionó para que el sultán aceptara el pacto que denominaron Tratado de Pangkor, por el cual se comprometía a aceptar a un general británico al que debía consultar sobre cualquier asunto que no tuviera que ver con la religión o las costumbres malayas. Todo contribuyó a consolidar el poder británico en la zona. En 1875 el sultán Abdullah se vio obligado a aceptar las condiciones pero ese mismo año varios jefes locales de Perak unieron sus fuerzas para finalmente asesinar al general James Birch. Consecuencia de todo ello una pequeña batalla que se saldó con el exilio del sultán y el nombramiento de otro sultán por parte de los mismos británicos. Se nombró a otro gobernador que le dio otro aire a la zona, Sir Hugh Low, quien hablaba malayo con fluidez, botánico aficionado y gran experto en las costumbres locales. Los sultanes mantuvieron su estatus pero fueron más bien figuras decorativas. En 1885 se construyó la primera línea férrea del estado para transportar el estaño, eso conllevó un rápido desarrollo de la zona. Invadido por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, Perak se unió a la Federación de Estados malayos en 1948 y en 1957 se unió al nuevo estado independiente de Malasia.

Palau Pangkor está a 40 minutos desde Lumut. Una isla turística sin más, famosa por sus buenas playas y una carretera que recorre la isla abarrotada de colinas cubiertas de jungla. El turismo y el pescado fresco son sus motores económicos. Es un destino de fin de semana para los lugareños más cercanos. Ipoh, la capital toma su nombre de un árbol venenoso que abundaba antiguamente en la zona. Se fundó en 1870 y prosperó rápidamente por el estaño. Hoy se la conoce como la ‘ciudad de las buganvillas’. Quizá hoy en día es más conocida por ser el lugar donde se cocinan los fideos de arroz denominados ‘kway teow’ y se dice que es la ciudad donde mejor se come de todo el país. Otro producto típico de la ciudad son los pomelos, algunos llegan a conseguir el tamaño de un balón de fútbol. El café blanco de Ipoh es otro de los atractivos: se elabora con margarina de palma y se sirve con leche condensada.

Kuala Kangsar fue sede de la realeza del estado cuando el sultán trasladó su corte allí. Ahí fue también donde se afianzó el dominio británico y es donde tuvo origen la gran industria del caucho aunque luego fuera eclipsada por otras ciudades. El centro de la ciudad es viejo y caótico, como casi todos los centros malayos, pero tiene zonas tranquilas y espaciosas. Una de las ciudades más atractivas de todo el país.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s