Penang (Malasia)

Publicado: 21 de enero de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:, , ,

Unas tres horas tarde el ferry que lleva desde Kuah (Langkawi) hasta la capital de Penang (Georgetown). Un trayecto tranquilo por las aguas del Mar de Andamán que se decora con los islotes que aparecen a un lado y el otro durante buena parte del recorrido hasta introducirse en el Estrecho de Malaca. Penang es uno de los lugares más visitados de Malasia. De hecho se la conoce como la ‘Perla de Oriente’. La característica principal de este estado malayo es que es el único donde predomina la población china. Eso le da un aspecto diferente, colorido, atractivo y muy particular. Uno se percata de esta circunstancia nada más atracar el ferry. Ya no se ven tantos velos en la cabeza de las mujeres malayas. Aquí predominan los rostros más amarillos y pálidos, los ojos más cerrados, la actividad comercial se vuelve enérgica y activa y el  movimiento comercial fuera de lo común si lo comparas con lo que has ido viendo durante los últimos días.

Penang y sus orígenes son poco conocidos. Parece ser que en el siglo XV los chinos ya conocían la isla que estaba deshabitada. Fue un mercader inglés, el capitán James Lancaster, quien en 1593, atracó por primera vez. Se encontró con un panorama solitario y salvaje. Y parece ser que hasta el siglo XVIII no aparecieron los primeros colonos procedentes de Sumatra .  La isla estuvo en manos del sultán de Kedah hasta 1771 cuando firmó un acuerdo con la Compañía Británica de las Indias Orientales. El acuerdo era muy básico: se cambiaban derechos comerciales a cambio de ayuda militar contra Siam (Tailandia).

En 1786 los británicos tomaron posesión de Penang. Lo hizo el capitán Francis Light que la renombró como Georgetown en honor al príncipe de Gales que luego pasaría a ser rey de Inglaterra con el nombre de Jorge IV. La idea de Light fue poblar la isla y para eso ideó un plan con varios detalles e ideas muy sugerentes: primero permitió a todos los recién llegados reclamar todo aquel trozo de tierra que pudieran limpiar por ellos mismos; más tarde creó un puerto libre para el comercio y libre de impuestos; y finalmente promovió un ambiente tolerante y liberal para que fuera atractivo para todos los colonos de todo Asia que desearan asentarse  en la zona. Los resultados de su plan fueron un hecho  puesto que a principios del siglo XVIII en Penang vivían más de 10 mil personas.

La economía tardó en desarrollarse en la isla porque  los primeros europeos que se instalaron establecieron sólo plantaciones de especias (la demanda dominaba el mercado), pero eran cosechas  que tardaban mucho tiempo en recogerse y además requerían un gran desembolso y una gran inversión inicial. Los siguientes colonos fueron más prácticos y sembraron azúcar y coco, aunque la agricultura siempre tuvo el problema de la falta de mano de obra.

A mediados del siglo XIX Penang ya se había convertido en un comercio importante del opio chino, lo que aportaba más de la mitad de todos los ingresos de la isla. Ahí comenzó a conocerse a Penang por su mala reputación, por sus burdeles, por sus garitos de apuestas. En definitiva, un lugar peligroso donde dominaban las mafias chinas.

En 1867 fue cuando la violencia alcanzó su clímax. Unos disturbios graves se sucedieron entre dos sociedades secretas chinas rivales. Los británicos multaron a los dos grupos con grandes sumas de dinero y se vieron obligados a establecer una fuerza policial permanente dentro de la colonia.

Aunque posteriormente se desarrolló económicamente nunca pudo llegar a alcanzar el esplendor de Singapur, pero quizás, gracias a ello, pudo conservar todas sus riquezas y arquitecturas culturales y coloniales. En la década de 1960 Penang se convirtió en puerto libre. Y desde entonces experimentó un rápido crecimiento económico aunque más tarde perdió su condición de puerto libre que se fue a parar a manos de la isla de Langkawi. De todas formas, actualmente el turismo sigue siendo la fuente de ingresos que no se detiene y que sigue en aumento y que le da vida a toda la isla.

El panorama que ofrece la isla es una sucesión de jungla y costa. Hay tierras de labranza por donde se mire, al igual que plantaciones y pueblos de pescadores.  Sigue siendo una visita obligada para cualquier viajero que se preste a descubrir Malasia. Destacan las playas del norte donde los hoteles de lujo y los resorts privados ya se han instalado desde hace años y que presumen de una ocupación muy alta durante todo el año debido a las buenas temperaturas que posee el territorio.

Anuncios
comentarios
  1. Me encantó Georgetown cuando la visité, me resultó una ciudad muy agradable de visitar, con muy buen ambiente, y sobre todo una casco antiguo digno de ver.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s