Langkawi (Malasia)

Publicado: 20 de enero de 2012 en Rincones del Mundo
Etiquetas:, ,

Hay muchas leyendas que cuentan la historia de esta isla del Mar de Andamán. El nombre que tiene, Langkawi, combina dos palabras malayas que significan águila (helang) y fuerte (kawi). Quizá la leyenda que más gusta a los lugareños es esa que habla de una doncella llamada Mahsuri, quien fue acusada injustamente de adulterio y que antes de ser ejecutada lanzó una maldición a la isla que sería capaz de prolongarse durante más de siete generaciones. Dicen que al ser inocente brotó de ella sangre blanca y por eso son blancas las arenas finas de las playas de la isla.

Quizá Langkawi posee las mejores playas de todo Malasia. Son muchas y todas ellas de alta calidad. La más conocida, popular y concurrida es la llamada Pantai Cenang, y es la que concentra mayor número de visitantes, de hoteles. Además es popular para todo tipo de turistas, para todo tipo de edades y todavía no da la sensación de estar plenamente masificada. Sólo el tiempo podrá decir si aguantará como está o no. Pero hay más, como por ejemplo, su continuación que se llama Pantai Tengah, u otras más alejadas como Pantai Kok Beach, Tengkorak Beach o Tanjung Rhu. Su entorno es un paraíso, eso que todos imaginamos de vez en cuando queremos desconectar de nuestra rutina habitual. Playas de arena blanca rodeadas de colinas y montañas verdes, llenas de jungla, decorada por arrozales y por una selva viva y fresca. Lugar ideal para parejas, familias y mochileros. Está situada a unos 30 km de la costa y se accede a ella mediante un ferry que se toma en el puerto de Kuala Kedah, aunque desde varios puertos cercanos es posible hacerlo. También desde la cercana Tailandia.

Es una isla donde se puede practicar infinidad de deportes y aficiones. Aventuras varias, excursiones, caminatas, ascensiones, rafting o simplemente disfrutar de la tranquilidad de su entorno. Porque eso realmente es lo que proyecta su visita. Tranquilidad. Y se nota que todavía no ha sido convenientemente explotada ni por turistas ni por explotadores turísticos, en comparación a otras zonas turísticas próximas. En total alberga esta área casi cien islas desperdigadas por toda la zona del estado de Kedah, aunque sólo la principal, Langkawi puede decirse que está habitada. Para añadir atractivo al lugar desde 1986 la isla se declaró como zona libre de impuestos y cada vez recibe más visitantes nacionales que aprovechan su estancia o un breve espacio de tiempo para aprovisionarse con todo lo que puedan. Un litro de gasolina no representa ni 0,4 céntimos de euro por poner solamente un ejemplo. Aunque el alcohol y el tabaco juegan un papel importante, los productos de primera necesidad son hasta un 20% más baratos.

Acoge esta isla diversos acontecimientos que le han dado una cierta importancia como la Feria Internacional Marítima y Aeroespacial (LIMA), el Festival de las Artes y Oficios (LACRAF), el Festival Internacional del Agua y el Festival Internacional de las Artes (LIFA) y gracias a su pequeño aeropuerto recibe cada año más visitantes. La capital de la isla se llama Kuah, es el punto de llegada de los ferries y está dedicada a los servicios y a los grandes comercios. Las zonas playeras quedan al otro lado de la isla. La oferta hotelera ha ido aumentando con el paso de los años pero hay opciones para todos los presupuestos, desde los lujosos resorts, totalmente cerrados al exterior y con playas privadas, hasta los sencillos moteles u hostales para mochileros. La oferta culinaria también se extiende por los mismos cauces.

Una de las mejores formas de conocer la isla es alquilando un coche, una motocicleta o una simple bicicleta, todo va según los gustos o el presupuesto de cada uno. Pero no queda otra manera dado que no existen los autobuses públicos. Yo me he decidido por una motocicleta, más práctica y más cómoda que las dos otras opciones. Y nada más arrancar y dejar atrás Cenang (2 km) ya me doy cuenta de que la masificación carece de importancia en esta isla. Enseguida me envuelven colinas verdes, me veo rodeado de palmeras por todos lados y una selva amable y fresca por todos los lados de la carretera. Se accede fácilmente a cualquier punto de la isla puesto que las pocas carreteras construidas son muy buenas. Lo primero que hago es recorrer la parte costera cercana a Cenang hasta Pantai Kok pero antes he tenido que dejar a mi derecha y rodeándolo el aeropuerto. Al final de la zona de playas la carretera finaliza en 7 Wells Waterfall. Una montaña con pequeñas cascadas que se asciende por un sendero rodeado de selva y que deja algunas pozas para poder bañarse. Arriba de todo se puede coger un teleférico (Cable Car) que desciende hasta Oriental Village.

Siguiendo la carretera por el interior se llega a un cruce, la opción de la izquierda nos lleva hasta el otro extremo de la isla donde se encuentra Datai Bay, una zona relajada y medio abandonada donde se ha puesto en práctica el negocio del golf, y la opción de la derecha recorre la parte norte de la costa hasta Tanjung Rhu, pasando por otras playas, no tan hermosas como las de Cenang. El camino deja después dos opciones nuevamente, siguiendo por el interior se accede al mausoleo de Mahsuri, aquí seguimos leyendo más cosas sobre ella, como sus poderes mágicos que servían para que todo aquel que intentaba ejecutarla fracasaba en sus intentos hasta que concedió su muerte. Hoy en día esta zona es conocida como Kota Mahsuri. El complejo consta de un santuario con el mismo nombre, una reproducción de una casa tradicional, un teatro y algunos puestos de comida. De vez en cuando se realizan actuaciones musicales. Si se continúa por el otro lado del cruce la carretera nos lleva hasta Durian Perangin, unas cascadas que según cuentan es mejor visitar entre septiembre  y octubre por la caída grande de agua y finalmente a la capital Kuah, donde no hay mucho que ver pero sí que hacer si se tienen ganas de chafardear en tiendas y pequeños comercios.

La isla no es grande y es agradable pasear con la motocicleta pero cuando te quieres dar cuenta han pasado casi cinco horas entre paradas y demás y el sol agota. He hecho sin darme cuenta casi ciento cincuenta kilómetros y casi toda la isla recorrida. Para los que pasen muchos días en la zona son interesantes los circuitos que se realizan a islas cercanas como Beras Besar o Singa Besar, aunque la más grande es la de Dayang Bunting.

comentarios
  1. Nick dice:

    Date un chapuzón a nuestra salud,colega.
    Aquí la verdad es que se nos hace difícil esto de bañarnos en estas fechas, por lo menos para mi.
    nice trip.

    Me gusta

  2. Octavio dice:

    Muy buen post, gracias. Esta isla no la visité en mi viaje pues era época de monzones, que hay que tenerlos muy encuenta, pero me quedé con las ganas de ir. Ahora ya he salido de dudas, si algún día regreso a Malasia me encataría pasar por la experiencia de conocerla.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s