Oscar Wilde

Publicado: 6 de enero de 2012 en Literatura
Etiquetas:, ,

‘A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto,

y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante’

***

Peculiar, inquieto, ágil, inteligente, original, perspicaz, la lista de adjetivos para calificar a semejante figura siempre se haría demasiado corta. Tampoco se trata de calificar. Se trata de descubrir. Descubrir el talento innato de este genial escritor es un tesoro que genera energía a su paso. Cada página de su obra condensa una agilidad mental increíble, deja pulsado el botón de guardar y permite releer maravillosas frases con las que poder disfrutar una y otra vez hasta la saciedad. Defensor a ultranza de la belleza, escondida en pequeñas cosas, escondida en cualquier parte. Defensor a ultranza del arte en su dimensión más diminuta y en su versión más natural. Bohemio, obsesionado con el poder de la juventud, capaz de infundir el mecanismo necesario para superar cualquier adversidad. Se trata de descubrir y de sentir. Sentir su fuerza, su ingenio y su maravillosa forma de interpretar la vida.

Oscar Wilde nació en Dublín (Irlanda) en 1854. Hijo de un cirujano y de una escritora, vivió una infancia tranquila y sin sobresaltos. Sus estudios los realizó en el Trinity College de Dublín y, más tarde, en el Magdalen College de Oxford, donde consiguió el prestigioso Premio Newdigate de Poesía de la época con el poema titulado ‘Ravenna’. Desde muy joven estuvo interesado en la literatura en todas sus formas. Comenzó por estudiar a los clásicos y se relacionó con círculos literarios que organizaba su propia madre. De talante y aspecto estrafalario, daba la nota allí donde iba. Usaba indumentaria excéntrica y estaba muy influenciado por la moda de los innovadores estéticos de la época como Walter Pater y John Ruskin. La mayoría del tiempo llevaba el pelo muy largo y vestía pantalones de terciopelo. Decoraba su habitación con objetos de arte perfectamente escogidos, algunos girasoles, porcelanas de todo el mundo pero en especial chinas. Sus modales y su forma de ser llamaban la atención allí donde iba aunque muchos los utilizaron para ridiculizarlos públicamente en revistas satíricas.

‘Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas’

***

Pero a pesar de todos sus críticos, sus admiradores continuaron creciendo y todavía en nuestros días es considerado un personaje de culto. Su trayectoria literaria comenzó adentrándose en el mundo poético, la lírica y la juventud le llevaron a recorrer un camino donde la búsqueda de la belleza encajara perfectamente en la visión que él mismo tenía del mundo que le rodeaba y del que se sentía tan apartado. En 1881 escribió ‘Poemas’. Y después se introdujo en el mundo del teatro con ‘Vera o los nihilistas’ (1882). Establecido entonces en Londres y casado con una rica irlandesa decidió dedicarse a la literatura. Es entonces cuando experimenta con la narración fantástica, que escribió para sus hijos, con títulos como ‘El príncipe feliz’ (1888) y ‘La casa de las granadas‘ (1892). A eso sumó su primera inversión en el mundo de los cuentos cortos con ‘El crimen de Lord Arthur Saville‘ (1891).

‘Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo’

***

‘El artista es el que crea cosas bellas.
Dar a conocer el arte y ocultar al artista, es la meta del arte’

***

En 1890 publicó su primera y única novela ‘El retrato de Dorian Gray’. A esa primera edición Wilde le daría una revisión, le haría varias modificaciones y le agregaría nuevos capítulos. Se publicó de nuevo con todos los ajustes en 1895. Es esta una obra que está considerada como una de las últimas obras clásicas de la novela de terror gótica. Un libro que causó una gran controversia cuando fue publicado por primera vez y que actualmente está catalogado como uno de los clásicos modernos de la literatura occidental. En la novela, Wilde se sumerge en la profundidad del análisis de dos de sus mayores obsesiones: la belleza y la juventud.

‘Podemos perdonar a un hombre por haber hecho una cosa útil mientras no la admire.
La única disculpa de haber hecho una cosa inútil… es admirarla intensamente’

***

Un artista queda impresionado por la belleza estética de un joven y comienza a encapricharse con él. Cree que esa belleza es la única responsable de la nueva forma que toma su arte. Ese artista pinta el retrato del joven. Se adentra la novela en un mundo hedonista, donde ‘lo único que vale la pena en la vida es la belleza y la satisfacción de los sentidos’. El joven se da cuenta de que un día esa belleza que atesora en ese momento se esfumará, se perderá con el tiempo, y lo que desea es tener siempre la misma edad que tenía cuando fue retratado. Y su deseo se cumple, pero mientras él permanece joven la figura del cuadro envejece por él. Su particular búsqueda del placer lo lleva a una serie de actos de libertinaje y perversión, pero el retrato permanece fiel como un recordatorio de los efectos de cada uno de los actos cometidos sobre su alma. Y con cada nuevo pecado realizado la figura se va desfigurando y envejeciendo.

‘El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer’

***

Una obra maestra de decadencia moral, destacable en muchos aspectos pero sobre todo por su estilo. Sus críticos la calificaron de obra inmoral. Una verdadera mezcla de realidad y fantasía. Una obsesión por la juventud, por la belleza eterna. Un deseo convertido en tragedia, inmerso en una espiral de odio y vicio sin mesura y sin control. Wilde supo plasmar y describir a la perfección la sociedad que le rodeaba, esos coletazos finales del siglo XIX en plena época victoriana, tocando y profundizando en temas como la vanidad, la locura y la enajenación. Un magnífico trabajo descriptivo que cautivaron a muchos seguidores, con un lenguaje indolente, irreverente que le causó la crítica airada de sus opositores.

Escribió varias comedias teatrales, algunas tuvieron un éxito incontestable y continúan siendo obras muy leídas: ‘El abanico de lady Windermere’ (1892), ‘Una mujer sin importancia’ (1893), ‘Un marido ideal’ (1895) y ‘La importancia de llamarse Ernesto’ (1895). Todas ellas siemper tuvieron su toque personal, agudizado con argumentos muy bien estructurados y unos diálogos muy ingeniosos. A pesar de no ser un experto en el terreno dramático fue capaz de demostrar un talento natural para ello, que se demostraba por sus efectos teatrales y por el uso de la farsa e incluso fue hábil a la hora de utilizar métodos creativos en todas sus obras como por ejemplo la paradoja. También se adentró en el mundo de la pasión más obsesiva en ‘Salomé‘ que escribió originalmente en francés y que estrenó en París en 1894. Richard Strauss compondría una ópera homónima basada en la obra.

‘La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella’

***

Pero su carácter le jugó malas pasadas. Demasiado presumido, indolente y orgulloso, fue una carga para él mismo en una sociedad demasiado conservadora. Una sociedad que castigaba la homosexualidad como delito en aquella época y que juzgó a Wilde por ello. En 1895, en la cima de su carrera, su juicio logró escandalizar a toda la clase media de la Inglaterra victoriana. Wilde había mantenido una íntima amistad con lord Alfred Douglas, y fue acusado por el padre de éste, el marqués de Queensberry, de sodomía. Se le declaró culpable en el juicio y fue condenado a dos años de trabajos forzados. Cuando salió de la prisión ya no fue el mismo. Estaba hundido tanto física como espiritualmente. A partir de ahí se exilió y se fue a vivir a París cambiando su nombre por el de Sebastian Melmoth. En el tiempo que estuvo en la cárcel escribió ‘De profundis’ (1895), una larga carta de arrepentimiento por su pasado estilo de vida. Para algunos fue una obra muy reveladora y para otros una explosión demasiado sentimental y no demasiado sincera. Al salir de prisión escribió en Francia ‘La balada de la cárcel de Reading‘ (1898), quizá su poema más poderoso, (http://amediavoz.com/wildeBalada.htm). Una descripción dura y muy real de la vida en la cárcel y de la desesperación de los propios presos, decorado con un gran lenguaje de una belleza rítmica que enamora.

‘Por fin, el hombre muerto
    cesó de caminar entre los Jueces,
y supe que estaba de pie
    en el negro redil del acusado
y su rostro jamás vería otra vez
    en bienestar o desastre’

***

Como muchos otros grandes genios, Oscar Wilde vivó en una época equivocada. Una lugar en el tiempo que nada tenía que ver con él. Aun así, prefirió luchar por unos ideales, por una forma de ser, demostrando ser capaz de generar odios y amores al mismo tiempo, sin dejar de pasar desapercibido, alentando a su alrededor una forma de ser única y original, a pesar de las críticas de los envidiosos, a pesar de la persecución de los obsoletos, a pesar de todo, luchó por su vida y por su forma de ser. Admirable personalidad llena de ingenio que nos dejó maravillosos pasajes en forma de letras y que permanecerán para siempre en nuestro recuerdo. Personaje que ilustra perfectamente la belleza de la raza humana a pesar de los pesares. Una entre tantas justificaciones para admirar a personas y a obras. Razones con las que llenar la caja de posibilidades de gozar con pequeñas cosas que la vida nos va mostrando. Un escritor genial que se esforzó en criticar hasta su muerte la hipocresía de la sociedad que le rodeó y que fue incapaz de llegar a comprenderle, y lo peor de todo es que ni siquiera lo intentó.

‘Hoy en día la gente conoce el precio de todo, pero no sabe el valor de nada’

***


comentarios
  1. Josevi49 dice:

    Gracias por recordarnos a personaje de tanta sensibilidad e inteligencia que tuvo la desgracia de no ser comprendido por la sociedad de su tiempo. Su capacidad por el contrario si le permitio comprender bien a los conciudadanos que cuando el ‘existieron’ . Como ejemplo, su rotunda frase que desde entonces se hace cada día más y más real: “La gente conoce el precio de todo, pero no sabe el valor de nada”.
    Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s