Serge Gainsbourg

Publicado: 30 de diciembre de 2011 en Música
Etiquetas:, ,

“He venido a decirte que me voy

y tus lágrimas ya nada podrán cambiar”
***

Serge Gaisnbourg  se llamaba en realidad Lucien Ginsburg. Nació en París en 1928 y murió también en la capital francesa en 1991. Este genio fue músico, compositor, autor, cantante, actor y director de cine. Sus orígenes eran judíos y rusos. Huyendo de los bolcheviques, en 1919, sus padres Joseph y Oletchka llegaron a París. Su padre era pianista de bar y de cabaret. Su hermano mayor murió a edad temprana y su hermana Jacqueline nació un año antes que él y su hermana melliza Liliane. La infancia la pasó entre barrios populares de París y fue su padre quien le inculcó y quien le enseñó sus primeras conocimientos de música y de pintura. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial se refugió en provincias de interior y se escondió de la SS mientras andaban a la búsqueda de judíos.

Fue un mal estudiante y fue incapaz de acabar sus estudios en el Instituto. Fue entonces cuando decide inscribirse en la Escuela de Bellas Artes. Su deseo era ser pintor. Pero abandona debido al nivel tan alto que le exigen en matemáticas. Y es cuando conoce a la que sería su primera mujer, Elisabeth Levitsky, quien fue clave para que conociera y se introdujera en el mundo de los surrealistas. Con veinte años fue encarcelado por insumisión durante su servicio militar. Será su época de borracheras continuas.

‘Soy monógamo por naturaleza y polígamo por necesidad’ 

***

Quizá ya indicaba lo que sería su denominador particular. Fue siempre un compositor provocativo, conocido por devorar alcohol, cigarrillos y mujeres. Rompió barreras, tabúes, intentó salirse de los márgenes en todas sus actuaciones, en todos los ámbitos de su vida, hasta convertirse en una leyenda en Europa, pero donde sólo lo fue de paso por EEUU. Y aunque su primer deseo fue dedicarse a su mayor pasión, la pintura, acabó trabajando como pianista de bar en distintos cabarets parisinos. Y aunque luego sólo quiso hacerse un hueco como compositor y productor acabó siendo intérprete. En 1959 publicó el álbum ‘Nº2’,  pero fueron los siguientes discos ‘L’Etonnant Serge Gainsbourg’ (1961) y ‘Confidentiel’ (1963) los que le ayudaron a ser reconocido internacionalmente.

‘El instrumento que mejor sé tocar es el clítoris’

***

En los años sesenta estuvo unido sentimentalmente con la actriz y cantante Brigitte Bardot y en parte se convirtió en su musa. Juntos escenificaron a una pareja ardiente, delirante, llenos de amor y pasión, de erotismo provocativo, realizando duetos musicales, aunque la relación terminó pronto. De hecho, su tema más famoso a nivel mundial ‘Je t’aime…moi non plus’ fue rechazado por Bardot por considerarlo perjudicial para su carrera y para su imagen debido a la grabación de un orgasmo femenino incluido en el tema. Y recurrió a una nueva musa y compañera para la canción en cuestión, Jane Birkin. Un tema con sexo explícito que dio la vuelta al mundo consiguiendo un gran éxito y siendo prohibido en muchos países como España e Italia, donde incluso el Vaticano elaboró un comunicando criticándolo por excesivo. Todo ayudó a convertirlo en número uno en las listas inglesas y que esté considerado ahora como un clásico ‘underground’.

‘La fealdad tiene una ventaja sobre la belleza: dura’

***

En 1971 publicó ‘Historie de Melody Nelson’ , quizá su mejor álbum y donde se apreció a un Gainsbourg oscuro, complejo, influenciado por las drogas, las enfermedades, el suicidio y la misantropía. Nunca más alcanzó el éxito que había conseguido anteriormente pero supo mantenerse como una figura importante y controvertida en Europa, criticado a menudo por su conducta escandalosa según algunos. La polémica le acompañó allí por donde pasó. Interpretó ‘Lemon Incest’ junto a su hija, la actriz Charlotte Gainsbourg. En sus primeros trabajos se vio la influencia de Boris Vian y la denominada ‘chanson francesa’ pero siempre quiso explorar otros mundos musicales. Escribió la banda sonora para más de 40 películas.

En 1975 salió al mercado el álbum ‘Rock Around the Bunker’, un disco de rock conceptual pero que llevaba el tema de los nazis en su esencia. Lo manejó con maestría y con mucho humor negro, debido a la experiencia sufrida por él y por su familia. Sus siguientes álbumes mezclaron el pop, la chanson, el reggae (su versión del himno nacional francés le costó más de una amenaza de muerte por parte de veteranos de guerra franceses). Su aspecto de entonces fue conocido como ‘Gainsbarre’, desarreglado, con barba de varios días, fumando cigarrillos, de aspecto sucio y abandonado. Siguió siendo provocador y con gran sentido del humor. Fue la época en que lanzó ‘Love on the Beat’ (1984) y su último álbum de estudio titulado ‘You’re under arrest’ (1987).

Sus últimos años de vida los pasó como habitual de la televisión francesa. Sus canciones ya eran cada vez más excéntricas, con letras muy hirientes e irreverentes. Murió en 1991 tras su quinta crisis cardíaca. Enterrado en el famoso cementerio parisino de Montparnasse, su tumba es una de las más visitadas junto a las de Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Charles Baudelaire. Siempre desbordada de plantas y objetivos diversos, de fotografías, de notas escritas por fans y admiradores, de tiques de metro con algún mensaje escrito, referencias a sus letras, a sus canciones, a su vida.

En 2010 el dibujante y guionista de cómics francés Joann Sfar dirigió ‘Gainsbourg (vida de un héroe)’, película basada en la biografía del polifacético cantante…

***

“Comencé a divertirme.

No podía creer que era yo el que se acostaba con sus intérpretes.

Bueno, no con todas”

***

‘CES PETITS RIENS’
Más vale pensar en nada que no pensar nada
pensar en nada ya es pensar mucho
no nos acordamos de nada, lo olvidamos todo
y a veces nada, a veces nada es mejor que todo.
Mejor no pensar en nada que pensar en ti
no me sirve, no me sirve de nada
pero aún intentándolo pienso en todo
en esas “nadas” que me venían de ti
Si eran tres nadas, eran tres nadas entre nosotros
lo sé, eso no suma mucho
esos pequeños nadas me llevaron al límite,
esos pequeños nadas que vinieron de ti
Es mejor llorar por nada que reír de todo
porque llorar por un nada, ya es mucho
pero tú no tienes nada en tu corazón y lo admito,
te envidio y te desprecio mucho
Sólo quería esos pequeños nadas que venían de ti,
los quieres, tómalos, qué más quieres ya de mí
yo ya no quiero por nada del mundo, nada más de ti,
porque para ser tuyo hay que estar loco
comentarios
  1. …sólo quería esos pequeños nadas que venían de tí…
    fenomenal reseña
    saludos blogueros

    Me gusta

  2. Erin dice:

    Gainsbourg canto como nadie “La Marseillaise” http://www.youtube.com/watch?v=mLq7EcvRaf0

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s