La Navidad

Publicado: 18 de diciembre de 2011 en Artículos
Etiquetas:,

¿QUÉ REPRESENTA PARA TI LA NAVIDAD?

***

* Juan Manuel : ‘La navidad para mí es un buen día en la que existe la oportunidad de reunir a toda la familia de una sola vez ante la alegría de vernos juntos y vivos y compartir nuestros desos y anhelos sin tapujos y sin prisas dando cabida al humor y a los mejores sentimientos de cada uno hacia nosotros mismos como familia y para con los demás simplemente. No es algo consumista, no tiene que ver con religiones, sólo tiene que ver con el amor que no procesamos la familia allí reunidos , es tiempo tembien de recordar a quien ya no esta a nuestro lado y hacer un buen brindis por esa persona que es este día no puede compartir nuestra felicidad. Esto está mucho más allá de cualquier concepto consumista y cualquier campaña preparada por grandes firmas comerciales. La navidad es el día en que mi familia por fin puede reunirse totalmente y ser ellos mismos, sin conceptos religiosos y venir cada uno disfrazado por fuera de lo que quiera pero trayendo su verdadero corazón a la mesa’

* Joan : ‘Una pregunta muy interesante, a la vez que comprometida. Pues la verdad es que, de pequeño, significaba ilusión, emociones diversas y, ante todo, sentido familiar. Desde ya hace años, me genera emociones más bien negativas y vendría a significar una de las mayores expresiones de la estupidez humana, del consumismo desatado e irrefrenable y, lo que es más triste, de la hipocresía social en un mundo en el que, si algo necesitamos, es justo lo contrario. ¿Cómo es posible que algo que surgiría, digo yo, como estimulante de los verdaderos y más genuinos valores humanos pueda llegar a pervertirse tan grotescamente? Aun así, continúo confiando en que el ser humano tiene los recursos para identificarse consigo y para ir más allá’

* Javier : ‘Para mí tiene dos lados, totalmente opuestos, por una parte, la positiva, ver a mi familia y amigos que echo tanto de menos; por otra, la negativa, me pone enfermo la fiebre compradora de estas fechas y el sinsentido de pagar el doble porque es navidad. Nos manejan como idiotas y nos bombardean con anuncios de gadgets que no siempre necesitamos, lo gracioso de todo esto es que nunca he sido cristiano practicante, me asombra el total olvido en los últimos años sobre el verdadero significado de la navidad, ya ni disimulan, ni lo hablan por la tele, ni ponen nacimientos en muchos sitios que antes lo hacían, la misa del gallo, cuatro monos, la tele es un puro canal de ventas, donde está esa gente que celebraban la verdadera navidad. ¿Estarán jugando con la consola wiiiii o el telefono G9?’

* Manel : ‘La Navidad representa para mí, una tradición popular que con el tiempo muta hacia una fecha más, dentro del calendario comercial. Es sinónimo de dualidad. Valores de convivencia, alegría, encuentro, frente a olvido, gula, materialismo… Con el tiempo he ido asimilando la fiesta para no fastidiar a la familia. De joven escribí un poema y lo recité en voz alta después de la comida navideña’

CANÇÓ DE NADAL

Alegria! Déu es nat !
Alegria! Tot és llum !
Tot és dolçor !, tot és…
No voleu saber,
dels que no tenen un Déu que els hi neixi aquesta nit.
No voleu saber,
dels que la llum i l’alegria no coneixen.
…estan tant lluny.
Sí molt lluny,
sols, enllà,
darrera les barricades del torró i del cava.
1970

* Carlota : ‘La navidad, época de amor y reuniones familiares…¿Qué ocurre,algo va mal? ¿Sólo en navidad nos amamos y nos reunimos con la familia? Algo no marcha en nuestro mundo si tenemos que institucionalizar una fecha para hacer lo que deberíamos no olvidar el resto del año. Creo que ha quedado claro, (más que claro, cristalino) lo que opino de la navidad, época de hipocresía y consumismo sin freno’

* Olga A. : ‘Como atea que soy, no tiene ningún sentido religioso para mí. Por otro lado, es ambiente que supuestamente se debe respirar de amor, amistad, armonía… pues me parece bastante falso, ya que debería darse el resto del año… o no… es decir, yo no quiero más a una persona o me llevo mejor con ella por ser navidad. Mis seres queridos, mis amigos, y mis enemigos, son los mismos durante el resto del año ¿Una época de perdón???? Anda ya… La gente se vuelve loca en estas fechas, en muchos sentidos. Como veis, el Grinch, Mr. Scrooge y yo formamos un trío encantador’

* Rita : ‘Cuando era pequeña, navidad para mí y para los niños de la familia (mis primos y mis hermanas) que en total éramos 10, significaba vernos, jugar, comer en casa de mi abuela, recibir regalos y compartirlos.. nos alegramos con cualquier regalo o detalle.. era juntar, hablar y reír lo mas importante!! Ahora las cosas han cambiado… aparte de que ya no tenemos 9 años, el significado de estas fiestas ha cambiado, los niños ahora sólo quieren lo que ven anunciado por la tele, ha perdido esta dulce inocencia. Los padres solo quieren que sus hijos tengan lo más nuevo, pero no el calor de la familia. Triste pero es verdad, poco poco estamos perdiendo los valores por preferir antes la apariencia que el valor de la relaciones humanas!!’

* Nick : ‘Un mero negocio,adornado de cutre religiosidad e hipocresía’

* Cris L. : ‘Hombre, representar lo que se dice representar… no representa nada. Crecí en un ambiente familiar muy ajeno a las tareas típicas de estas fechas: cenas familiares, compras, colas en grandes almacenes y toda la parafernalia decorativa en casa. Si tuviera que darle un significado, para mí es reencuentro. Cada año por estas fechas me suelo encontrar o comunicar con amigos a los que hace tiempo no veo. Por lo demás, me gustaría que se aboliera el encendido de las calles, una medida para ahorrar energía y que se fomentaran los donativos a los más necesitados. Aunque por desgracia hoy en día los comerciantes dependen cada vez más de estas fechas’

* Ane : ‘Es la hipocresía elevada a la enésima potencia. Personas que no se interesan de ti en todo el año, se acercan, te besan, te invitan, te felicitan, te desean felicidad etc…y en realidad les importas muy poco, por no decir nada. Es tener la obligación de reunirte con tu familia, con tus seres queridos para celebrar las fiestas cuando realmente esos encuentros, si realmente los deseas, los disfrutas en cualquier otro momento del año también. Es melancolía, es recuerdos, es añoranza, es tristeza’

pd: y en mi caso, es saber que cuando mi princesa tenga su vida, su mami se dedicará a viajar en estas fechas.

* Angels : ‘Para mí la Navidad representa una especie de reset anual. Un momento para reflexionar y decidir con qué continuar, qué abandonar , qué comenzar y qué redirigir. Todo ello cocinado en un entorno de espiritualidad que me ayuda, siempre lo ha hecho. ME GUSTA LA NAVIDAD.’

* Marga : ‘Sería como un recorrido a lo largo de las edades , del camino q se me permite avanzar: de niña una tremeda fecha en la que se me atolondraban las horas y se me paraba el corazón; de adolescente el momento en que el hielo de la incredulidad quedaba a expensas de la calidez de una nueva esperanza; ahora en la madurez ha comenzado a ser una carga de inmesa tristeza. Te seguiré contando si la vida que podría ser la única Navidad me permite seguir buscando en medio de todo lo que me rodea y me conmueve’

* Miquel : ‘Creo que la navidad es la culminación de un gran engaño que ha perdurado más de 20 siglos, convirtiéndose así en una tradición social. Una pura campaña de marketing cristiano a la que se han sumado, aprovechando el tirón comercial, sociedades laicas y de creencias diversas. Para mí, la navidad hoy en día, es necesaria para limpiar conciencias en un mundo hipócrita y materialista’

* Silvia Carolina : ‘Para mi representan: el consumismo, la hipocresia, el dolor ajeno, la falsedad etc…’

* Montserrat : ‘Consumismo, hipocresía, gasto desorbitado, comidas copiosas, búsqueda de regalos adecuados y desasosiego. ¿Se nota que odio la Navidad?’

***

Evidentemente, el concepto o el significado de la Navidad para cada uno es completamente diferente. Esta pregunta se la he hecho a mucha gente y siempre en las fechas señaladas. Quizá mi inquietud al respecto hacía necesario recibir muchas respuestas para intentar comprenderlo. Recuerdo de pequeño aquellos cuentos de navidad, esa especie de cuentos con mensaje y final feliz, donde todo el mundo es bueno o mejor de lo que es normalmente, donde todos intentaban hacer el bien de una manera u otra. Mensajes bien intencionados que se caen por su propio peso cuando, como muchos de vosotros comentáis, debes esperar a esas fechas para recordarlo. Hacer el bien, bondad, paz, amor, reunión familiar y con los que te quieren… un largo etcétera que en muchos casos tiene sentido, pero que en la mayoría, por lo que he podido comprobar en este blog y en mi vida, quedan muy lejos de la realidad. Porque la realidad es otra. El ser humano intenta siempre crear decorados que le hagan sentir diferente, aunque por dentro sepa perfectamente que se está mintiendo a sí mismo.

Lógicamente, nada tiene que ver nuestra imagen de la Navidad cuando somos pequeños que cuando ya hemos cruzado la línea de la candidez y de la inocencia. Cuando te empiezas a despertar del letargo infantil aparecen las realidades. Te puedes engañar, puedes engañar, pero lo aceptas resignado. Sabes perfectamente que decirle a alguien ¡Feliz Navidad! simplemente es un cumplido, como decir ¡Buenos días! No sientes nada, pero si no lo dices pareces hasta maleducado. En eso se ha convertido la navidad para mí. En una farsa en la que si no participas pareces un maleducado. Estás como en fuera de juego. Aunque la mayoría pensemos lo mismo. Es lo curioso del asunto. Las reacciones sociales en masa siempre me han impactado pero cuando la mayoría realiza o frecuenta cosas sin saber exactamente porqué o simplemente para no perjudicar sus relaciones sociales o laborales parece entonces que el mundo funciona mal o que alguna pieza falla.

Para mí, personalmente, las navidades siempre han significado trabajo. Puesto que crecí en una familia dedicada a negocios de hostelería, semejantes fechas llevaban implícitamente el significado de negocio en su ADN. Tenías ganas de que pasaran lo antes posible. No disfrutabas nada en absoluto y sólo te alegrabas por el beneficio conseguido. Si lo miramos por el lado del comerciante o todo aquel que saque un beneficio estará conmigo que se llame Navidad o de cualquier otra forma es una época muy buena, fuera ya de significados familiares, pacíficos, religiosos,etc. Con el paso de los años, esas mismas fechas han seguido significando para mí más trabajo y en parte las tengo un poco atravesadas. Lo mejor para mí de las navidades es el 7 de enero. Es cuando disfruto de paz, de bondad, de descanso, de serenidad y de relax. Es cuando paseo por la calle y me doy cuenta de que ya la gente no se saluda, ya no se consume igual, ya no aparece la aparente felicidad. Y piensas en tu interior (pues tampoco este año era real todo lo que se veía estos días atrás). Y eso ocurre un año tras otro, es un ‘dejavú’ constante que no te lleva a ningún sitio, pero el hombre crea tradiciones absurdas que ni él mismo entiende, y se deja llevar, institucionaliza fechas absurdas con mensajes absurdos, olvidando el día a día, abandonando la paz, la bondad, los mensajes de esperanza y amor guardaditos todos en la misma caja donde guarda todos los elementos decorativos navideños hasta el año próximo, cuando los sacará otra vez e iluminará su hogar con un árbol ficticio, bolas de colores y luces que parpadean. Sonreirá al mundo y dirá: ¡Qué bonito! y de vuelta a empezar. Una escena que se repite año a año y que nadie la detendrá puesto que hay muchos intereses de por medio.

Y no voy a utilizar la palabra hipocresía, dado que prácticamente la uso a diario para describir cualquier comportamiento humano y social. No la voy a utilizar porque todos sabemos que está ahí, que tiramos de ella a menudo, que nos acompaña y que nos da vida, y que no sólo está en Navidad sino durante el resto del año. No voy a utilizar la palabra hipocresía para definir muchas de las cosas que estos días vamos a ir viendo por la calle, por las tiendas, por la televisión, por los diarios. No voy a usar esa palabra porque está de más, y porque si la usara sería suficiente como para definir este concepto arcaico, venido de raíces religiosas que la mayoría no entiende y que muchos acondicionan en su espacio-vida para reunirse con familiares que no ven durante todo el año (algunos) y que aprovechan para comer lo que no comen durante el resto del año (otros). La falsedad de momentos como éstos te hacen sentir ganas de que acaben cuanto antes, puesto que no los eliminaremos nunca por lo menos que pasen lo más rápidamente posible.

***

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s