Diario de pensamientos: Dinero negro

Publicado: 15 de noviembre de 2011 en Diario de pensamientos
Etiquetas:,

“El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”
(Gabriel García Márquez)
***

El dinero negro corre por casi todos los rincones del planeta. Hace años, para muchos, el dinero negro no era negro, era simplemente dinero, el mismo dinero de siempre. El dinero, para muchos, no tenía colores. Daba igual si el dinero era declarado o transparente, si venía de acciones punibles o no, el dinero era dinero.  A ojos de la mayoría, el dinero servía y sirve para lo que sirve, y todo dinero puede servir. Hace años, en muchos lugares, pagar a alguien y pedirle la factura era incluso poco habitual. De hecho, sigue ocurriendo en muchas partes del mundo.

Con el paso de los años esa tradición parece ser que ha ido descendiendo, sobre todo si nos fiamos de los datos fiscales que nos muestran. Y todos los gobiernos predican la lucha contra el dinero negro, aunque muchos de ellos ingresen cuantiosas cifras de ese color. En muchos países, la cultura de ser más listo que nadie, o que otro, es muy usual. Tanto que no declarar un dinero puede incluso parecer una proeza. El uso o no de facturas para cualquier transacción puede ser una norma o una rareza, según el lugar y el momento.

Las sanciones provocaron que muchos listos intentaran defraudar menos y no ser sancionados. En parte se consiguió, pero no del todo. Las facturas han ido aumentando aunque las contabilidades B y C de muchas empresas han sido algo mucho más habitual de lo que podemos llegar a imaginar. Aquellos viejos libros de cuentas de pequeños, medianos e incluso grandes empresarios, con sus columnas del ‘debe’ y del ‘haber‘ que se utilizaban como biblias particulares, supusieron un antes y un después cuando todos ellos tuvieron que comenzar a declarar más de lo que estaban acostumbrados y cuando la informática se hizo la dueña de la escena contable. De todas formas, muchos de esos libros contables siguen estando activos, quizá por su facilidad para perderse y no dejar huella o quizá por romanticismo y un poco de falta de confianza en otros medios.

Cuando se comenzaron a escuchar a esas empresas que decían que no compraban ni vendían nada si no era mediante factura muchos quedaban sorprendidos. Digamos que lo hacían por vía legal, pero sonaba raro. Pero es cierto que el mismo paso del tiempo hizo que la conciencia de millones de empresarios comenzara a entender la necesidad de erradicar el dinero negro. Aunque sus resquicios todavía son latentes. Pero cuando las burbujas económicas se producen el dinero negro florece como por arte de magia. La cantidad de listos aumenta proporcionalmente a razón de la cantidad de dinero que se genera. Muchos ciudadanos del mundo desconfían de sus estados de la misma forma que muchos estados del mundo desconfían de sus ciudadanos. Y visto lo visto hacen bien. Ninguno de ellos es de fiar. Hay una serie de países que siempre han tenido la fama de ser intocables a la hora de establecer una profunda cultura contra el dinero negro, aunque luego resulte que circula igual pero en menor cantidad. Quizá los genes de unos son diferentes a otros pero la ambición y el dinero son humanos y no difiere mucho de un lugar a otro.

Para erradicar el dinero negro del mundo ante todo hay que tener paciencia. Mucha paciencia. Pero también educación. Mucha educación. Quizá ahí radique la verdadera clave del asunto: hacer ver y explicar convenientemente  a los individuos la importancia de no utilizar dinero negro, aunque cuando la necesidad aprieta, el dinero volverá a ser dinero, ni más ni menos. La educación, la moral y la ética la dejaremos a un lado para utilizar lo que necesitemos para poder conseguir los bienes que deseamos. En todos los años de escuela básica jamás escuché una clase con respecto a este tema. Ni tampoco escuché nada sobre el dinero, ni su uso, ni sobre impuestos, ni sobre declaraciones, bienes, propiedades, etc. También sería posible dedicar más tiempo a enseñar sobre estos asuntos tan interesantes para cuando el niño crezca.

“El dinero ha aniquilado más almas que el hierro cuerpos”
(Francis Scott Fitzgerald)
***
Anuncios
comentarios
  1. Susana dice:

    Cierto….. Cuanto dinero negro hay circulando por la sociedad y cuantas familias que sobreviven cada mes gracias a ello… Rajoy como lo vas a solucionar….. Igual que los trajes de Camps!!! Jajaja

    Me gusta

  2. Javier dice:

    No hombre no a los españoles no hemos cambiado ( mentalmente ) ni una pizca, pagariamos en negro por el resto de nuestras vidas, la picaresca no nos abandonara nunca, el problema para nosotros vino con ese fatidico artilugio llamado ORDENADOR que como su nombre indica puso orden en listados, archivos etc y nos jodieron con lo bien que lo pasabamos con aquellos carpetones y librotes llenos de numeros tan facil de confundir y aquellos personajes que con darles cuatro perras miraban para otro lado. Me acuerdo hace muchos años mi familia tenia un restaurante y cuando aparecia el inspector de hacienda a mirar las cuentas se le agasajaba con una comilona a la cual a veces venia con toda la parentela y salia con un par de botellas debajo del brazo despues de “analizar” las cuentas………

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s