La noche

Publicado: 13 de noviembre de 2011 en Artículos
Etiquetas:

“La noche sugiere, no enseña. La noche nos encuentra y nos sorprende por su extrañeza; ella libera en nosotros las fuerzas que, durante el día, son dominadas por la razón”

(Brassai)

***

La noche como locura, la noche como sensación. La noche se estrecha cuando más la necesitamos, se alarga cuando la negamos. La noche es sencilla, es cómoda, es tenebrosa, es sugerente y es seductora. La noche nos llama, con ideas, con soledad, con compañía, con música, con esa canción. Con gestos se presenta, con silencio se acomoda y con recuerdos permanece. La noche nos pertenece más que el día, nos inunda de complicidad, de atracción y de pasión. La noche no espera ser entendida, actúa. La noche esparce sus acciones sin pensar en el mañana, en el día, en el amanecer. La oscuridad no desea perderse sino encontrar. La noche ilumina nuestra vida, tras la rutina, tras la letanía y el difícil caminar. Nos acomoda, nos sumerge en pensamientos, en meditación, en silencio y en creación.

“La noche tiene mil ojos, el día uno sólo”  (Francis William Bourdillon)

La noche es el mejor momento para cosas fundamentales como reír, disfrutar, dormir, gozar, crear, leer, escribir, descansar, compartir, pensar, soñar…La noche es nuestro propio reflejo frente al espejo de la realidad. Tras el fracaso del día, tras la mentira organizada, tras el círculo que no se detiene aparece el momento de calma, de dicha, de goce y persuasión, de dulzura y llanto, de nostalgia y recuerdo, de alegría y meditación. Quién no desea entregarse a ella, disfrutarla, acariciarla. El placer del momento, de la música, de la lectura, de la luna, de la no luz, del silencio, del sonido, de la amistad, del amor, del sexo, del sueño, de la emoción, de la tentación, de la huida, del placer y también de la soledad, de la nostalgia, de la tristeza y del recuerdo.

Un baño en un mar a oscuras, con la luna como único testigo, tímida, acomplejada, con el agua que resuena tranquila, sosegada, ese baño inolvidable que se recuerda toda la vida, como ese roce y esa caricia, esa noche que nos acompañó aquel día, inolvidable, como tantas noches, como tantas veces. Y a menudo nos olvidamos de lo que representa, por las horas dormidas, por las horas perdidas, creemos que muchas de sus emociones ya no nos pertenecen, por edad, por cansancio, por estrés. La noche sigue estando ahí, esperando ser protagonista, tratando de pasar desapercibida hasta que la utilizamos en ese preciso instante.

El día nos es ajeno, turbado por la masa, pasa indiferente ante nuestra intimidad, ante la brutalidad de su esencia, nos invita a abandonarle, a que gritemos, a que nos enfademos. La noche, en cambio, nos espera paciente, tranquila, seductora, con artes atrayentes, con delicada sutileza enamora, embriaga de aroma eterno su realidad y sugiere infinidad de cosas, todas las cosas y ninguna, sugiere lentitud, sosiego, un cerrar de ojos para imaginar, sugiere la despedida más dulce, el beso más largo, el roce más sensible y sugiere también no abandonarla deprisa, ya que debemos manejarla, trabajarla, sacarle partido, mimarla.

Una noche puede ser eterna o fugaz, depende exclusivamente de nosotros, de la forma en que la contemplemos, depende del grado de interés en que le hagamos desarrollarse, es perfectamente adaptable y sirve para miles de circunstancias, tan sólo es necesario descubrir la nuestra, en ese momento exacto donde todo se detiene y la noche celebra su poderío, su auténtica manera de propagar su imperio. Tratémosla con cariño, sepamos mantenerla en equilibrio, la noche nos acompañará por siempre, de nosotros depende de que nos sirva o nos hunda, que nos plazca o nos agobie, que nos ensalce o nos aplaste. La noche está ahí, tan solo es necesario dejarla ser ella misma.

***

“Ansío verte a la luz de la mañana,

ansío tenerte cerca por la noche,

quédate, dama, quédate, quédate mientras nos quede algo de noche”

(Bob Dylan)

***

* Nick : ‘Fisiológicamente hablando, me sugiere descanso. Psicológicamente, me sugiere vicio, perversión y demás’

* Marta T. : ‘La verdad es que mi visión de la noche ha cambiado mucho con la edad. Hace unos años, cuando estaba en la universidad, la noche era mi mejor momento, en el que más rendía a la hora de los exámenes y en el que mejor estaba en los momentos de ocio. Pasaba noches enteras despierta sin problemas al día siguiente. Dos o tres horitas de sueño y fresquita como una lechuga. Además me encantaba tener la sensación de que vivía de noche, me daba la impresión de ser oscura y salvaje… Ahora mismo, con mi trabajo, mi casa, y mi rutina, la noche me sugiere descanso, tranquilidad, meterme en la cama calentita con mi amor a mi lado. Las noches de fiesta para de vez en cuando, y para eso, a las cuatro de la mañana ya estoy doblada y deseando volver a mi casa… Hay que ver lo que cambiamos con la edad, no?’

* Cris G. : ‘La noche me sugiere cosas diferentes que van desde dar gracias por un día productivo, reflexionar sobre aquello que me perturba o alegra. En la reflexión de la noche, trato de pensar y agradecer la satisfacción del deber cumplido y siempre está la certeza de que la vida, nos regala una nueva oportunidad para ser felices; porque es el fin de cada día, es morir viviendo en un mundo paralelo a la realidad, y renacer cada mañana’

* Cris L. : ‘Fiesta’

* Marta : ‘Coincido con mi tocaya Marta que con los años cambia la percepción de la noche. Cuando uno es joven significa vivirla intensamente, dormir pocas horas y disfrutarla. En la edad adulta sugiere descanso, tener (si la tienes) un momento de relax con tu pareja. Ya queda atrás el embrujo adolescente de la noche’

* Javier : ‘Inseguridad, vacío, frío, nada bueno como ves, me gusta la luz. Lo mejor de la noche, la mañana’

* Manel : ‘La noche es el reino de Dioniso, es de noche cuando aflora la transgresión, el libre albedrío. Por otra parte, la noche favorece la ausencia de ruido, es un buen momento para la meditación. La noche me sugiere lo contrario del día, lentitud, calma, fiesta, evasión, soledad y tantas cosas necesarias para compensar el espíritu apolineo de la jornada’

* Rosy : ‘Para mí la noche es el momento de relajación, tranquilidad, compartir emociones con quien quieres. Aunque a veces también me inspira miedo’

* Resetgr : ‘A mí la noche me activa, me sugiere encontrarme a mí misma y experimentar vivencias interiores que la irrealidad cotidiana camufla’

* Psicohits : ‘Que el sol es solo una posibilidad’

 

comentarios
  1. Yoli dice:

    De noches, las de verano, las mejores!

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s