La educación

Publicado: 9 de octubre de 2011 en Artículos
Etiquetas:

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”
(Benjamin Franklin)
***
EDUCACIÓN: (Definición) Acción y efecto de educar. Crianza y enseñanza que se da a los niños y jóvenes.Instrucción por medio de la acción docente. Cortesía y urbanidad.

Erin: ‘Bastante mediocre diría yo. El informe PISA sitúa a España a la cola de los países desarrollados’.
Cris: ‘Supongo que la pregunta implica una comparación entre países. No hace falta decir que estamos a la cola europea y muy por encima de cualquier país africano. Esto puede ser por diversos motivos, pero ya está bien de cargarle la culpa al gobierno. Que si nos doblan las películas, que si el presidente del gobierno no habla inglés ¡basta ya de tanta mediocridad! No entiendo que gente con estudios superiores (ingenierias, por ejemplo) haya podido sacarse una carrera año por año y no saber pronunciar palabras tan comunes como las relacionadas con la informática. ¿Será que tampoco nos preocupa demasiado? ¿Será que todavía creemos que saber inglés solamente sirve por si sales del país? Recuerdo las clases de educación física, eran entrenamientos de distintos deportes como fútbol, balonmano, volley … Te enseñaban a jugar. Había exámenes con preguntas teóricas como: ¿cuántos agujeros tiene una pelota de floorball?, ¿por qué no me enseñaron cuestiones de salud, como dietética y nutrición o el funcionamiento cardiovascular para entender el deporte como un beneficio?Se ha de reformar e impartir una educación “realista”, ajustada al tiempo que vivimos. Deberían trabajar más los valores como la ecología, el civismo, deberían enseñarnos a “movernos” por la vida, saber como buscar trabajo, como hacer un CV, preparar a los jóvenes en temas administrativos, conocer derechos, yo hasta la educación vial la incluiría en educación pública. Ahora sobre mi experiencia pienso: deberían haberme enseñado cosas útiles como entender una nómina y un finiquito, saber hacer la declaración de la renta, o economía para saber como invertir dinero y hacerlo rentable, pero rentable de verdad, para todos, y no dejarlo en manos de abogados y gestores. Con 20 años no se tiene ni idea de todo esto, pero es necesario.Debieron enseñarme a pensar…Ahora, de la Generación del 27 pregúntame lo que quieras que me lo sé tododo.Nick: Creo que el gran problema de la educación es la de ser casi la misma para todos los individuos.En fin, sirve para crear siervos, esclavos del sistema. Cada individuo, podría decirse, es único e irrepetible. No sería mejor fomentar, educar a cada individuo como lo que es, dando prioridad a la creatividad, capacidad de discernimiento, sentido crítico y demás características que harían de los individuos mentes libre pensantes. No, no señor. Cómo controlaríamos entonces a todos esos gilipollas’.

Joan: ‘Menuda pregunta…para un debate sin fin. Os dejo el enlace a una conversación de Linkedin que arranca de un vídeo y que trata esta cuestión. Creo que mi punto de vista sobre la educación, como profesional e individuo, queda reflejada en mi participación: hasta que la sociedad entera no sepa hacia dónde queremos ir exactamente, será difícil que un sistema educativo obsoleto como el actual responda a sus verdaderas necesidades’.

http://www.linkedin.com/groups/Hola-todos-os-dejo-este-3336194%2ES%2E72329004?view=&gid=3336194&type=member&item=72329004

Marta: ‘La educación en Argentina ha venido devaluándose con el paso del tiempo. Los maestros y profesores corren de un lado hacia otro para conseguir un sueldo que les permita vivir dignamente. Los alumnos han perdido el respeto hacia sus educadores y la sociedad los ve como meros huelguistas. Existen excepciones a la regla como aquellos que su vocación les hace vencer todas las adversidades que les plantea el poco apoyo del Estado y/o los padres. Soy una convencida de que los gobiernos prefieren un pueblo inculto para que sea más fácil de manipular’.

Alonso: ‘Difícil cuestión. Me refiero a Cataluña, que es la que conozco un poco, creo que es uno de los grandes problemas de la sociedad actual. En un tanto por ciento muy elevado los niñ@s no salen preparados para enfrentarse al mundo que les está esperando, ni con los conocimientos suficientes para ser seres libres. Yo no soy pedagogo, ni experto en la materia pero creo que podría haber fallos en distintos niveles: familiar, educativo, institucional…. Pero creo que la mayor parte del problema radica en el entorno familiar que sobre protege a los niños, se les dejan pasar muchas cosas y en muchos casos, cuando surgen problemas se culpa al entorno, al profesor, a los amigos, al centro … en vez de buscar la raíz verdadera del problema. Eso en familias digamos “normales”, no entremos en familias desestructuradas en las que el problema se amplifica por mil. Se ha perdido el respeto al maestro, en mi infancia ese respeto, a lo mejor un poco excesivo, nos marcaba unas pautas de comportamiento claras entre lo correcto y lo incorrecto. Ahora ese respeto brilla por su ausencia, lo cual aún parece peor, no hemos sabido hallar el término medio. La palabra disciplina parece totalmente desaparecida de nuestro entorno corriente y yo creo que siempre es necesaria una cierta dosis de ella. El tema daría para uno y mil debates, pero en mi opinión si en el entorno familiar se actuara de una manera justa y equilibrada, marcando unas pautas claras de comportamiento a los chavales, enseñándoles a ser consecuentes con sus decisiones, a ser libres para decidir ( a su nivel) y a saber que lo que decidan tendrá unas u otras consecuencias que tendrán que aprender a afrontar, ya habríamos dado un gran paso como sociedad’.

Manel: ‘Creo firmemente que para que la educación alcance su máximo nivel es imprescindible enseñar a pensar a los alumnos y no enseñarles lo que tienen que pensar. Es imprescindible que los alumnos busquen la verdad y la produzcan. Desde hace muchos años se está aparcando la creatividad en la escuela, reduciendo, curso tras curso, materias como la Educación visual y plástica, o impartiéndola en la mayoría de casos por profesores no preparados. Se adivina una clara intención, de parte de las clases dirigentes, de uniformar y especializar al alumnado, impidiendo de este modo, la posibilidad de formar mentes pensantes que dispongan de un gran margen de posibilidades para enfrentarse al mundo’.

Javier: ‘Eso de la educacion es muy grande, si es sobre la educacion en las aulas, lo desconozco no tengo informacion en que basarme, pero si me preguntas por lo que se ve en la calle, es evidente que la cosa va mal, hay mucha ignorancia, antes se conocía más, en cuanto a informacion general. Por otra parte en nuestras calles hoy no hay civismo ni galantería, nadie deja sentarse a una señora en el metro, o respeta la voz de un anciano, o simplemente pide perdón por cualquier pequeño percance, cuando hace pocos años esto todavía existía. Apoyo totalmente la tesis de Manel de aprender a pensar, pero para esto otra vez, hay que crear unas bases que hoy por hoy no creo que existan, habría que quitar tanta información banal y vacía, y escuchar más a la gente madura con algo en el seso, que ha vivido y te puede contar cosas interesantes basadas en la experiencia. Aquí en Inglaterra me cabrea cuando entrevistan a críos y les preguntan cosas trascendentales como si ellos lo supieran y claro ellos con el atrevimiento de la ignorancia contestan y divulgan este sin sentido contagioso en las televisiones. Yo voy mucho a Rusia y allí me dan muchos baños de humildad en cuanto a lo que los jóvenes conocen en cuanto a cultura general, pintura, música, etc… Cualquier crío escucha ópera o conoce a los clásicos, tanto como aquí conocen los entresijos de Lady Gaga’.

Miquel: ‘En este país, cada cambio de gobierno implica un cambio de modelo educativo. Eso de por sí ya lo explica todo, el poder ve en la educación un medio para poder manipular a la sociedad. De todos modos, todos los modelos por distintos que sean tienen elementos en común; todos fomentan el individualismo, la competencia, el éxito por encima de cualquier otra cualidad, la dependencia al sistema, en definitiva todo argumento en pro del buen canon capitalista’.

Rosy: ‘La educación en general en este país es nefasta. Tanto a nivel familiar como a nivel de estudios. A nivel familiar porque a los niños se les consiente todo y se les da todo desde muy pequeños, sin que se les enseñe el esfuerzo que cuesta conseguir las cosas. Con la consecuencia de que luego no respetan a nadie y se creen con derecho a todo. Por lo que cuando crecen no se esfuerzan por conseguir un trabajo, porque los papás los han acostumbrado a darles dinero para todo. Eso explica la generación de los “ninis” ni estudian, ni trabajan. A nivel de estudios con tanto independentismo los niños conocen muchas cosas de su región y muy poco del exterior, si se les quitan las calculadoras apenas te saben dividir y sin ordenador su escritura es de espanto…En fin que retrocedemos en lugar de progresar’.

Rose: ‘En mi país la educación es pésima en general, hay instituciones con un alto nivel educativo similar a los mejores colegios europeos, pero no está al alcance de todos, la educación que brinda el estado es muy deficiente, solo se les enseña a los chicos a memorizar información pero no se les motiva a pensar, debatir, analizar. Por otro lado, los hogares cada vez más desintegrados hacen a un lado la educación moral de los pequeños los cuales encuentran en la TV o en la web , los valores humanos a seguir. ¡Vaya educación! Para mejorar el nivel educativo todos debemos tomar parte de nuestra responsabilidad en la sociedad tanto el estado como en el hogar’.

‘Nunca consideres el estudio como una obligación,

sino como una oportunidad

para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber’

(Albert Einstein)

***

educacion1

‘¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños,
son tan estúpidos la mayor parte de los hombres?
Debe ser fruto de la educación’
(Alejandro Dumas)
***
Tener un hijo lo puede tener cualquier gilipollas, saber criarlo, eso ya es otra cosa. La educación comienza con los padres. Tener hijos es algo natural. La misma vida somete a unos y otros, sin excepción. Esta vida es una selva y si no eres el león te comen. Cuando criar hijos se convierte en capricho, rutina, salvoconducto, búsqueda de felicidad propia, pasar el tiempo, sentir satisfacción, etcétera, y no se cría para educar, para formar, para dar valores, estamos perdidos. No tiene nada que ver con la cultura de los padres, de su nivel económico, ni social, ni tampoco por su esfera o estatus, se trata simplemente de nivelar, de explicar, de perder tiempo, de transmitir. Tener hijos parece ahora algo distinto. Con excusas a doquier, parece que consentir está a la orden del día. Comer a la carta porque no me gusta esto o aquello, hacer lo que me da la gana porque sí, porque seguramente cederán a mis exigencias, porque lo digo yo y punto, no hacen sino entorpecer el camino a seguir.
Si me preguntan cómo veo la educación general en el mundo diría que algo falla. Y falla cuando hay más guerras que nunca, cuando el dinero gobierna sobre todas las cosas, por no hablar de las religiones y su poder de no dejar pensar a las personas, igual que los mercados que nos absorben más y más y cuando el aparato que nos domina no deja de agobiarnos. Hablar de educación hoy en día se hace difícil. Habría que comenzar por aclarar: ¿qué es la educación? Para empezar son valores, conocimiento, formación, respeto, saber escuchar, no limitarse, buscar, no conformarse. Educación implica interés algo de lo que acaece la mayoría de la sociedad. En la era de la información, cuando más impacto tiene una noticia, cuando más noticias hay (la mayoría absurdas), cuando más sabes y puedes saber sobre algo, resulta que es cuando el rebaño parece más amplio. ¿La razón? Hay muchas y poderosas. Comenzando por los padres, el sistema, los organismos estatales, públicos y privados, el orden que rige el mundo, la escala se hace insalvable a medida que la ascendemos.
No hay excusas hoy en día para no saber. Lo que no se debe consentir es aceptar todo lo que te digan, sin confirmar, sin indagar, sin analizar. Para conocer hay que preguntar, interesarse por las cosas, respetar otras. Siempre se dijo que escuchar a la gente mayor te serviría para algo, por ser gente sabia por lo que ha vivido, no hablamos de títulos universitarios, hablamos de la vida. La experiencia de la vida somete a las personas a tal crueldad, realidad e incluso a una auténtica aventura diaria que va construyendo lentamente un rico panal de instrucciones donde la vida va adquiriendo otro color, otra sensación y otra razón. Si comenzamos diciendo que el respeto por esa gente mayor se ha perdido completamente algo nos dirá que hemos fallado.
Podemos hablar del sistema, de la búsqueda de ignorantes que genera, para que no piensen, para que piensen solamente en lo que el sistema desee. Pero de nada servirá si dentro del entorno del pequeño la educación básica se hace con esmero. Si se logra convencer al niño/a de que el mundo ahí fuera debe ser investigado, analizado, recorrido, conocido, para después sacar conclusiones dentro de unos límites mínimos de razonamiento, conseguiremos que ese niño/a no sea parte del rebaño. En mi niñez no había a mi alrededor niños de otras razas, de otras culturas, de otras religiones. Todos éramos homogéneos, cortados por un mismo patrón, sin embargo, eso no hizo que con el paso de los años y con la llegada masiva de extranjeros, de otras razas, de otras culturas y de otras religiones, mi nivel de tolerancia careciera de un mínimo establecido. Puesto que me enseñaron a enriquecerme con todo, y en cada raza, cultura, idioma, religión, podría obtener algo nuevo y diferente que me ayudaría en mi vida.
Está claro que el sistema educativo, ya sea en España o en cualquier parte del mundo, no es el idóneo, y no será porque no lo cambian a menudo. O no se ponen de acuerdo, o sí se ponen de acuerdo y lo que tratan es de establecer tal caos educativo para que nadie consiga un mínimo de educación. Nos hablan de la mejor y más preparada juventud de nuestra historia y tal vez es verdad pero no a nivel educativo. Se ha fomentado la obtención de títulos varios, sea cual sea, se ha inculcado la idea de que no hace falta trabajar desde abajo, comenzar siendo humilde, ganando poco al principio y sufriendo mucho, aprendiendo día a día, como las otras generaciones, como siempre. Ahora se fomenta el ser los mejores, los más listos (que no quiere decir inteligentes) y los más prácticos. Trabajar lo mínimo y ganar lo máximo, da igual cómo se haga, con qué conocimientos, etc. Y pasa en todos los sectores.
Ya no son ejemplos para la sociedad el que se hizo a sí mismo empezando desde abajo, el que tuvo que sufrir para sacar adelante una familia, el que ahorró toda su vida para conseguir una estabilidad, el que inculcó a sus hijos unos valores dignos mientras sufría para darles de comer cada día. Hemos pasado a la sociedad consumo derrochadorra la cual alienta a pisotear a todo aquel que se pone por delante y no permite que alcancemos nuestros deseos, que no son otros que conseguir más y más, ya sean banalidades, ya sea por consumir y sentirse satisfecho. La ambición de tener más y más y con el mínimo esfuerzo se ha implantado en la cabeza de la juventud y de la de muchos adultos. El número de listos por metro cuadrado ha superado a las ratas. Y eso son palabras mayores.
Aquí todo el mundo sabe de todo aunque no sepa de nada. Los títulos van y vienen y si no me los fabrico yo mismo. Ya se ha perdido el interés por la mayoría de las cosas importantes. En la búsqueda de información, cuando alguien la busca o la analiza, cuando piensa y discrepa o simplemente opina, automáticamente  ya  se le tacha de antisistema, por no catalogarlo con algún calificativo peor, cuando no político, social, etc. A cada uno hay que agruparlo y definirlo. Todo se minimiza por grupos. Todos debemos ser calificados y colocados en un grupo. Si sales del grupo ‘x’ perteneces al ‘y’, sino al ‘z’, pero a alguno debes pertenecer. En el caso que no estés dentro de algún grupo parece que estás fuera de la sociedad. Aquel que piensa por libre, analiza por libre, indaga por libre y actúa como persona, como ser humano independiente lo tiene mal. Será estigmatizado por el resto del rebaño. No se le desea. No por nada en especial, pero digamos que no interesa tenerlo entre esos grupos.
Fomentar el libre pensamiento puede desatar el caos. Y el caos social no lo quiere nadie. Fomentar el miedo, las guerras, el odio, el hambre, la ambición, la búsqueda de la riqueza, fama, etc. Eso es lo que importa, la educación queda aparcada a un lado. Simplemente porque a la mayoría no le interesa. Cuando nos quejamos que la TV es basura no caemos en que la masa es lo que quiere ver, la mayoría no quiere información verídica, analítica, datos, historia, intelectuales, no. Eso para los que no están en el rebaño. La masa quiere otras cosas porque la hemos creado así. Y esa masa gobierna el mundo. Mejor dicho los que mueven los hilos de esa masa. Las marionetas siguen moviéndose al ritmo que marcan las manos que mueven sus hijos, y esas manos campan a sus anchas en este mundo cada vez más intolerante, más ignorante, más inacabado, más injusto. Con el paso de los años te das cuenta de que algo se ha hecho mal y muy mal, o bien y muy bien, según desde qué perspectiva lo hagas. Los que buscaron este tipo de mundo están satisfechos, se frotan las manos y piensan lo fácil que es movilizar a millones de personas de un lado a otro y sin necesidad de mucho conocimiento. Los que acatan órdenes tampoco tienen nada en la cabeza que les haga volverse en contra, cambiar directrices, con lo cual actúan naturalmente, dejándoles hacer, dejándoles actuar.
Es difícil que para ese grupo inquieto, hambriento de verdad, de justicia, de tolerancia, de paz y de sentimiento, donde los valores pesan más que una simple tarjeta de crédito, la realidad cambie. De hecho, con el paso del tiempo, todo va a peor. No hay que ver más que las estadísticas para darse cuenta, para escuchar cómo habla la gente y de qué habla, para darse cuenta de cómo escriben, cómo se expresan, qué buscan, qué indagan, porqué se interesan. No hay que darse más que una vuelta por tu entorno y comprobar la dura realidad. Y cuando nos quieran vender que la sociedad actual es la más brillante de la historia será para aquellos que pertenecen al rebaño. Los demás seguiremos siendo mínimos pero con la mínima sensación de estar fuera de juego y siendo ajenos a la brutal realidad.
Dejémonos de chorradas, una persona, ya sea  joven o no, que enarbola banderas, lanza frases racistas, intolerantes, que critica a un gay o a una mujer, a un anciano o a un joven que no se parece a él, aquel que no admite la diferencia, otros idiomas, otras culturas, otras razas, otras formas de vida que simplemente la absurda suya  y pregona el odio, la crispación, la búsqueda continúa de confrontación, cuando no sabe lo que es un libro, ni la Historia, ni su pasado, ni su origen, ni el origen de los otros, ni la historia de los otros, cuando en definitiva, no sabe nada, no le aceptemos excusas. Es un ignorante. Y ese el problema mayor. No aceptar que hay un problema de ignorancia. La ignorancia se ha apoderado de nuestro entorno a tal velocidad que ya la aceptamos como normal y hasta no parece que sea ignorancia. No le echemos la culpa a ese o al otro. Aceptemos el error, el fallo.
Aunque me temo que la maquinaria que se encarga de mover el mundo estaría en contra de todas mis palabras.
‘Quizá la obra educativa que más urge en el mundo
sea la de convencer a los pueblos de que su mayores enemigos
son los hombres que les prometen imposibles’
(Ramiro de Maeztu) 
***
educacion-ambiental
Anuncios
comentarios
  1. Joan López Casanoves dice:

    Pues me temo que sí, Vicente, que la maquinaria gubernamental y mediática está en contra de lo que dices, porque es demasiado sensato y peligroso a la vez. De hecho, es peligroso por sensato. Sólo una citación a propósito del libre pensamiento para ilustrar que, si en la Edad Media era Dios el instrumento para atemorizar y subyugar al pueblo, ahora son el terrorismo, la crisis, el caos y otras tantas fantasías las que sirven al poder y al orden social establecidos. Sé que la persona citada es poco significativa de nada, pero no puedo resistirme a soltarla. Se trata de uno de los gurús de Intereconomía, el de los insultos por doquier y cuyo nombre no recuerdo. Hace ya un par de meses o más lo cacé en un zapping cortando a un contertulio de “El gato al agua” porque había roto una pequeña lanza en favor del libre pensamiento. El individuo en cuestión transfiguró el semblante y, con ojos inyectados en sangre, soltó lo siguiente: “¿El libre pensamiento? ¿El libre pensamiento, dices? El libre pensamiento fue un invento de un incauto… de un incauto rojo y masón que se creyó que en el mundo todos estamos capacitados para dar nuestra opinión”. En fin, creo que queda claro quienes están especialmente interesados en que se continúen moviendo los hilos como hasta ahora y que los demás sigamos en la inopia, ignorantes, para no darles mayor preocupación que conservar la poltrona. Gracias, amig@s. Un abrazo, Vicente y lectores y lectoras.

    Me gusta

  2. Rosy dice:

    La maquinaria que mueve el mundo no estaría en contra de tus palabras, porque ya lo está.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s