Los miserables (Víctor Hugo)

Publicado: 3 de octubre de 2011 en Literatura
Etiquetas:,

“La suprema felicidad de la vida

es saber que eres amado por ti mismo o,

más exactamente,

a pesar de ti mismo” 

***

VÍCTOR-MARIE  HUGO (1802-1885), escritor, dramaturgo, poeta, político, académico e intelectual francés es considearado uno de los escritores más importantes entre los escritores románticos en lengua francesa. Escritor clave dentro de la escena literaria del siglo XIX, autor de una enorme variedad de obras. Poeta lírico y comprometido con sus trabajos en ‘Odes et Ballades (1826), ‘Les feuilles d’automne’ (1832), novelista popular con tremendo éxito en obras tales como ‘Notre_Dame de París’ (1831), su teatro expuso la teoría del drama romántico en obras como ‘Cromwell’ (1827) y ‘Hernani’ (1830).

Autor de numerosos discursos políticos que tratan de diversos temas como la pena de muerte, la educación o Europa. Fue también narrador de viajes ‘Le Rhin’ (1842) y abundante narrador en innumerables cartas. Contribuyó gratamente a la renovación lírica y teatral de la época. Admirado por sus contemporáneos, todavía sigue siendo admirado en nuestros días, fue tachado por algunos de escritor controvertido. Su compromiso social y político le valió una condena al exilio durante más de 20 años. Sus opiniones sirvieron como ejemplo para la Tercera República Francesa, la cual celebró un funeral de Estado a su muerte.

‘Los Miserables’ pasa por ser su obra maestra, la cual tardó más de 15 años en escribirla. Se publicó finalmente en 1862, texto romántico que transcurre en la Francia de las guerras napoleónicas, incluyendo de forma acertada, fielmente descrita y bellamente narrada, la época de la Revolución Francesa de 1789, pasando por las etapas del ‘Terror’, del ‘Directorio’, el ‘Golpe de Brumario’, el ‘Imperio Napoleónico’, la ‘Restauración’ con Luis XVIII y la ‘Revolución de julio’ donde se transfirió el poder a Luis Felipe de Orleans.

Su defensa a ultranza del derecho a la vida y su firme oposición a la pena de muerte están plenamente expuestas en esta obra, considerada una defensa de los oprimidos de cualquier lugar del mundo. Su obra narra la vida francesa de esa época pero se podría extrapolar a cualquier zona del planeta, de hecho, su humanismo y sus virtudes radican en esa denuncia directa que Víctor Hugo establece acorde a los poderes de los Estados oprimiendo a los pobres, desgraciados del mundo que son seres indefensos ante las injusticias planetarias. Una obra que te sume en la más sincera realidad del mundo de entonces y de ahora, quizá con más motivo.

“La libertad es, en la filosofía, la razón;

en el arte, la inspiración;

en la política, el derecho”

***

El mundo está lleno de miserables ya sea con dinero o sin dinero, uno como adjetivo calificativo y el otro como despreciativo. Un mundo miserable que se corrompe a diario, que no deja que el ser humano logre alcanzar sus metas, que no son otras que la vida en paz, instaurando valores que jamás parece que vayan a ser reales, como la tolerancia, la solidaridad y la libertad. De una u otra manera la inmensa mayoría de la población del planeta se ve abocada a ser calificada como ‘miserable’ y gracias a la inmensa aportación y deseo de unos cuantos a que eso se propague.

La obra de Hugo se centra en su personaje principal, un ex-presidiario llamado Jean Valjean y sus esfuerzos por redimirse con él y con la sociedad que le rodea. En este libro se describen diferentes materias como el bien y el mal, la ley, la justicia, la ética, la Historia, la sociedad, las clases sociales, la naturaleza del amor y el romanticismo. Una auténtica obra maestra que bien vale el tiempo de su lectura, por la cual navegamos entre los valores más clásicos del ser humano y donde notamos que a pesar de los años transcurridos desde su escritura hasta hoy, en muchos aspectos parece que el tiempo se ha detenido y no deja que la Humanidad continúe su curso. Esa sensación de bloqueo generalizado y de dificultad de avance nos demuestra que obras como la de Hugo siguen vigentes y deben ser revisadas. Y, por otra parte, nos demuestra que el hombre nunca, nunca, consigue aprender nada de lo vivido. Muy al contrario, vuelve a caer en los mismos errores que lo delatan como un ser sumamente estúpido y engreído.

“Atreveos: el progreso solamente se logra así”

***

comentarios
  1. Camille dice:

    Uno de mis libros favoritos. Cuando terminé de leerlo estuve vagando como alma en pena, sin saber qué iba a hacer sin esos personajes…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s