Religiones del mundo

Publicado: 2 de octubre de 2011 en Artículos
Etiquetas:,

“Siempre habrá religiones, porque las religiones viven de la angustia y del miedo de los hombres, y porque estamos lejos de haber terminado con los temores existenciales. El ateo está condenado a militar por una causa perdida. Pero poco importa que esté perdida, si es una causa justa. Lo irracional, lo irrazonable, la ilusión, las ficciones disponen de un futuro grandioso, pues el mundo liberal que se prepara en nuestro planeta odia la cultura, que hace retroceder a los mitos, entre ellos, la religión.”

(Michael Onfray ‘Tratado de ateología’)

***

RELIGIÓN (Definición) : Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

Cris: “Me parece bien porque sobre todas las cosas son códigos morales de conducta de la sociedad. Pero cuando son el leitmotiv de problemas, enfrentamientos y muertes violentas entre personas creo que no deberían existir. Que la vida sería má fácil para todos. No profeso ninguna religión, nunca lo he hecho y ninguna persona que conozco lo hace. Como decía uno: “jefazos y curas, vosotros sois basuras”

Desi: “A pesar de que no soy partidaria de la religión, en mi opinión todas las cosas tienen su lado bueno y su lado malo, y quiero pensar que la religión no es una excepción. No obstante surge la pregunta ¿compensa lo bueno frente a lo malo?
La única religión que me es cercana es la católica, y lo cierto es que si me dejaran la reformaría de arriba a abajo. Seguramente la reformaría tanto que habría que dejar de llamarla religión católica.
Admiro el potencial del ser humano, las diferencias que nos hacen únicos a cada uno de nosotros, y en consecuencia nuestra capacidad de ver las cosas de forma tan diferente y enriquecedora. ¿Por qué tendríamos que pensar todos igual o creer todos lo mismo? ¿Por qué tendríamos que “ver” y sentir a Dios todos de la misma forma?
Además le doy mucha importancia a la capacidad que cada uno tiene de pensar por si mismo, creo en la moral autónoma, y me niego rotundamente a creerme lo que me digan sin más. No sólo considero imprescindible que las personas piensen de forma autónoma, sino que en mi opinión es necesario fomentarlo. Lo contrario me parece un insulto a la inteligencia de las personas.
Podría seguir, pero posiblemente se haría demasiado largo. Resumiendo diré que no, no soy partidaria de la religión que conozco ni tal como la conozco hoy en día. No porque no tenga cosas buenas, que creo que sí las tiene, sino porque puede ser mucho mejor y no lo intenta, se conforma con ser como hace siglos mientras todo y todos evolucionamos… Y yo no me conformo”.

Eradification: “Para mí son, junto con la política, el mayor instrumento de manipulación humana que existe en la actualidad. Incluso en estos tiempos de grandes avances en la ciencia, y dónde el acceso a la información llega cada vez a más personas, transcendiendo barreras culturales e idiomáticas gracias a internet, las religiones siguen teniendo un excesivo peso específico, así como las instituciones que se hacen cargo de ellas; y atesoran un poder e influencia que, lejos de disminuir al mismo ritmo que va acrecentándose su impopularidad, parecen cada vez ganar más adeptos, apoyo y soporte de los gobiernos, como bien pudo comprobarse en el reciente JMJ”.

Katie: “Creo que las religiones son cultos creados por el hombre para agrupar doctrinas, modos de pensamiento y comportamiento. Como explicar que existan tantas, y que en cada una de ellas se afirme que son únicas y verdaderas? Menos mal que ahora existe la libertad de culto..
Creo que cada uno de nosotros puede amar y tener una cercana relación con Dios sin necesidad de profesar religiones. Aunque Jesucristo dijo, que donde se reunieran más de tres personas en su nombre, allí estaría el..”.

Javier: “El ser humano es muy complejo y necesita para vivir ciertas dosis de “magia” o fantasia y lo llamo magia por llamarlo de algun modo, es por esto que las religiones funcionan, y de verdad ayudan a sobrellevar la injusticia y las carencias de nuestra vida, la soledad etc, es facil imaginar que hay alguien ahi que nos va a ayudar desde no se sabe donde, llamese dios, ala , buda o como te apetezca, con lo que a mi en este sentido no me molesta, tiene sentido, nos han contado un cuento, hacemos como que nos lo creemos y ya esta, pero cuando tocamos a los brazos de la religion, osea la iglesia, aqui me pongo malo, un grupo de gente que dice que hay que darlo todo etc y luego poseen las mayores riquezas del mundo en arte, oro etc en sus museos vaticanos, que incluso tienen un banco esto ya me parece la tomadura de pelo number one. Nos podiamos adentrar en mil temas pero es que ademas no se renuevan, sus ideas sobre los homosexuales son arcaicas, el divorcio no digamos, en fin para no acabar. Tambien seria injusto acabar sin decir que en la iglesia como en todos lados hay gente muy buena, que honestamente trata de aportar su granito de arena”.

Nick: 

Donde acaba la biología comienza la religión.
CHESTERTON, Gilbert Keith

No hay mayor religión que el servicio a los demás. Trabajar por el bienestar común es el mejor credo.
SCHWEITZER, Albert

Los hombres reñirán, escribirán, lucharán, morirán por la religión; todo excepto vivirla.
COLTON, Charles Caleb

Las religiones son fundadas en el miedo de muchos y en la vivacidad de pocos.
STENDHAL, Henri Beyle

Cuando pienso en las barbaridades que se han cometido y que siguen sucediendo en nombre de la religión,
no puedo más que sentir repulsión por la mayoría de ellas.

Marta:Las religiones nacen por la necesidad del hombre de creer que existe algo superior. Un ser supremo que nos guía con pautas de moral en la vida terrenal. Yo soy de los que tienen una religión inculcada desde el nacimiento pero no la practican. Todos los días cuestiono cada acto que considero injusto e inmerecido. Cada religión tiene conceptos buenos y también descalificadores hacia las otras creencias”.

Alonso: “Cada vez creo menos en ellas, han provocado las peores guerras de la humanidad, o dicho de otra manera, cuando en cualquier conflicto se añade el tema religioso, la crueldad se recrudeze, las miserias humanas se hacen más patentes, la venganza supera todos sus límites y el ser humano se convierte un poco más en un animal irracional.
Tampoco me gusta su manera de alinearse siempre al lado del poder, al menos en la iglesia católica, esa doble moral de hacer voto de pobreza y después nadar en riqueza, mientras media humanidad se muere de hambre.
Alguien dijo: “la religión es el opio del pueblo” y en muchas fases de nuestra historia así fue.
No tengo respuesta para las eternas preguntas existenciales, simplemente las ignoro, pero sin duda esas repuestas cada vez creo que están más alejadas de cuaquier tipo de religión.
Por otra parte soy consciente del bálsamo que representa la fe para millones de personas, y los respeto profundamente, siempre que ellos respeten mi forma de vivir. Aferrarse a ella en episodios trágicos de la vida ha ayudado a tirar adelante a muchas personas, y solo por eso también merece respeto y comprensión, aunque no la compartamos”.

Rosy: “Mi religión son las montañas las demás me sobran. Yo solo creo en esos momentos de tranquilidad que paso cuando ando por ellas”.

Esther: “La religión es una solución creada para vencer la soledad insoportable del ser humano”.

Miquel: “Para mí, sin lugar a dudas, las religiones son una las mayores lacras para el desarrollo de la razón humana. Bajo sus influencias, el potencial racional del ser humano queda completamente limitado. Me es difícil concebir un paso determinantemente evolutivo en la historia, sin que cortemos de raíz con tales doctrinas conservadoras y represivas tan socialmente impuestas en todos los ámbitos.
No me valen argumentos que he ido leyendo en este post de que gracias a la iglesia se potenció el arte del medievo. Tenían poder y el arte era el único elemento publicitario de por entonces. Hitler, Stalin… también lo potenciaron y no me parecen un buen ejemplo de mecenas.
Tampoco que hay una parte altruista y benéfica dentro de la iglesia, faltaría más, es su más engañosa propaganda ya que la practica solo una minoría. Fuera de las religiones también las hay, y si cabe, tienen más mérito porque son gentes que hacen las cosas por ellos mismos, no por gratitud divina ni la recompensa celestial”.

La religión es un sistema del ser humano compuesto por creencias y prácticas acerca de lo considerado divino o sagrado. Puede ser de tipo existencial, moral o espiritual. Cuando hablamos de religiones podemos hacer referencia a formas específicas de manifestación del fenómeno religioso compartidas por diferentes grupos humanos.

Las 5 religiones más importantes son:

BUDISMO: Trata de ofrecer una solución espiritual al sufrimiento humano. Basado en las enseñanzas de Siddharta Gautama (Buda). Este Buda no es un Dios, sino un representante, un camino, una prueba de quien alcanzó el nirvana. Su historia está basada en leyendas y mitos que no pueden ser comprobados históricamente.

JUDAÍSMO: Sus orígenes se remontan a Abraham, primer hebreo. El nombre judío proviene de la Tribu de Juda, hijo de Jacob, una de las doce tribus de Israel. Los judíos tienen una gran variedad de creencias. El judaísmo moderno se adhiere al Torah y al Talmud.

CRISTIANISMO: La santa religión fundada por Jesús, que tuvo su cuna en Jerusalén, en Judea, en tiempos del emperador Tiberio. La comunidad que reconoce a Cristo y sigue sus enseñanzas mediante los Evangelios. Es la religión más extendida del mundo (1700 millones de personas). Tiene tres grandes ramas: ortodoxos, protestantes y católicos.

ISLAMISMO: Religión que intenta racionalizar hasta las prendas de vestir. El Islam está extendido por todo el planeta. Su Dios es Alá y su mensajero Mahoma. Su libro es el Corán. 1200 millones de fieles en todo el mundo.

HINDUISMO: Entre filosofía y creencia religiosa. Un organismo socioreligioso grande y complejo, que consiste en innumerables sectas, cultos y sistemas filosóficos e incluye rituales, ceremonias y disciplinas espirituales, como también la veneración de numerosos dioses y diosas.

***

Cuando hablamos de religión o religiones lo primero que nos viene a la cabeza son innumerables dudas. La principal es que la gente que tiene FE en una religión concreta (sea la que sea) parece entergad@ a la causa, ocurra lo que ocurra. Esto tiene un cierto acento fanático, pues deja a un lado la teoría para convertirse en un dogma. Cuando uno analiza cualquier cosa que ocurre en su vida se basa principalmente en su conocimiento. Cuando se analiza desde la FE se pierde la objetividad para convertirse en culto. Las directrices seguidas para ese análisis pierde fuerza, al menos la fuerza del razonamiento y pasa a ser algo divino, convertido en culto teórico-filosófico-eterno que nos deja fuera de juego a la hora de juzgarlo. Y, tal vez, ése sea el cometido de las religiones, convertir la teoría y la razón práctica, la que vivimos cada día, en argumento para no dejar que entendamos nada. Es decir, a todas las preguntas que el hombre desde su origen se ha ido cuestionando y para las que no ha encontrado respuesta, las religiones han encontrado un sistema con el cual, sin dar argumentos nada sólidos y con buenas dosis de relatos imaginarios, artificiales y dogmáticos y fantasiosos, han construido una tela de araña en la cual, los argumentos se quedan a un lado y pasan sus teorías (mediante Biblias, Coranes, etc…) a convertirse en el centro de vida de millones de personas.

Con el tiempo, la raza humana se ha ido desarrollando intelectualmente, lo que ocurre que no tanto como debiera o sería necesario. Y en su origen, el hombre llamémosle ‘inculto’ no tenía bases con las que agarrarse a la hora de juzgar, de pensar, de opinar. Todo lo que no entendía era algo fuera de la razón lógica y humana, pertenecía a la clase divina y ahí muchos aprovecharon para predicar su religión. No hace falta dar datos de cuándo comenzaron a propagarse las teorías místicas, hay tantas y tan diversas que nos perderíamos en un mar de argumentos, dudas, historias fantasiosas, narrativas de etnias abandonadas, etc. No sirve de nada centrarse en una sola religión porque el ejemplo es válido para todas. Lo que ocurre es que el argumento primitivo puede servir para su contexto histórico pero no para el actual. Rendirse ante las religiones en un momento como el actual parece ilógico, irracional y cuanto menos patológico.

Mucha gente inteligente (o al menos en apariencia) es fiel seguidora de una creencia religiosa, incluso fanática de su idea, la defienden incluso con su vida, asesinando si hace falta en nombre de no se sabe muy bien qué. Parece ser que la excusa que se implantó en su origen ha dado excelentes resultados. Quizá hay más intereses ocultos que los meramente expuestos para que tales personas pregonen su fe. Era una forma astuta y cruel de eliminar la moral de las personas, eliminando su ética individual y humana para convertirlos en grupo seguidor de una tesis que no tenía base alguna pero que se instauró de tal manera que ha dominado el mundo desde hace muchos, quizá demasiados siglos. Las iglesias, todas, sin excepción se han rodeado del poder, de la riqueza, de la moral y de la vergüenza. No tienen escrúpulos a la hora de lanzar proclamas, amenazar a mentes débiles, cargar contra los que no siguen su doctrina, implantar a la fuerza sus creencias, etc.

Como muy bien explica Michael Onfry en su ‘Tratado de Ateología’, siempre habrá religiones, dado que éstas viven de la angustia y del miedo. El ser humano está rodeado desde que nace del miedo, del temor a lo desconocido, de las dudas existenciales, de las preguntas que no tienen respuesta. En lugar de crear a un hombre excepcional, liberado de dogmas, libre pensador y amante de la naturaleza que le rodea, de las personas que le acompañan, las religiones se han basado siempre en minar la sensación de libertad, creando un coto de ética pseudoreal donde el hombre sienta la fuerza de lo desconocido sobre él, que se sienta maniatado, irracionalmente, amarrado de por vida a una cadena que le sujeta siempre que se sienta como natural.

Los ateos, ahora y siempre han sido vistos como herejes, pero no por un contenido racional, simplemente porque son enemigos de sus tesis. Si los ateos dominaran el mundo, el negocio en el que se ha convertido la religión en el mundo se agotaría, dejaría de existir, con lo cual, como en la vida económica marcada por los mercados, entre la oferta y la demanda, entre la competencia entre empresas, el ateísmo pertenece a la clase competidora, la que puede vencer al mercado global religioso dogmático, y por lo tanto, hay que eliminarlo, puesto que puede provocar la disolución del concepto religioso en el mundo. Esa es la teoría, la práctica lógicamente es bien distinta. No se basa en que el ateísmo sea el enemigo, básicamente porque el ateísmo no tiene ciencia, ni teoría, ni seguidores. El ateísmo no es un dogma como tal. Cuando un hombre piensa por sí mismo, actúa por sí mismo, basándose únicamente en su vida, sus experiencias, su familia, sus amigos, sus pensamientos, sin necesidad de seguir unas escrituras escritas por no se sabe quién e impuestas por otros tales ‘personajes’ que vieron la luz divina para dominar a sus seguidores, ese hombre actúa en solitario, no necesita de fe alguna que mueva montañas, es más sencillo de lo que parece y sobre todo más práctico. Basa su vida en lo natural, en lo que le rodea únicamente y no en afán imperialista a la hora de imponer su verdad, su teoría, su pensamiento.

Cuando las religiones cometen el error de querer imponer sus teorías al resto de humanos dejan de considerarse verídicas. Cuando amenazan, oprimen, aprietan a las masas de humanos que sólo intentan vivir su vida de la mejor manera posible, cuando utilizan su verdad para atacar, asesinar, debilitar, empobrecer, dinamitar mentes, eliminar éticas humanas, se convierten en falsos testigos de una teoría imperfecta, innecesaria y horriblemente caprichosa. El problema es que las religiones, de una forma u otra, dominan el mundo, dominan las mentes, dominan los Estados. El culto a lo desconocido sigue siendo mayoría aplastante. Y me hace pensar que a pesar de los años transcurridos (ya siglos) la inteligencia humana sigue siendo efímera, nula y con una carencia extrema de innovación. Parece que el ser humano no haya aprendido nada en todos estos siglos. Que el conocimiento de la verdad (inconcreta e inverosímil) parece ser la base de todas nuestras acciones y que salirse de la línea marcada te deja precisamente ‘marcado’ dentro de tu sociedad.

Por mucho que digamos parece que no vamos a cambiar nada. El opio del pueblo, lo que le alimenta la pobreza de su mente, es decir, la religión, sigue a sus anchas, devorando todo lo que encuentra en su camino, a pesar de la modernidad (falsamente denominada), del desarrollo humano (también indefinido) y de la injusticia general que habita el planeta. Si realmente las religiones practicaran el ejemplo de todo lo que predican (y me refiero a todas) el mundo, habitado por el ser humano, sería un mundo mejor. Cuando te das cuenta de que no es así, no cabe sino preguntarse para qué sirven las religiones.

***





Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s