Samuel Beckett

Publicado: 23 de junio de 2011 en Literatura
Etiquetas:,


“Seré yo, será el silencio, allí donde estoy, no sé,

no lo sabré nunca, en el silencio no se sabe, hay que seguir, voy a seguir”

***

SAMUEL BECKETT (1906/1989)

Aún recuerdo el día que te descubrí. Yo debía tener 13 o 14 años. Me maravillaste desde la primera página de uno de tus libros, que creo recordar era ‘Malone muere’. Esa obra la escribiste en 1951 y es la segunda dentro de tu trilogía que completaban por este orden: ‘Molloy’ (1951) y ‘El Innombrable’ (1953). No pude diferenciar en ese momento sobre el conjunto de tu obra, puesto que te acababa de descubrir. Pero creo que en ese momento habías alcanzado la madurez como escritor. Y fue genial. Era la tuya una escritura desnuda, escueta, directa. Nada que ver con la narrativa convencional. Hiciste olvidar el argumento, el lugar, la acción, el tiempo, el desenlace. Cada cual era capaz de interpretar el contenido de tu obra con su propia imaginación, con su particular y abstracta idea del desarrollo narrativo, frase a frase y párrafo a párrafo.

“Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor.”

***

Conforme iba avanzando en aquella lectura me fuiste cautivando más y más hasta llegar a un punto que me dije a mí mismo: quiero escribir. Y quiero escribir así. Afortunadamente, mis deseos sólo se hicieron realidad en parte. Comencé a escribir y escribí. Pero nunca como tú. Tu genialidad abarca demasiado terreno para una mente tan sencilla como la mía. Pasados unos años ya caí en la cuenta de que mis propósitos serían imposibles. Pero entonces eso ya era algo secundario. Poder disfrutar con tu lectura supuso para mí uno de los placeres de esta vida, de mi vida. Me ayudaste a entender que una palabra puede significar muchas cosas o ninguna. Que no decir nada y mucho es lo mismo, o no, según cómo se lea o según como se imagine. Y tú jugabas con eso. Prescindías de la acción o no, prescindías del argumento o no. Si escribir era eso yo lo adoraría. Y lo adoré. Era tu obra un monólogo continuo, una conversación interior dentro de otra conversación interior. Y bien sabe aquel que se dedica a la ardua tarea de escribir que esa técnica es tan difícil como bestial y,por supuesto, inimitable, por no decir inalcanzable. Mi inicio en el interior de tu obra con aquel libro fue anecdótico, pero representó el origen de un romance que todavía dura. Tras aquellas primeras páginas, por mis manos fueron pasando más y más y como droga que no te satura intenté empaparme de toda tu obra en poco tiempo.

Introducirse en la obra de este escritor ha sido para mí una de las razones por las que se merece vivir esta vida. Dramaturgo, novelista, poeta, nacido en el Dublín de los primeros años del siglo XX, representa al ‘teatro del absurdo’, al ‘experimentalismo’, uno de los grandes escritores contemporáneos y uno de los más influyentes de su tiempo. Discípulo de James Joyce, escribió su obra entre el inglés y el francés y consiguió el Premio Nobel de Literatura en 1969. Muchos han considerado su obra como sombría, pesimista, nihilista. Sus obras fueron haciéndose cada vez más descriptivas y más breves y su marcado pesimismo quizá tenía que ver con su carácter o con su particular sentido del humor.

Estudió francés, italiano e inglés en el Trinity College de Dublín. En sus años de estudio quedó fascinado por el teatro y las obras de Pirandello. Acabó filología moderna y tras dar clases en Belfast se trasladó a París para continuar su carrera como profesor. Comenzó por escribir ensayos y relatos breves y sus primeras novelas. Justo antes de cumplir los 40, dijo vivir una revelación que le hizo comprender cuál debía ser su dirección literaria a partir de ese momento. Y a partir de entonces, sus próximos cinco años serán de una actividad literaria inagotable. Elige cambiar el idioma de sus escritos porque según él, el francés era más fácil para escribir sin estilo. Siempre temió a la lengua inglesa porque con ella no se podía escribir poesía. Su fama posterior le llegó por medio de su obra teatral más conocida: ‘Esperando a Godot’. Aunque siempre controvertida significó un éxito de crítica y público. Le siguieron otras obras teatrales como ‘Final de partida’ (1957), ‘Los días felices’ (1960) y ‘Play’ (1963).

Todas sus obras encerraban un cierto sentido del humor llamado negro acompañado de pensamientos existencialistas, la culminación del absurdo como método de diálogo, o de monólogo. Se debatía entre la desesperanza y la voluntad de vivir, siempre dentro de un contexto del mundo incomprendido e incomprensible. A partir de los años 60 y 70 su obra comienza a evidenciar una tendencia a compactarse en formas simples que se ha denominado ‘minimalismo’. Ejemplos de ello pueden ser ‘Breath’ (1969) o ‘Sans’ (1969). Según su traductor, Félix de Azúa, se trata de un texto muy difícil, de tan solo 7 páginas y que muchos han considerado su pieza clave, la más rigurosa, la más exacta.

‘Ruinas refugio cierto por fin hacia el cual de tan lejos tras tanta falsedad. 

Lejanos sin fin tierra cielo confundidos sin un ruido nada móvil.

Rostro gris azul claro cuerpo pequeño corazón latiendo solo en pie.

Apagado abierto cuatro lados a contracorriente refugio cierto sin salida’

***

Tan solo puedo dar las gracias por conocerte y por leerte y por saber que una vez escribiste y de nada sirve analizar cómo y porqué lo hiciste y sí haberte conocido por el simple hecho de escribir esos relatos que significan suficientes razones para amar la literatura y por llevar años leyéndote y disfrutar de descubrir cosas nuevas cada día para no olvidar tu prosa irregular tus formas inconexas sin sentido que me dice tantas cosas y ninguna y que me deja sin comas y sin puntos y que no me permite sino arrastrarme hasta la siguiente línea para volver a empezar para volver a terminar tan solo como una lágrima derramada en el libro y como una página abandonada en la oscura habitación que te vio nacer. Bienvenidos al fascinante mundo beckettiano’.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s