Crash

Publicado: 8 de septiembre de 2012 en Cine
Etiquetas: , ,

Paul Haggis nació en Ontario (Canadá) en 1953. Es escritor, guionista y director de cine. Con tan sólo 22 años se trasladó a Los Ángeles para buscar trabajo como guionista. Durante su trayectoria fue perfeccionando su técnica dentro de la industria del cine, pero su carrera y su trabajo crecían dentro de las series de televisión. Su mayor éxito tras una temporada de decepciones fue cuando trabajó como guionista en la serie ‘Treintaytantos’. Pero cuando comenzó a destacar fue en la década de 2000. Es a partir de entonces que se hace cargo de proyectos más grandes y más ambiciosos, y no solamente como guionista, sino también como productor.

El éxito total y a nivel mundial le llegó con ‘Million dollar baby’, de la que fue guionista y productor y por la que recibiría su primera nominación al Oscar como guionista, aunque finalmente no lo consiguió. Y un año después del estreno de aquel éxito comienza su proyecto más ambicioso y quizá su mejor obra hasta el momento. ‘Crash’ es un joya que destaca su mejor talento como guionista. Además de producirla, eligió la banda sonora y dirigió la película. Estuvo nominado a los Oscar como mejor película, mejor director y mejor guión original.

La película tuvo un impacto tanto de buena crítica como de buena acogida por parte del público. Fue una buena muestra de publicidad boca a boca. El reparto fue enorme, con nombres muy conocidos como Matt Dillon, Brendan Fraser, Thandie Newton, Terrence Howard y un largo etcétera. Todos estuvieron a la altura del proyecto. Y es que el guión escrito por Haggis era insuperable. Consiguió tres Oscar a mejor película, mejor guión y mejor montaje, pero lo mejor de todo fue que ganó los Oscar con una maestría, con calidad y argumento, y no tanto con dinero y superproducción.

La historia comienza con el descubrimiento de un hombre asesinado en una cuenta de la ciudad de Los Ángeles. Y a partir de ahí es una sucesión de personajes entrelazados, una escena tras escena donde se ve lo mejor y lo peor de la raza humana. Nuestras pequeñas miserias, nuestras mentiras, engaños, complejos, ignorancias y demás características tan cotidianas. Situada en un complejo marco urbanístico norteamericano, la película recorre todos los estatus sociales existentes, para adentrarse en la conciencia de todos sus personajes. Retrata el clima moral norteamericano pero también el del ser humano. Tan hábil para criticar comportamientos ajenos y no saber analizarse el propio. Pero es que el recorrido por la ciudad californiana muestra y describe su realidad, una realidad de tráfico, de rencillas raciales y de clases, donde conviven a diario gente de todas las razas habidas y por haber, donde la paranoia colectiva es exagerada pero real, donde se alimenta el odio en breves segundos y donde la solidaridad y la tolerancia no están hechas para la mayoría de sus habitantes.

La vida en Los Ángeles es una cruce de tráfico, ruido, colisiones permanentes, miedos y prejuicios. Una convivencia resignada pero no apetecida ni deseada. Una historia dentro de otra historia para alimentar otra historia, un cruce continuo de caminos y de vidas en medio de una gran urbe. Con el transcurso de los minutos la tensión aumenta, las emociones toman posesión del reino de las sensaciones, todos los personajes comienzan a mostrar sus miedos, sus fobias y sus debilidades. Cada personaje tiene una problemática concreta. Y entre ellos hay esperanza, odio, dolor, soledad, inseguridad, complejos, sacrificio, intolerancia y tragedia. Un gran cóctel de actitudes y caracteres para finalizar con un gran entramado de sensaciones.

El buen trabajo de Haggis reside en los diálogos, perfectamente seleccionados, unos personajes muy creíbles, casi reales, un reparto realmente potente. Es una película inteligente, que refuerza las miradas y el silencio en ocasiones y los gritos y la desesperación en otros. Una ciudad repleta de habitantes que se encuentran solos y abandonados. Tiene fondo y forma, todos las interpretaciones son fantásticas. Sin duda una obra maestra en su conjunto, desde el guión al desarrollo de la historia y de sus personajes, como en sus finales. Todo relacionado pero sin ser ambiguo. Un relato donde su mensaje es claro: nadie es más bueno que nadie ni tan malo como ninguno. Todos podemos ser buenos y malos según el momento en que nos encontremos. La moral es eso que se pierde de forma rápida a pesar de haberla defendido durante muchos años.

About these ads
Comentarios
  1. Nedda dice:

    Muy buena pelicula. Y si, yo creo en los claroscuros más que en el blanco o el negro puros, aunque a veces se den.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s